12 septiembre 2009

Observando destellos


Si, se nota el paso de los años en él. Sus movimientos no son los mismos, me atrevería a decir que sus reflejos ya no responden con la misma rapidez de antes. Nunca fue muy agraciado en cuanto a coordinación neuro-motora pero creo que ahora esta mas acentuado. Es como si el tiempo se hubiera hecho presente de un día para otro en sus reflejos físicos pero también en sus reflejos internos, esos que denotan pocas ganas de seguir en movimiento.

Pareciera que fue ayer cuando lo vi y su cabello ya pinta mucho mas canas que antes. Las líneas de expresión son cada vez mas marcadas en su rostro, y sus ojos, sus ojos hablan sin hablar, sin parpadear. No sé si sean las marcadas bolsas debajo, la sombra que estos tienen, la mirada fija o esas líneas rojas contrastantes con el blanco de sus globos oculares y cierto tono amarillento en las orillas; es como si estuvieran mas desgastados, reflejando tal vez el cansancio interno, tanto de cuerpo como de alma.

Es como si un buen día se hubiera despertado y el reloj le marcara unas horas de retraso a su destino, y de un solo movimiento hubiera apagado el despertador tardío, y decidiera que ya era tarde para llegar a su destino en esa mañana, pero también en ese mes, en ese año, en esa vida. Si ya iba tarde, mejor se dormía otros cinco minutitos mas, de esos que siempre aumentan exponencialmente.

Si, es posible observar y detectar todos esos destellos en él, eso y mucho más. No cabe duda, el espejo no miente, la imagen esta ahí para reflejar...

18 agosto 2009

Brincando años

“Uy vieras que este niño es rete inteligente que ya sabe leer y escribir, no tiene caso que lo dejemos en este grado, lo vamos a pasar al siguiente para que así termine bien joven y se gradúe y .....”

¿Les suena familiar? En nuestra sociedad se vive una ambigüedad en el muy particular tema de la educación de los niños. Algunos están a favor de que, si el niño muestra las condiciones de aprovechamiento académico, se le deje avanzar a pasos agigantados, convirtiéndoles así en los famosos “niños prodigio”. Otros están a favor de que, tanto estos niños como cualquier otro, sigan su curso normal, vivan lo que tengan que vivir, y así hacerles un bien a futuro. Yo sinceramente estoy a favor de lo segundo.

Tal vez sea el afán de una madre que por ver sobresalir a su hijo le impulsa a que brinque los años, avance grados académicos con la rapidez del tren bala para que así termine pronto la escuela y sea un gran ejemplo. Pero ¿un gran ejemplo para quien? Se pasa la educación primaria como brincando charcos por las piedritas, la secundaria y la prepa cual vuelo del águila por el nido, luego llega a la universidad convertido en todo un Doogie Howser MD, objeto de miradas, columnas de diario y la portada de la revista Times, ¿y después que sigue?

Lo malo aquí es que nadie le pregunta su sentir al protagonista. ¿Será que el niño quiere todo eso? Tal vez a temprana edad, el niño te conteste que si, eso es lo que quiere, pero seria ya una respuesta contaminada después del adoctrinamiento (shampoo de cerebro) recibido en casa de que brincarse los años es la mejor opción, si no es que la única, la plus ultra.

Yo pienso que el niño debe de vivir cada etapa a su tiempo, porque tiene que disfrutar cada uno de esos años de escuela, por muy aburridos que parezcan, porque no todo son libros y estudio. Lo que complementa ese sabor de los años de escuela es la convivencia con los compañeros, maestros, padres de familia, los viajes, las aventuras, y todo esto se da con mas facilidad cuando se vive cada etapa en su respectivo tiempo. Pienso que el niño debe de ir madurando junto con los demás, para que así se puedan compartir las mismas cosas con el mismo gusto o curiosidad, sin espantos, sin sobresaltos, sin confusiones. Es verdad que no todos maduran igual, pero si aunado a esto le haces brincar los años, el proceso de adaptación puede resultar mucho más difícil, aunque en apariencia todo siga un curso normal.

