31 diciembre 2011

Se fue otro más


Y así sin más, con la rapidez de un rayo de bicicleta, la destreza de una tortuga en la arena y la nobleza de un político después de las elecciones, se nos termino otro año mas. Parece que fue ayer que pensaba en listas y deseos y demás cosas, alzábamos copas y después, entre resacas, sales minerales y demás remedios, tratábamos de recordar aquello que pensábamos (algunos le llaman propósitos) mientras comíamos apresuradamente las mentadas doce uvas.

El año vino como siempre, cargadito como en botica. Hubo de todo, y al hacer un recuento inconciente me doy cuenta que me faltaron muchas cosas, otras si se lograron, pero falta mucho por hacer. Y la carrera no es anual, o no se mide así, pero bueno, utilicémoslo como parámetro y no como flagelo. O como dijera Don Teofilito (el abuelo de todos) lo que se logró, se logró, y lo que no, pues no.

Tengo cosas que agradecerle al año que se va. Días cargados de gloria, alegría, amor, atardeceres o simples vistas al techo. Pero también los hubo llenos de oscuridad, rabia, odio, tristezas, en grados extremos y normales… todo parte del show.

Y decido quedarme con los buenos, pues son el verdadero propósito, lo demás, es simple aderezo que nos hace dar cuenta que la vida no es justa, y así fue hecha, para esforzarnos mas, y para saborear mejor precisamente esos buenos momentos, los inolvidables, los que dejan huella, los que trascienden y nos hacen felices cada vez que los recordamos, y hasta temblamos de gusto.

No me queda más que desearles a todos aquellos que pasan por aquí, por voluntad, equivocación, salto de ligas y demás, lo mejor para el siguiente año 2012. Que si se va a acabar el mundo o no, eso es lo de menos, lo importante es que aun nos queda tiempo para recomenzar, reconstruir, retomar y revivir… pero sobre todo, si es que estas leyendo esto… para vivir!!!!

Un abrazo.

29 noviembre 2011

Dream # 4 or My life as a security guard


Here I stand every morning, greeting all these employees with a pseudo military salute, maybe not with a burst of enthusiasm but with a smile than can carry on for a while. Similar to the mail man, rain or shine, we stand our ground and sit and watch, drink coffee, lots of it, change guard, change post, smile and wave, and protect…from what? I don’t have a clue, but we protect; at least that’s what our contract says, and it is fine with me.

Whether is dark or bright, I wake up every morning to the smell of fresh coffee, thanks to my programmable coffee maker. I have to admit that such modern treasure has make my life easier, that and my old fashioned, flip cell phone; and that is all the technology I can handle, I guess my brain is somehow old fashioned, but I survived a war, I can survive this.

And off we go every morning, me and my old revolver, to protect and serve those turkeys to whom me and my buddies are invisible, just like ornaments, taken for granted. We endure the harsh climate and long boring hours but no one seems to care, because we are supposed to be there and that’s all. And I am still fine with that.

When my duty is over, off we go again, back to that little place I sympathetically call home; a ten-something by twenty-something feet room that holds just the necessary things I need to live: a kitchen, a table, two chairs, a small fridge, a small and old microwave oven that sometimes the buttons don’t work, an old couch (and sometimes smelly), a small bed, an old tube TV, a live bamboo stick in the corner and an aquatic turtle that I recently got from my kids. At least I have two more living things with me so that I don’t feel lonely, even tough both of them can’t talk, but at least I know they are alive, I guess.

Nighttime is so different at my own world; they go by faster and better with some Jack Daniels, or whatever the paycheck can afford. I’m not going to lie; I do miss the nights with a nice steak and Glenlivet while staring at the fireplace until falling asleep. Now is some shitty liquor and peanuts, with a little luck.

