17 mayo 2009

Necesito Vacaciones


Es muy común que cuando las cosas no van muy bien, cuando el cansancio de la rutina diaria nos hace ver y hacer las cosas de otra manera, cuando las ganas de lo que sea están apagadas, cuando el sol no sale en pleno verano, se dice “necesito vacaciones”.

Hoy necesito vacaciones, pero vacaciones de cuerpo y alma. Necesito vacaciones de mí mismo. Es sumamente difícil cuando ya no se esta a gusto consigo mismo. Heme aquí espetando problemas muy personales, a manera de catarsis, algo que nunca llega, y que por lo mismo alimenta mi hermetismo, mi silencio ante lo inevitable, ante lo que tengo y no tengo, ante lo que hago y no hago, ante lo que vivo y no vivo.

Es tan desgastante querer dejar de ser alguien para ser otro que nunca fue, y que nunca será, o al menos así lo siento. Cuando se llega a esa incongruencia del ser y de los pasos dados, la solución pareciera ser fácil; corregir rumbo, tomar otros pasos. Pero cuando ese otro rumbo no te lleva mas que al mismo punto de partida, es cuando quieres una salida fácil y rápida, o simplemente desaparecer, vacaciones de ti mismo, viajar a otra dimensión, paralela a esta, o en completa perpendicularidad para alejarte por completo de todos y de todo.

El intento sigue ahí, pero no ha funcionado, creo que me tengo que aplicar mas, o tomar medidas mas drásticas. Por lo mismo, podrán tal vez notar una ausencia, porque ni mi alma ni mi mente ni mi cuerpo me llevan a escribir nada, porque nada es tan importante para ser plasmado, todo es irrelevante... el todo y la nada luchan, gana la nada, y a veces también gana el todo, como una suma de ausencia, que es prima hermana de la nada.

Es por eso que digo “necesito vacaciones”, quiero alejarme de todo y de nada, viajar a otra dimensión, buscar ese yo que he perdido, o que tal vez esta a la vuelta de la esquina, agachado con los ojos cerrados por sus manos, contando para salir en búsqueda de esos otros yo que andan por ahí escondidos. Pero en el fondo me temo, que ese viaje inter-dimensional que ansió, me traerá de nuevo al mismo punto de partida, porque el proceso esta viciado.

Hasta el siguiente encuentro de mi punto de partida entonces...

P.D. A última hora de este día me entero de la terrible perdida del gran maestro de las letras Mario Benedetti. A sus letras le debo yo mucha parte de mi inspiración a intentar hacer lo mismo, claro, con resultados más malos. A sus letras debo el inicio de este espacio / experimento. A sus letras debo el haber encontrado cosas de mi mismo que ni yo sabia que existían. Descanse en paz maestro, que ha dejado huella, y ha trascendido mucho y en muchos...

06 mayo 2009

De todo, como en botica


¿Para que es este espacio si no es para sacar lo mas intimo de nuestro criterio? Esto también incluye el filosofar, despotricar, fumar “variadito” y exponer ideas. Si, aquí se vale ejercer la libertad de expresión pero... aquí no es democracia, el espacio es mío así que, como dijera Brozo “chamacos chilapastrozos, pos ora se aguantan”.

La influenza porcina, o el virus H1N1 tipo A (como que tiene nombre de visa que ¿no?) para mi gusto, no es mas que una farsa enorme. No digo que la enfermedad no exista, claro que existe, y si, hay gente contagiada, y no dudo que hayan muerto algunos, pero, al año muere mucha gente de la influenza humana (de la normalita pues, por así decirlo) y nunca se hace tanta alharaca al respecto. ¿Porque carajos hasta ahora nos salen con esto? Por ahí reza un dicho “no hagas cosas buenas que parezcan malas” y nuestros gobernantes o son pendejos o de plano se encargaron de dejar sospechas entre algunos de los que no nos “chupamos el dedo”. El poder por el poder es algo terrible, que mi mente no alcanza a comprender, y que ha hecho mucho daño durante nuestra historia como civilización, y seguirá haciéndolo. Al final de cuentas, solo unos cuantos, y muy pocos, contados con los dedos de la mano, se beneficiaran sin precedentes después que pase esta tormenta que no es natural, si no causada por el hombre (¿donde he escuchado esto antes?)

Y ahora, como a mi pobre Ciudad le paso “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Los tapabocas están en todos lados, bueno, ya no pues ya se agotaron. Algunos otros ofertando productos milagrosos que nos evitaran contagiarnos, pero algunos han ido todavía mas lejos como para catalogar a esta epidemia como “la gripe mexicana”. O sea, ¿desde cuando tuvimos la exclusividad? Y la cosa no termina aquí, si no que en estos momentos el ser mexicano es como tener la peste, “no te me acerques, no vaya siendo”. El asunto llegó hasta el mismísimo fútbol, donde un jugador mexicano (de Chivas, de cual más se podía esperar) se le suspendió varios partidos porque durante un encuentro en tierras sudamericanas, para espantar a sus contrincantes, les “tosió” en la cara. Ahora hay dos países que no quieren aceptar a los equipos mexicanos por miedo a un posible contagio. Y acá en el gabacho, no se diga, les dieron vuelo a toda la bola de ojetes “minuteman”, supremacía blanca, y demás grupos de ignorantes, pues dicen que hay que “cerrar” la frontera para evitar el contagio. Ahí les encargo a estos imbeciles a ver de donde les llegan los productos médicos para aliviarles la influenza, algunos otros males, y de pasada sus vicios, generadores principales del problema del trafico de drogas.

La semana pasada se dio la casualidad que me enferme. Una infección en la garganta me saco de circulación un par de días, originado por alguno de mis enanos, que a su vez lo pesco en la escuela o que se yo. Era una infección común, se podría decir que típica, ah pero vieran cuanta atención llame. Por una parte, quise sentirme importante, porque tenia a mucha raza preocupada por mi salud. Pamplinas. Por otro lado, me sentí discriminado, y eso, eso es algo que llega y cala hondo, difícil de explicar, difícil de entender.

El problema no es si lo discriminan a uno o no, el problema es que, por el momento, el objetivo principal y verdadero de quienes están detrás de todo esto, se esta logrando. Habrá que cuidarnos, tomar precauciones, pero siempre cuestionar, buscar que hay detrás, y nunca aceptar las ideas procesadas. Usemos el cerebro, nosotros somos mucho más que un simple o complicado virus.