Dejemos pues que los niños sigan su camino a su propio paso, y que ellos mismos nos dicten la dirección de acuerdo a sus facultades, tratando de resistir, como padres, nuestras ansias de gloria en el camino. Si llegaras a sentir que en realidad necesita brincar dos cuadritos en vez de uno, piénsalo dos veces antes de hacerlo, piensa a futuro, pero sobre todo piensa en tu niño(a), los triunfos son de ellos, no de nosotros, al fin y al cabo también ellos son prestados. Piénsalo, o míralos en este espejo...

10 agosto 2009

Despertares

Como en la película del mismo titulo, no sé si ahora apenas despierto, o escribo desde mi oscuridad, desde mi silencio eterno, del cual desperté para explorar este experimento, al cual tal vez nunca debí de haber despertado.

Infinidad de veces he escuchado que el artista toma su inspiración de una musa, o de varias. Pareciera que la mía se fue volando por la ventana, esa misma ventana a la que me asomo de vez en vez, de noche en noche buscando desesperadamente algún halo de luz, de inspiración, en la luna, en las estrellas, en la eternidad de la noche, y ni siquiera llega el eco, es como si la noche fuera una cámara de vació, donde ni mi propia voz interior se escucha.

He vuelto al mundo de los aparentemente vivos, al mundo donde los héroes son canjeados por fantasmas que nunca regresan, y no hay quien nos rescate de nuestra propia miseria. La carrera por ser un héroe de la clase trabajadora, de la población económicamente activa es dura, es difícil y esta llena de complicaciones, pero sobre todo, es un gran monstruo que te devora poco a poco, es como una especie de agujero negro que succiona todo lo que a su paso se atraviesa osadamente.

¿Despierto a este mundo que pareciera al revés o mas bien vuelvo a dormir en las tinieblas de ese mundo extraño? La pregunta resuena fuerte en mi mente, mientras mis días se van en juntas, tareas, servidores, ordenadores, planes, evaluaciones, café, café y mas café y poco sueño durante las noches. Pero también se me ha ido entre juegos, pleitos, regaños, y una extraña pero amena convivencia con los tres enanos mas encantadores, mas difíciles (creo que una mejor palabra seria “especiales) y mas fascinantes que puedan existir. También mis días se me han ido reencontrándome con una vieja amiga de noches melancólicas, románticas y amenas: la guitarra, esa gran pasión inconclusa de sueños de juventud. Estos dos últimos ingredientes de la formula son los que me inclinan a pensar que estoy mas despierto que dormido, pero también dormido se da la creatividad; se dice que el ser se sigue manifestando por medio del inconsciente, por medio del sueño, tal vez la definición depende del lado de la acera de donde se vea la calle.

Mientras se llega el día en que me libere de la prisión de ser el héroe absoluto de la clase laboral, no me queda otra mas que seguir adelante, por esto o aquello, que si valen o no la pena, hay que seguir en movimiento, ya después se vera si cambiamos rumbo, pero siempre en movimiento, porque estando estáticos, sin movernos, se pierde el equilibrio, y el golpe es duro.

Es grato volver a dormir, o volver a despertar, como guste verse.

02 junio 2009

Viñetas del llano y de la vida


La levantada temprano me costó un trabajo enorme, aun sin resaca de por medio. Los Domingos para muchos son sagrados, día de guardar, día religioso, día familiar, para muchos el único día de descanso neto. Mis despertadores de carne y hueso son más precisos que un reloj suizo y no dan tregua, incluido el Domingo. Una mezcla de gusto y sacrificio me ayudan a incorporarme y prepararme para la faena dominguera, que ya se ha hecho costumbre de unos años a la fecha... no les puedo quedar mal, no me puedo quedar mal.

Me preparo como si fuera un niño explorador: bloqueador de sol, un poco de “bengay” en las corvas por aquello de la edad, el atuendo, lentes extras, un poco de agua para el entretiempo y otra tanta en la cara para terminar de despertar y listo. Y los arreos, benditos arreos: dos mini porterías desarmables, tres balones y varias “casacas” de ínter escuadras para evitar confusiones de equipos. ¿Cuánto tiempo llevo con este ritual? ¿Quién me heredo el costal de los arreos? No lo recuerdo con precisión pero los guardo con un celo cual cancerbero, son lo que nos permite realizar el ritual dominical, son el pretexto perfecto; tal vez no sean el pegamento pero si forman parte de esa cohesión, de esa conjunción, de ese hacer equipo.