And just sometimes, like tonight, my old world comes out to haunt me with a vengeance and make me feel two-foot small. My decisions fly in front of me like a nice illusionist special effect, laughing at me and specially, feeling sorry for me, and they make sure they deliver the message, a message I cannot take any longer… and that’s when my good old friends Smith and Wesson smile at me with that shiny teeth and dark mouth hole. There sure is light at the end of that tunnel, a big “bang” light…
And I am still fine with that...

26 noviembre 2011

Escuchando a mi soledad


De pronto me detengo, y pienso (no se si en voz alta): siempre que estoy solo, me sorprendo a mi mismo hablando, conversando, discutiendo… si, solo. Pero siempre es con un acento diferente; al menos así lo intento, al menos así lo escucho.

Y por mi aislamiento desfilan personajes imaginarios: españoles, argentinos, chilenos, alemanes, hindúes, chinos, árabes, australianos; reales o imaginarios, deportistas o caricaturas…pero eso si, siempre todos extranjeros.

Y ninguno soy yo, o todos son yo.

Mi mente en retiro, voluntario o involuntario, se detiene de nuevo. Y analiza, piensa y medita. Y se vuelve a sorprender. ¿Será acaso locura en etapa inicial? – Eso es algo imposible para mi de discernir; además, siempre me he considerado un loco, de buenos sentimientos, no un loco peligros ni de atar, pero si un loco.

Y llega otra pregunta: ¿Será una simple practica de locución (o intento de) o estoy huyendo de algo? ¿Acaso huyo de mi mismo, y por eso la presencia vocal de tales personajes? Recuerdo en alguna ocasión, cuando era mas joven, que alguien en alguna reunión me dijo – debe ser bastante complicado imitarte a ti mismo – y no estaba equivocado.

A veces siento que mi vida se fue así, imitando voces, tratando siempre de ser otro personaje, tratando de agradar a los demás, pero abandonando el mío, o huyéndole. Por algo no me dedique a eso, pero por algo ahora vuelven esas voces diferentes.

Por lo pronto, le encuentro espacio a ese todavía pasatiempo, y horas de practica, en la soledad, en esa que dicen que es mala consejera, pero que al fin y al cabo tiene mas respuestas que un oráculo y te enseña que es la única que te va a sacar adelante, tu y ella, nadie mas…

19 noviembre 2011

Cartas en el Hielo


Y te veo deslizarte elegantemente, y el frió del hielo (y también el interno) se hace presente en mi nariz, pero eso no importa…

Y te admiro mientras patinas ya con una cierta maestría, al menos a mi me lo parece así. Y pienso, recuerdo y te admiro, todo esto mientras el escaso público y tu padre eufórico gritan un gol que acabas de anotar, y celebras con tu ya tan mencionado “high stick”.

Y ahora pienso en todas las prácticas a las que te he llevado. Hoy es hockey sobre hielo, ayer fue fútbol, béisbol, basketball, karate y ya no recuerdo que mas. Pero siempre admirando tu coordinación motora… ya la quisiera yo para un domingo; con la mitad me conformaba. Ese gen definitivamente no lo has heredado de mí, pero ¡que importa!

Y te admiro muchísimo, pero sobre todo ¡estoy muy orgulloso de ti! Estas haciendo todo lo que yo no pude hacer nunca, jugar y ser coordinado, pero sobre todo, lo estas disfrutando y lo estas viviendo, y de alguna manera lo estas compartiendo con este viejo saco de patatas que tienes por padre.

Eres muchísimo mejor que yo en todos los aspectos. Eres guapo, eres el mejor hijo “sándwich” que jamás pude pedir. Eres grande, eres mi hijo y ¡te amo por eso!

