31 octubre 2011

De ánimas y ánimos


Noche de brujas… lo se, nada cultural; es lo que se estila por estos rumbos. En veces habrá que aplicar el típico “a la tierra que fueres, haz lo que vieres”. Días en que de acuerdo a las leyendas mundanas y demás creencias populares y regionales, las animas andan por ahí vagando.

Y la mía no podía ser la excepción, también anda por ahí vagando, una anima sin ánimos, perdida y haciendo mas ruido que cualquier espíritu chocarrero. Es cierto, lo mío es la atención, creo que no mucha como la sed de otros, creo que con el tiempo he aprendido a callar y observar de vez en cuando, smile and wave” como animalito en exhibición (o Pingüino de Madagascar), pero de vez en vez, mi yo interno sale con fuerza, a gritos, chistes, risas, imitaciones y canciones…y a ese también lo estoy aprendiendo a dejar ser.
Pero últimamente, el ánima vaga triste, sola y gris, como humo, haciendo figuras distintas en silencio, y a la distancia después de unas cuantas formas más, desaparece sin dejar rastro; y si hay viento o tormenta, es mucho peor; desaparece rápidamente, en un intento de forma que no dura ni la víspera.

Y me paseo entonces entre chicos y grandes. Espectros y personajes tan diversos desfilan frente a mí. Personajes de la infancia, de caricaturas y de películas de terror; todos juntos en una irónica armonía desfilan por ahí. Y es en el momento en que lo hacen frente a mí, que yo proyecto mi propia anima, mi propio personaje y lo mando a marchar junto con ellos. Y no necesita disfraz, es ya un espectro, un personaje de caricatura (muy chistoso por cierto), es una anima desanimada, de tonalidad entre azul y gris, muy ad hoc para encajar en la clásica película de terror o en el espectro gracioso de parodia cómica…caray! al menos hay opciones ¿Qué no?

Tengo que ir pensando que para el próximo año, o me pinto de otro color, o me consigo ahora si mi disfraz de Obi Wan Kenobi, o su versión mexa de Obi Juan Canabis o algo así, desempolvando la imaginación y lo que hay debajo de esa anima desanimada y gris…

21 octubre 2011

Hoy podría ser un día normal


Hoy podría ser un día normal, pero no es así, me rehúso a pensar que pueda ser un día común y corriente. Porque en cualquier otra parte del mundo o de aquí mismo, alguien celebra un cumpleaños, alguien organiza una fiesta, alguien hace de este día un evento especial, o recuerda algo, celebra un aniversario más… ¿de que? Puede ser de todo: un aniversario mas de bodas, un aniversario mas de vida, un aniversario mas de muerte, un aniversario de inauguración de algún negocio, evento, o hasta el aniversario de un logro o de una carrera, o hasta de un beso, de una mirada, de una conexión, el principio de algo, esa primera vez que las manos se entrelazan, junto con las miradas y los labios mientras la brisa fuerte choca sus caras. Puede ser también el aniversario de un rompimiento, de un adiós, de una tristeza profunda, de perder un pedazo del alma, o al menos así sentirlo. De un camino lleno de hojas por un parque bajo la lluvia mientras los recuerdos llegan como en cascada de hielo y estremecen. De todo… aniversario de un viaje, de un paseo memorable, de una tarde fresca en un mirador, de un paseo en carretera, de la ida a un concierto, tal o cual evento que tanto anhelabas, un aniversario más de algo.

Si… hoy podría ser un día normal, demasiado corriente y común, pero no lo es, y no lo es por el simple hecho de que para alguien mas, puede ser un día importante; trescientos sesenta y cinco días, ocho mil setecientos sesenta horas, quinientos veinticinco mil seiscientos segundos… de algo que celebrar, de algo que recordar, de algo que compartir.

Hoy me despierto con esa curiosa consciencia, y me resisto a creer que hoy pueda ser un día normal, entonces alzo mi copa y celebro nada, solo por que en alguna otra parte de este mundo, de este universo, de esta dimensión, para alguien mas, puede ser un día especial… y eso, aunque sea nada… hay que celebrarlo, vale la pena, ¿no lo crees?

12 octubre 2011

Go with the flow

Y ya que andábamos en esas de surfear y la ola y no se que mas, pues me dieron ganas de cambiarle la perspectiva a mi mono surfer del post anterior, y lo quise meter en aprietos, pues así no es estos de la surfeada, no que yo lo sepa pero pues lo he leído, que se yo. Porque la vida misma no es así de tranquilita, así que mejor le echamos una buena ola encima y haber que pasa.

Este dibujo es del momento previo a la arrastradita de la ola. Después veremos como quedo el pobre amigo. Ya veremos….