El calor pega mas duro que de costumbre, como presagiando un verano aun más intenso. El sol se siente en la espalda como una loza que obliga andar a gatas, mas sin embargo nada nos detiene, ni la edad, ni las responsabilidades, ni los problemas cotidianos. Durante la semana somos maestros, ingenieros, doctores, arquitectos, empleados y empresarios, pero el Domingo somos los gladiadores del potrero, los maestros del llano, los filósofos de la cancha, los locos de la cascarita.

Que difíciles son las cosas de la vida – me lo pienso en un minuto mental que podría equivaler a horas en el mundo real. Y la realidad es que los problemas no desaparecen, pero por el momento me preocupo mas por realizar la siguiente jugada.

Comenzamos un contragolpe, quedo yo mas en punta y recibo un pase flotado con ventaja. El balón esta a punto de pasarme, así que decido arriesgar el físico para poder controlarlo. Cabe aclarar que a mis casi cuarenta, cualquier ejercicio muscular que requiera un movimiento rápido de mas de cincuenta centímetros ya es considerado un riesgo, por eso es valido decir que arriesgamos el físico. Estiro y elevo mi pierna izquierda hasta donde el cuerpo me lo permite y con la punta del zapato alcanzo a tocar el balón para darle un efecto muerto y dejarlo en ventaja frente a mis pies. Amago de zurda, engancho a la derecha, amago un disparo y desparramo al defensa, punteo levemente el balón con ventaja al perfil derecho, acomodo mi cuerpo y disparo con la poca fuerza y precisión que me quedan. La pelota pasa a escasos centímetros del poste de la portería, pero es la jugada de no-gol mas celebrada del partido.

Con esto, para mí, ya desquito el boleto. La levantada y todo lo demás valieron la pena. Es así como el momento se vuelve mágico, la cascarita dominguera deriva en una especie de catarsis a todo lo malo de la semana. Aquí purgo mis penas, expío mis pecados, y aunque no desaparecen, por momentos los dejo desparramados como a los contrarios en dos o tres toques en media cancha, aunque no terminen en gol, pues no todas las cosas de la vida terminan a nuestro favor, pero como buenos profesionales, sabremos aceptar el resultado y esperar el siguiente partido con todas las ganas de salir a dar lo mejor de nosotros mismos para enfrentarlos.

Veamos que nos trae la siguiente cascarita de fútbol y su respectiva semana previa de tribulaciones y retos.

17 mayo 2009

Necesito Vacaciones


Es muy común que cuando las cosas no van muy bien, cuando el cansancio de la rutina diaria nos hace ver y hacer las cosas de otra manera, cuando las ganas de lo que sea están apagadas, cuando el sol no sale en pleno verano, se dice “necesito vacaciones”.

Hoy necesito vacaciones, pero vacaciones de cuerpo y alma. Necesito vacaciones de mí mismo. Es sumamente difícil cuando ya no se esta a gusto consigo mismo. Heme aquí espetando problemas muy personales, a manera de catarsis, algo que nunca llega, y que por lo mismo alimenta mi hermetismo, mi silencio ante lo inevitable, ante lo que tengo y no tengo, ante lo que hago y no hago, ante lo que vivo y no vivo.

Es tan desgastante querer dejar de ser alguien para ser otro que nunca fue, y que nunca será, o al menos así lo siento. Cuando se llega a esa incongruencia del ser y de los pasos dados, la solución pareciera ser fácil; corregir rumbo, tomar otros pasos. Pero cuando ese otro rumbo no te lleva mas que al mismo punto de partida, es cuando quieres una salida fácil y rápida, o simplemente desaparecer, vacaciones de ti mismo, viajar a otra dimensión, paralela a esta, o en completa perpendicularidad para alejarte por completo de todos y de todo.