12 noviembre 2011

Off Side


Así como la palabra en ingles lo define para propósitos deportivos, un “off side” es un “fuera de lugar”… así me siento yo, como un offside, un misfit, en un lugar, en una dimensión a la que no pertenezco. Me pille a mi mismo fuera de lugar, con los defensas a mis espaldas y yo solo frente al portero, pero ventajosamente, y quise meter un gol de la misma forma, ventajosa, no premeditada pero si ventajosa, sabiendo que no era mi lugar, y me detuve a mi mismo, deje de disparar la pelota, deje que el arbitro me suspendiera, deje que la gloria infundada y sin valor se fuera, porque no era mía, yo no pertenecía ahí, no en esa dimensión, no en ese instante de tiempo, no en ese espacio.

Y al mismo tiempo que volvía de mi viaje mental analógico, apretaba tan fuerte mis manos que rompí mi lápiz para dibujar. Si, ese lápiz que con mucha antelación había ido a buscar a una tiendita especializada, el Staedtler lumograph 100 B, punta blanda fue la recomendación. Que mas da todo eso ya, en el calorcito del momento se partió por la mitad, y no se partió solo, lo se bien, yo le aplique la fuerza cual llave de lucha libre y cual quebradora, lo quebré en dos. Seguía pensando igual, no pertenezco a ese mundo, para que engañarme. Es curioso, cuando uno hace este tipo de desahogos (son berrinches pero por ahora lo quiero llamar así “desahogo” porque me sienta mejor para mi conciencia intranquila) después del hacerlo, la sensación no se va, te queda esa como “cruda moral”, sigue ahí la muina.

Tenia dos opciones: pegarlo con cinta adhesiva para seguir teniendo un poco de equilibrio, o deshacerme de el. Cualquiera que fuera la decisión, tenía que reflexionar en el hecho, y tratar de aprender de toda esa experiencia tan extraña, tan fumada.

Y me senté a reflexionar, a tratar de encontrar razones, contestar preguntas, edificar respuestas y sanar heridas, mientras los restos del lapicito se convertían en energía calorífica dentro de la fogata que prendí y que me servia de luz en medio de aquella hermosa y fría oscuridad…

31 octubre 2011

De ánimas y ánimos


Noche de brujas… lo se, nada cultural; es lo que se estila por estos rumbos. En veces habrá que aplicar el típico “a la tierra que fueres, haz lo que vieres”. Días en que de acuerdo a las leyendas mundanas y demás creencias populares y regionales, las animas andan por ahí vagando.

Y la mía no podía ser la excepción, también anda por ahí vagando, una anima sin ánimos, perdida y haciendo mas ruido que cualquier espíritu chocarrero. Es cierto, lo mío es la atención, creo que no mucha como la sed de otros, creo que con el tiempo he aprendido a callar y observar de vez en cuando, smile and wave” como animalito en exhibición (o Pingüino de Madagascar), pero de vez en vez, mi yo interno sale con fuerza, a gritos, chistes, risas, imitaciones y canciones…y a ese también lo estoy aprendiendo a dejar ser.
Pero últimamente, el ánima vaga triste, sola y gris, como humo, haciendo figuras distintas en silencio, y a la distancia después de unas cuantas formas más, desaparece sin dejar rastro; y si hay viento o tormenta, es mucho peor; desaparece rápidamente, en un intento de forma que no dura ni la víspera.

Y me paseo entonces entre chicos y grandes. Espectros y personajes tan diversos desfilan frente a mí. Personajes de la infancia, de caricaturas y de películas de terror; todos juntos en una irónica armonía desfilan por ahí. Y es en el momento en que lo hacen frente a mí, que yo proyecto mi propia anima, mi propio personaje y lo mando a marchar junto con ellos. Y no necesita disfraz, es ya un espectro, un personaje de caricatura (muy chistoso por cierto), es una anima desanimada, de tonalidad entre azul y gris, muy ad hoc para encajar en la clásica película de terror o en el espectro gracioso de parodia cómica…caray! al menos hay opciones ¿Qué no?