10 octubre 2011

De naturaleza humana, olas y otras taras


Es increíblemente asombroso como para algunas personas puede ser tan fácil dar vuelta a la izquierda, derecha o de plano media vuelta cuando se iba en senderos paralelos. Un simple sacarte de tu vida tan fácilmente, cuando en alguna ocasión llegaron a profesar lo contrario. Human Nature. Como seres humanos racionales, somos una especie bastante rara, a todo mal buscamos una solución, siempre a la vanguardia tecnológica, lógica, racional, matemática o lo que sea, pero cuando se trata de la mente, del alma, el psique… muchas de las veces no tenemos el valor, y nos dejamos hundir, ahogar, lento.

Unos van, otros vienen y así es la vida, nos cruzamos caminos y seguimos el sendero. Unos doblan en la esquina, los otros curiosamente siguen nuestro mismo camino, tal vez nazca una conversación, una chispa, una mirada, un saludo disfrazado de ese movimiento casi nulo en vertical de nuestra cabeza. Lo malo del asunto es cuando esos que se quedan, de pronto en una esquina o semáforo, precisamente dan esa vuelta para la izquierda, derecha o hasta al sentido contrario y sin avisar. Y solo escuchas el pitar de las bocinas de carros, rechinar de llantas, mentadas y a seguir. Y de uno depende dejarlo pasar o quedarse con ello.

Y entonces viene el castigo con “el látigo de la indiferencia”, ese que considero yo forzado, fingido, porque en el fondo sigo dudando que sea real, porque de que se siente, se siente, y de que duele, duele. Pero bueno, somos animales de costumbres, dicen por ahí; yo agregaría que somos de costumbres y descostumbres, aunque cueste más esto último. Y pronto nos acostumbramos, pronto seguimos adelante, pero es que la vida es así, o te subes a la ola y la “surfeas” o simplemente te quedas ahí, solo, ahogado… te jodes. Puede ser esa natural resistencia al cambio, o ¿solo a nosotros los humanos nos pasa? No lo se, no he tenido tiempo de investigarlo o siquiera verlo en el National Geographic o en el Animal Planet… en fin.

Por lo pronto, y mientras se sigue secando la fuente de mis letras, creo que me voy consiguiendo mi tablita de surf, o ya de perdido un “boogie board”, las lecciones vendrán con las arrastradas de las olas….

06 octubre 2011

Fear of the dark

…pero hoy me refugio en mi oscuridad, esa tan profunda que no te deja ver nada a tu alrededor. Y me refugio en ella porque es mi única salida… que ironía, encontrando una salida en un encierro sin puertas ni ventanas.
Me refugio ahí para no sacar mas de la oscuridad hacia fuera, hacia el mundo exterior, porque esas son cosas que no se comparten, porque hacen mas daño que otra cosa. Es como mi tiempo en la celda de castigo, ya estoy ahí, de alguna manera lo aprovecho, pero… ¿se podrá?
Y es que ya no quiero seguir con esto, pero no conozco la estrategia a seguir, por ende el cuarto oscuro, que nada tiene que ver con revelar fotografías, de eso no se nada en absoluto, aunque debo confesar que la oscuridad me sigue dando miedo, me sigue haciendo sentir inseguro, y solo, sobre todo eso, solo, ni mis fantasmas se hacen presentes en ese momento. Por lo tanto me gustaría tener un poquito de luz, aunque sea así rojiza y tenue como la de un cuarto oscuro para revelar fotos, pero no existe tal luz. Yo la quisiera así aunque fuera rojiza, sangrando, pero haciéndome sentir vivo, no muerto, no oscuro, no vacío.
Como quisiera que fuera parte de un mal sueño, pero no lo es, porque los sueños los perdí hace rato, no me alcanza ni para pesadillas, así que al mas puro estilo de los “zombies”, estoy muerto y no me han avisado, no me ha llegado el email de notificación, ese que tanto pedí…

03 octubre 2011

Más música.

Después de un receso muy largo en estos menesteres, me volvieron las ganas de la música, no propia, no todavía, pero si de un cover de una banda que no hace mucho acaban de anunciar su disolución, para mi gusto una muy buena banda de ese rock diferente, progresivo y … para sorpresa, son americanos!

Se trata pues de este cover de la banda REM y su rola The One I Love. Se aceptan críticas, total, no soy profesional, pero aquí seguimos dando lata.



Si por alguna razon no pueden tocar la cancion aqui arriba en el player, hagan click en el link de aqui abajo para ir directamente a goear a escucharla
http://www.goear.com/listen/fb3c284/the-one-i-love-cover-de-rem