El intento sigue ahí, pero no ha funcionado, creo que me tengo que aplicar mas, o tomar medidas mas drásticas. Por lo mismo, podrán tal vez notar una ausencia, porque ni mi alma ni mi mente ni mi cuerpo me llevan a escribir nada, porque nada es tan importante para ser plasmado, todo es irrelevante... el todo y la nada luchan, gana la nada, y a veces también gana el todo, como una suma de ausencia, que es prima hermana de la nada.

Es por eso que digo “necesito vacaciones”, quiero alejarme de todo y de nada, viajar a otra dimensión, buscar ese yo que he perdido, o que tal vez esta a la vuelta de la esquina, agachado con los ojos cerrados por sus manos, contando para salir en búsqueda de esos otros yo que andan por ahí escondidos. Pero en el fondo me temo, que ese viaje inter-dimensional que ansió, me traerá de nuevo al mismo punto de partida, porque el proceso esta viciado.

Hasta el siguiente encuentro de mi punto de partida entonces...

P.D. A última hora de este día me entero de la terrible perdida del gran maestro de las letras Mario Benedetti. A sus letras le debo yo mucha parte de mi inspiración a intentar hacer lo mismo, claro, con resultados más malos. A sus letras debo el inicio de este espacio / experimento. A sus letras debo el haber encontrado cosas de mi mismo que ni yo sabia que existían. Descanse en paz maestro, que ha dejado huella, y ha trascendido mucho y en muchos...

06 mayo 2009

De todo, como en botica


¿Para que es este espacio si no es para sacar lo mas intimo de nuestro criterio? Esto también incluye el filosofar, despotricar, fumar “variadito” y exponer ideas. Si, aquí se vale ejercer la libertad de expresión pero... aquí no es democracia, el espacio es mío así que, como dijera Brozo “chamacos chilapastrozos, pos ora se aguantan”.

La influenza porcina, o el virus H1N1 tipo A (como que tiene nombre de visa que ¿no?) para mi gusto, no es mas que una farsa enorme. No digo que la enfermedad no exista, claro que existe, y si, hay gente contagiada, y no dudo que hayan muerto algunos, pero, al año muere mucha gente de la influenza humana (de la normalita pues, por así decirlo) y nunca se hace tanta alharaca al respecto. ¿Porque carajos hasta ahora nos salen con esto? Por ahí reza un dicho “no hagas cosas buenas que parezcan malas” y nuestros gobernantes o son pendejos o de plano se encargaron de dejar sospechas entre algunos de los que no nos “chupamos el dedo”. El poder por el poder es algo terrible, que mi mente no alcanza a comprender, y que ha hecho mucho daño durante nuestra historia como civilización, y seguirá haciéndolo. Al final de cuentas, solo unos cuantos, y muy pocos, contados con los dedos de la mano, se beneficiaran sin precedentes después que pase esta tormenta que no es natural, si no causada por el hombre (¿donde he escuchado esto antes?)

Y ahora, como a mi pobre Ciudad le paso “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Los tapabocas están en todos lados, bueno, ya no pues ya se agotaron. Algunos otros ofertando productos milagrosos que nos evitaran contagiarnos, pero algunos han ido todavía mas lejos como para catalogar a esta epidemia como “la gripe mexicana”. O sea, ¿desde cuando tuvimos la exclusividad? Y la cosa no termina aquí, si no que en estos momentos el ser mexicano es como tener la peste, “no te me acerques, no vaya siendo”. El asunto llegó hasta el mismísimo fútbol, donde un jugador mexicano (de Chivas, de cual más se podía esperar) se le suspendió varios partidos porque durante un encuentro en tierras sudamericanas, para espantar a sus contrincantes, les “tosió” en la cara. Ahora hay dos países que no quieren aceptar a los equipos mexicanos por miedo a un posible contagio. Y acá en el gabacho, no se diga, les dieron vuelo a toda la bola de ojetes “minuteman”, supremacía blanca, y demás grupos de ignorantes, pues dicen que hay que “cerrar” la frontera para evitar el contagio. Ahí les encargo a estos imbeciles a ver de donde les llegan los productos médicos para aliviarles la influenza, algunos otros males, y de pasada sus vicios, generadores principales del problema del trafico de drogas.