Tengo que ir pensando que para el próximo año, o me pinto de otro color, o me consigo ahora si mi disfraz de Obi Wan Kenobi, o su versión mexa de Obi Juan Canabis o algo así, desempolvando la imaginación y lo que hay debajo de esa anima desanimada y gris…

21 octubre 2011

Hoy podría ser un día normal


Hoy podría ser un día normal, pero no es así, me rehúso a pensar que pueda ser un día común y corriente. Porque en cualquier otra parte del mundo o de aquí mismo, alguien celebra un cumpleaños, alguien organiza una fiesta, alguien hace de este día un evento especial, o recuerda algo, celebra un aniversario más… ¿de que? Puede ser de todo: un aniversario mas de bodas, un aniversario mas de vida, un aniversario mas de muerte, un aniversario de inauguración de algún negocio, evento, o hasta el aniversario de un logro o de una carrera, o hasta de un beso, de una mirada, de una conexión, el principio de algo, esa primera vez que las manos se entrelazan, junto con las miradas y los labios mientras la brisa fuerte choca sus caras. Puede ser también el aniversario de un rompimiento, de un adiós, de una tristeza profunda, de perder un pedazo del alma, o al menos así sentirlo. De un camino lleno de hojas por un parque bajo la lluvia mientras los recuerdos llegan como en cascada de hielo y estremecen. De todo… aniversario de un viaje, de un paseo memorable, de una tarde fresca en un mirador, de un paseo en carretera, de la ida a un concierto, tal o cual evento que tanto anhelabas, un aniversario más de algo.

Si… hoy podría ser un día normal, demasiado corriente y común, pero no lo es, y no lo es por el simple hecho de que para alguien mas, puede ser un día importante; trescientos sesenta y cinco días, ocho mil setecientos sesenta horas, quinientos veinticinco mil seiscientos segundos… de algo que celebrar, de algo que recordar, de algo que compartir.

Hoy me despierto con esa curiosa consciencia, y me resisto a creer que hoy pueda ser un día normal, entonces alzo mi copa y celebro nada, solo por que en alguna otra parte de este mundo, de este universo, de esta dimensión, para alguien mas, puede ser un día especial… y eso, aunque sea nada… hay que celebrarlo, vale la pena, ¿no lo crees?

12 octubre 2011

Go with the flow

Y ya que andábamos en esas de surfear y la ola y no se que mas, pues me dieron ganas de cambiarle la perspectiva a mi mono surfer del post anterior, y lo quise meter en aprietos, pues así no es estos de la surfeada, no que yo lo sepa pero pues lo he leído, que se yo. Porque la vida misma no es así de tranquilita, así que mejor le echamos una buena ola encima y haber que pasa.

Este dibujo es del momento previo a la arrastradita de la ola. Después veremos como quedo el pobre amigo. Ya veremos….

10 octubre 2011

De naturaleza humana, olas y otras taras


Es increíblemente asombroso como para algunas personas puede ser tan fácil dar vuelta a la izquierda, derecha o de plano media vuelta cuando se iba en senderos paralelos. Un simple sacarte de tu vida tan fácilmente, cuando en alguna ocasión llegaron a profesar lo contrario. Human Nature. Como seres humanos racionales, somos una especie bastante rara, a todo mal buscamos una solución, siempre a la vanguardia tecnológica, lógica, racional, matemática o lo que sea, pero cuando se trata de la mente, del alma, el psique… muchas de las veces no tenemos el valor, y nos dejamos hundir, ahogar, lento.

Unos van, otros vienen y así es la vida, nos cruzamos caminos y seguimos el sendero. Unos doblan en la esquina, los otros curiosamente siguen nuestro mismo camino, tal vez nazca una conversación, una chispa, una mirada, un saludo disfrazado de ese movimiento casi nulo en vertical de nuestra cabeza. Lo malo del asunto es cuando esos que se quedan, de pronto en una esquina o semáforo, precisamente dan esa vuelta para la izquierda, derecha o hasta al sentido contrario y sin avisar. Y solo escuchas el pitar de las bocinas de carros, rechinar de llantas, mentadas y a seguir. Y de uno depende dejarlo pasar o quedarse con ello.