La semana pasada se dio la casualidad que me enferme. Una infección en la garganta me saco de circulación un par de días, originado por alguno de mis enanos, que a su vez lo pesco en la escuela o que se yo. Era una infección común, se podría decir que típica, ah pero vieran cuanta atención llame. Por una parte, quise sentirme importante, porque tenia a mucha raza preocupada por mi salud. Pamplinas. Por otro lado, me sentí discriminado, y eso, eso es algo que llega y cala hondo, difícil de explicar, difícil de entender.

El problema no es si lo discriminan a uno o no, el problema es que, por el momento, el objetivo principal y verdadero de quienes están detrás de todo esto, se esta logrando. Habrá que cuidarnos, tomar precauciones, pero siempre cuestionar, buscar que hay detrás, y nunca aceptar las ideas procesadas. Usemos el cerebro, nosotros somos mucho más que un simple o complicado virus.

23 abril 2009

De mis pecados: ¡Yo fui arbitro!


Corría el año de mil novecientos ochenta y tantos, era yo un puberto de escasos trece años, cursaba el segundo año de la escuela secundaria y mi coordinación neuro-motora no terminaba de despertar, creo que a la fecha no ha terminado de hacerlo, no sé si resignarme o seguir de necio intentando.

Clásico de la secundaria “del parque” (y de casi todas las secundarias en todas partes) que los sábados son para las actividades extra-académicas, y ahí estábamos toda la bola de mocosillos haciéndole al “Sport Billy” para quedar bien con las niñas del salón. No contaba con que la madre naturaleza no me había provisto todavía con esos dotes de futbolista nato, ni de basketbolista ni de voleybolista, caray, ni de jugador de canicas y trompo, así que me tenia que conformar con ver los partidos desde la banca.

Una ocasión en la que había terminado de calentar banca, uno de mis mejores amigos de la secundaria, quien era parte del comité organizador de los juegos, llegó estrepitosamente conmigo pidiéndome de favor que lo ayudara, pues los chavos que normalmente le ayudaban le habían quedado mal y nadie quería ayudarle. Parece que fue ayer aquella conversación (gracias al alcohol también):

- Topo (así le decían a mi amigo): Magoo, hazme un paro, necesito un juez de línea.
- Magoo: ¿y yo que quieres que haga?
- Topo: ¿Sabes lo que es un “fuera de lugar”?
- Magoo: claro! Si ese es mi estado natural...
- Topo: Ya estas, nomás ponte trucha para marcar los saques de banda, fíjate quien la saca, le das la bola al otro equipo, ah y no se te olvide marcar con la bandera..
- Magoo: ¿cuál bandera? Como que va a estar medio cabrón bajar la bandera del asta...
- Topo: No guey, con esta...
- (me hace entrega oficial de la bandera amarilla)
- Magoo: sale, total, que puede salir mal....

Demás esta adivinar el resultado de aquel partido. Las mentadas estuvieron de a peso, algunos hasta me querían golpear, mi vista de por sí ya jodida por la herencia de la curvatura de las corneas de mis antepasados (aquí empezó mi apodo, pero esa es otra historia) no me permitían observar bien quien sacaba la bola fuera, total que la banderita amarilla ondeaba para todos lados menos para donde debía. Para colmo, no termine de entenderle al fuera de lugar, así que anule un par de goles y permití otros tantos.

Hasta aquí todo pareciera indicar que esto hubiese sido mi debut y despedida en la profesión de los “nazarenos” pero no, eso fue solo el principio. Por algún tiempo mas, empleé mis sábados matutinos en las canchas de mi gloriosa institución de enseñanza media, marcando fueras de lugar, saques de banda, faltas, sacando tarjetas amarillas y hasta rojas: finalmente me había graduado, pasando de juez de línea a ser arbitro central; ya quisieran Don Antonio R. Marquez, Codezal, el “Boni” y hasta el Brizio haber pitado los partidazos que yo pite en aquellas magnas canchas de tierra, piedras y demás escombro.

Quien iba a decir que me convertiría en arbitro puberto, aunque bueno, esto fue fugaz, como lo fueron tantas cosas en mi vida, pero me llevo mis buenos recuerdos, y hasta la sensación de sacar tarjeta roja nomás porque me mentaban la madre. Donde quedaron esas tarjetas ahora....

13 abril 2009

Przyjemnego dnia!


Es increíble como un pequeño detalle puede cambiarnos de humor: un saludo, un ceder el paso, una sonrisa, una canción en la radio, un chiste, una ocurrencia... la lista es infinita. En nuestro moderno y acelerado ritmo de vida, pocas veces nos damos el tiempo para observar esos detalles, y por ende nos concentramos en los negativos, perdemos el humor, nos estresamos y nos perdemos en una espiral negativa.

¿A que viene todo esto? Y mejor aun ¿qué tiene que ver esto con el titulo del post? Procedo a explicar y a compartir la siguiente experiencia:

Aprovechando las excelentes condiciones del clima y la ausencia de actividades extracurriculares de la familia, decidí salir a la calle y darme lo que ahora es un lujo y una pasión: salir en mi bicicleta de ruta. Para mí esta simple actividad es como una terapia, por alguna razón me provee de una sensación de libertad y me tranquiliza del estrés diario. Al tomar una calle con un cierto grado de inclinación cuesta abajo, iba demasiado concentrado en controlar la bicicleta (una caída aquí y me tendrían que levantar con espátula) y en observar la velocidad, cuando un auto a mi costado disminuyó su velocidad al grado de emparejarse a mi bicicleta.

En un principio pensé que solo era una medida precautoria por parte del automovilista, pero después de unos segundos de que seguía ahí, me di cuenta como el conductor trataba de decirme algo. Llegue a pensar que se trataba de alguien preguntando una dirección, después pensé que se podría tratar de una broma de mal gusto o de algún loco, que se yo. Con un poco de nervios decidí parar y descifrar lo que me decía. Fue difícil entender a la primera, pues el conductor preguntaba algo, en ingles, y con un acento fuertemente extranjero. A la tercera vez que le pedí me repitiera la pregunta con mi cara de “what” caí en cuenta: el tipo me preguntaba “Are you from Poland?”

Solo que hubiera sido por mi perfil eslavo, cabello rubio y ojos azules, que me estuviera confundiendo pero, de nuevo caí en la cuenta de lo que sucedía; ese día había decidido de entre la enorme variedad de los dos únicos jersey de ciclista que tengo, utilizar uno del equipo “Polish Post” (Poczta Polska - servicio postal polaco), el cual muestra el nombre en ingles y en polaco. La mini conversación le siguió así:

Magoo: No, I’m not from Poland, I’m Mexican (naaaa, really?)
Polish: Oh, because you are wearing a jersey of the Polish Post ... I am from Poland!
Polish: It is nice to see Poland in a jersey, you remind me of my country, thanks.
Magoo: You are welcome (orale)

Todo esto puede resultar insignificante, inclusive sospechoso, pero al final de cuentas, el polaco este fue feliz por unos instantes al recordar a su país con tan solo ver el nombre pintado en un jersey. Fue un detalle curioso, pero fue un buen detalle. No pido que seamos sabios, nadie lo es, solo habrá que estar atento al menos a uno de estos detalles aunque sea muy de vez en cuando, y poder sentirnos parte de este intento por un mundo mejor.
Que tengan un excelente inicio de semana.

P.D. Adivinaron, el título significa “Que tengas un excelente día” en polaco.

31 marzo 2009

Y luego nos quejamos


Creo que es por todos sabido lo que sucede últimamente en nuestra ciudad. Y digo por “todos” porque la situación se ha vuelto tan extrema, que ha llamado la atención de bastante gente, no solo a nivel nacional si no que hasta internacional se ha vuelto la cosa.

Con todo y la ola de violencia que nos cargamos, encima tenemos la oleada de periodistas extranjeros queriendo sacar la nota importante del día para su respectivo medio, cual si fueran corresponsales de guerra, ganándose la admiración y compasión de sus coterráneos de donde quiera que estos sean. Tal vez las cosas no están tan mal, tal vez las cosas están exageradas, tal vez no, todo va a depender del que te lo cuente y de “cómo le fue en la feria”.