Y entonces viene el castigo con “el látigo de la indiferencia”, ese que considero yo forzado, fingido, porque en el fondo sigo dudando que sea real, porque de que se siente, se siente, y de que duele, duele. Pero bueno, somos animales de costumbres, dicen por ahí; yo agregaría que somos de costumbres y descostumbres, aunque cueste más esto último. Y pronto nos acostumbramos, pronto seguimos adelante, pero es que la vida es así, o te subes a la ola y la “surfeas” o simplemente te quedas ahí, solo, ahogado… te jodes. Puede ser esa natural resistencia al cambio, o ¿solo a nosotros los humanos nos pasa? No lo se, no he tenido tiempo de investigarlo o siquiera verlo en el National Geographic o en el Animal Planet… en fin.

Por lo pronto, y mientras se sigue secando la fuente de mis letras, creo que me voy consiguiendo mi tablita de surf, o ya de perdido un “boogie board”, las lecciones vendrán con las arrastradas de las olas….

06 octubre 2011

Fear of the dark

…pero hoy me refugio en mi oscuridad, esa tan profunda que no te deja ver nada a tu alrededor. Y me refugio en ella porque es mi única salida… que ironía, encontrando una salida en un encierro sin puertas ni ventanas.
Me refugio ahí para no sacar mas de la oscuridad hacia fuera, hacia el mundo exterior, porque esas son cosas que no se comparten, porque hacen mas daño que otra cosa. Es como mi tiempo en la celda de castigo, ya estoy ahí, de alguna manera lo aprovecho, pero… ¿se podrá?
Y es que ya no quiero seguir con esto, pero no conozco la estrategia a seguir, por ende el cuarto oscuro, que nada tiene que ver con revelar fotografías, de eso no se nada en absoluto, aunque debo confesar que la oscuridad me sigue dando miedo, me sigue haciendo sentir inseguro, y solo, sobre todo eso, solo, ni mis fantasmas se hacen presentes en ese momento. Por lo tanto me gustaría tener un poquito de luz, aunque sea así rojiza y tenue como la de un cuarto oscuro para revelar fotos, pero no existe tal luz. Yo la quisiera así aunque fuera rojiza, sangrando, pero haciéndome sentir vivo, no muerto, no oscuro, no vacío.
Como quisiera que fuera parte de un mal sueño, pero no lo es, porque los sueños los perdí hace rato, no me alcanza ni para pesadillas, así que al mas puro estilo de los “zombies”, estoy muerto y no me han avisado, no me ha llegado el email de notificación, ese que tanto pedí…

03 octubre 2011

Más música.

Después de un receso muy largo en estos menesteres, me volvieron las ganas de la música, no propia, no todavía, pero si de un cover de una banda que no hace mucho acaban de anunciar su disolución, para mi gusto una muy buena banda de ese rock diferente, progresivo y … para sorpresa, son americanos!

Se trata pues de este cover de la banda REM y su rola The One I Love. Se aceptan críticas, total, no soy profesional, pero aquí seguimos dando lata.



Si por alguna razon no pueden tocar la cancion aqui arriba en el player, hagan click en el link de aqui abajo para ir directamente a goear a escucharla
http://www.goear.com/listen/fb3c284/the-one-i-love-cover-de-rem

20 septiembre 2011

La maquina devoradora de sueños


De nuevo llevo tiempo sin recordar nada de lo que sueño, ya se me esta haciendo costumbre. Cual deporte extremo, cada noche preparo mi mente, con mi ultimo pensamiento, para preparar el ambiente propicio para los sueños, pero de nuevo, el intento es fallido. A la mañana siguiente, la mente esta en blanco y con un cansancio excesivo por el esfuerzo de levantarse a comenzar un nuevo día. Aparte de no recordar los sueños, es como si no recordara que de alguna manera descanse… se me olvida por completo y la somnolencia se hace presente.