Pero de alguna manera, independientemente de todo esto, la cuestión sigue siendo la misma. ¿Cuándo fue que dejamos nuestras calles y nuestra seguridad en manos de los malos? La respuesta, para mi gusto y muy particular punto de vista, sigue siendo sencilla: entregamos nuestra paz cuando entregamos nuestro sentido de responsabilidad, de deber cívico y de justicia por conseguir mi beneficio de la manera mas conveniente y a la mayor brevedad posible.

¿Cómo carajos es posible que algunos como ciudadanos de mi querida Ciudad Juárez, se quejen de lo mal que están pero siguen haciendo las mismas pendejadas? ¿Cómo podemos exigir justicia y respeto si no la podemos ejercer en los mas mínimos detalles, como lo es el hecho no meterse en la fila de regreso de los puentes internacionales, o el hacer tres o hasta cuatro filas cuando solo hay dos accesos? ¿Cómo es posible que mandemos cadenitas de oración y cosas de esas por la paz de nuestra ciudad, si todavía le mentamos la madre al de enfrente porque va muy lento, y a la primera oportunidad le damos un cerrón marca diablo para que aprenda? ¿Cómo exigimos honestidad en nuestros servidores públicos si nosotros mismos los hemos sobornado y los seguimos tratando de sobornar? Y no solo hablo de agentes de transito, sino también de áreas administrativas; queremos siempre resolver todo con dinero, con derroche de poder, para obtener así nuestro beneficio rápido y sencillo, y demostrar con eso que somos poderosos, que somos muy influyentes, que somos “muy chingones”. ¡Carajo! Que nos cuesta esperar un poco mas, tener algo de paciencia, o ser mas ordenados y levantarnos mas temprano para evitarnos todo esto.

Veo con tristeza que la raíz del problema sigue estando ahí, como yerba mala, que crece silvestre y en cualquier rinconcito o terreno que se preste para tal. Y esa yerba mala desgraciadamente también da frutos; su semilla se esparce fácilmente y deja su legado, así sea arrancada de raíz. ¿Será que vamos a volvernos a esperar a que crezca demasiado para arrancarla? ¿Y esta vez, la lograremos arrancar de raíz, o solo le vamos a dar una recortadita?

Es verdad, el problema va mas allá de encerrar culpables, que ni siquiera eso se hace, pero, al menos empecemos nosotros, y empecemos por nuestra casa, con nuestros hijos, con nuestros allegados, sembremos mejor una semilla de paz, pero sobre todo siempre de honestidad y de justicia, con el ejemplo, no con palabras y con regaños. Dicen por ahí que el testimonio es “en vida hermano, en vida”...

25 marzo 2009

De cartas y beisbol

Querido viejo:

Te acuerdas que alguna vez mencionaste que te hubiera gustado ver una especie de “copa del mundo” de béisbol? Pues ya la hay, le llaman Clásico Mundial de Béisbol, y tenias razón, los gringos no figuran, de hecho se han llevado cada paliza. Como siempre, como me lo contaste, Cuba es protagonista,(y para muestra nomás checate la jugadita esta en video) y nuestro querido México lo fue en la primera edición, en esta les fue de la chi… patada, aunque creo que fue mas por el grupo en el que les toco. Creo que no te sorprendería mucho saber que Japón es ya bicampeón, tienen a la mayoría de sus jugadores acá en las grandes ligas. Lo que si te hubiera sorprendido es saber que Holanda le gano y elimino a Republica Dominicana, así es, a los mismísimos dominicanos que traían un equipo de ensueños, un “line up” de juego de estrellas, ya los quisiera cualquier equipo de grandes ligas para un domingo, pero puede mas la maña que la fuerza, y eso lo demostraron los dos equipos que llegaron a la fina: Japón y Corea, jugando el “in-field” como los grandes y bateando con inteligencia y puro “canilleo”, sin necesidad de esteroides y Mark McGwires, como debía de ser el béisbol, como tu me lo enseñaste.



Todo esto viene porque en estos días que prendí el televisor y vi todo esto, me entro la nostalgia, el pensar que pasaría si estuvieras aquí, pero sobre todo, porque necesito un consejo, necesito de tu guía, y la verdad en ocasiones me siento perdido, sin rumbo, y sin saber que hacer o que va a pasar. Creo que la paciencia debe de prevalecer, pero mientras eso pasa, mientras lo logro, tengo que bancarme mi soledad, y esa desorientación que siempre tuve y que nunca supe sobrellevar. Te dejo por ahora viejo, y por fas échame una manita, desde donde estés, aunque creo que este proceso de toma de decisiones siempre me lo quisiste enseñar y siempre fui muy malo para aprenderlo. Espero no estarte defraudando, por tanta cosa, pero sobre todo, por no seguir jugando béisbol…

20 marzo 2009

La primera cita

Durante toda la tarde no pude evitar estar nervioso por ese momento que se avecinaba. Las dudas de siempre, el miedo a su reacción, a mi propia reacción, que tenia que hacer y como. Creo que todos esos nervios eran normales, era nuestra primera cita juntos.

Por fin se llego la hora; pase por ella y cuando menos pensé ya estábamos haciendo fila para entrar al salón; le entregaron una rosa amarilla que había previamente seleccionado para ella y nos dieron el pase. Fuimos de los primeros en llegar, así que nos dio tiempo para seleccionar una buena mesa cerca de la pista de baile. Como para ir explorando el ambiente, decidimos ir por algunos bocadillos que ofrecían, galletas, carnes frías, “brownies” y el famoso ponche saliendo de un dispensario en forma de fuente, así como una fuente de chocolate derretido para aplicarlo a fresas o bombones. Regresamos a nuestra mesa y esperábamos el ambiente, a la expectativa de alguna cara conocida.

Aproveche el momento para conversar un poco con ella, decirle lo importante que era para mi esa cita, que no seria la ultima, y que siempre sintiera la confianza de contarme lo que quisiera, que mi corazón y mis oídos estarían ahí siempre para escucharla, y mi hombro para sostenerla, mis brazos para acurrucarla cuantas veces fuera necesario. Solo atino a sonreírme y a regalarme una mirada, un cálido abrazo y un beso en mi mejilla. La música comenzó a tocar y la maestra de ceremonias nos invitaba a pasar a la pista. Ni tardos ni perezosos brincamos al baile.

Supe con anticipación que seria prácticamente imposible retener toda su atención en mi, aunque la noche fuera para ambos, creo que era mas su momento que el mío. Bailamos, reímos, platicamos, comimos bocadillos, tomamos ponche, fue a platicar con sus amigas, estuvo con ellas un momento bailando, o platicando en otra mesa, después regreso conmigo y volvimos a bailar, un poco de todo, pero nada importaba, ni hacer el ridículo con mi poca coordinación y habilidades coreográficas. Desde “La Macarena”, pasando por YMCA y hasta “Pajaritos a Volar”. La cosa era divertirnos, y creo que lo logramos.

Casi al final del baile, rifaron algunos premios y con mucha suerte me toco uno de ellos: un perro de peluche que llevaba el clásico corazón rojo en sus manos. Obvio que mi regalo era para ella y así lo fue; el momento que corono la noche, lo pude ver en sus ojos tiernos, estaba feliz y me lo dijo “es la mejor noche de mi vida”. Todo estaba dicho, salimos victoriosos de aquella “primera” experiencia.

Así fue como transcurrió exitosamente mi primer baile de “Padres e Hijas” organizado por la escuela de mi chaparra. Dicen que no será el ultimo, así que ya estoy listo para los siguientes. Solo espero poder acompañarla a muchos mas, antes de ser sustituido por algún puberto-con frenos-pelos quietos dándoselas de galán. Dicen que la vida se pasa volando... ¿será?

04 enero 2009


OFF AIR



Debido a múltiples razones y problemas “técnicos”, estaremos fuera del aire por tiempo indefinido.

Nuestros técnicos, asesores, consejeros, psiquiatras y curanderos están trabajando en corregir las causas, para volver de alguna manera al camino.

Gracias por su atención, y por si acaso, les dejo los links al baúl de los recuerdos por si quieren aventarse unos refritos y también a Radio Retro, por si la nostalgia musical los invade.

Nos vemos en alguna vida...