Es como si tuviera una maquina devoradora de sueños al lado mió, que cada noche, en cuanto emprendo el viaje al mundo onírico, dicha maquinita se prende y comienza a tender sus redes, pero es mañosa, pues engaña a mis sueños de tal manera que, estos piensan que triunfantemente, conforme pasa la noche y se van desarrollando, van a llegar a un final feliz y sobre todo, a ser plasmados en mente y muy probablemente también en papel para ser inmortalizados. Pero no es así, la trampa esta al final, casi en la meta, antes de llegar, la maquina levanta su red, atrapa los sueños y se los devora cual aspiradora automática de cuatro caballos de fuerza.

Y al despertar, de nuevo estoy solo, yo sin mis sueños, o bueno, con un acompañante ya familiar: el cansancio. Y lo voy arrastrando durante el día; con sueño y sin sueños, que ironía. Al menos la maquinita imaginaria esa no atrapa los sueños de vida, de proyectos o de ilusiones… ¿o será que la muy hija de puta también me engaña a mi haciéndome creer que solo se roba los de la noche, los de la mente y subconsciente y en realidad viene por los míos? Donde la atrape…. Creo que pondré el despertador para tenderle yo una trampa… una noche de estas….

15 septiembre 2011

Como el humo


Nada es cierto, todo es falso, es una simple ilusión óptica, es humo en el aire, se ve denso, real, existe ¿o no? Pero… ¿lo puedes tocar? ¿Lo puedes guardar? Es un engaño, es publicidad subliminal, es un truco de televisión, un efecto especial, es realidad virtual, objects in mirror are closer than they appear…. Eso y mucho mas, todo es falso, es nulo… pero hasta ese nulo, así como el humo, que es y no es, bien te puede dañar los pulmones, entonces si pasa a ser… porque hasta esa ausencia del todo, daña, mata poco a poco, aunque no sea, aunque no exista, aunque sea falsa…

05 septiembre 2011

Small, Medium o Large


En muchas ocasiones siento que me encuentro en una constante búsqueda de la solución a mis problemas, a mis males o a mi razón en la vida. Pero en mi búsqueda desesperada, jamás encuentro nada que sea a la medida. A veces fantaseo con una especie de sastre que me pudiera configurar una especie de traje/solución a la medida. Ignoro si exista dicho sastre…

Y de entre lo que me encuentro por ahí, solo existen aproximaciones, como la ropa de hoy en día: Small, Médium o Large, y a veces Extra Large y mas X. Hasta en la comida te quieren agrupar o acomodar a fuerzas: su combo chico, mediano o grande. Y no hay más que de dos sopas, y la de fideos ya se acabo. Tomas lo que hay porque el tiempo no se detiene. El lema es “decidir, decidir y decidir”, y hay que hacerlo rápido, a la de ¡ya!

¿Qué paso con la tranquilidad de la comida corrida, que de corrida no tenia nada? Al contrario, era como comer en casa, con variedad de platillos, guarniciones y tiempo.
¿Qué paso con el oficio del sastre que te diseñaba tu ropa a la medida?

¿No te has sentido así? ¿Cómo presionado por elegir solo lo que hay sin pensar? En veces también lo comparo con comprar un par de zapatos y conformarse con el que menos te incomoda, porque un zapato te sigue quedando más grande que el otro, pero como no hay más, pues con eso te quedas… Se acabó la sopa de fideos…

No queda otra opción mas que hacerse uno mismo ese traje a la medida, o buscar incansablemente a ese sastre que te lo diseñe, porque la solución para cada quien, dista mucho de ser encontrada en un mall o en una tienda mona, adornada y cuadradita…

02 septiembre 2011

Dibujos y Deportes

Quiero aprovechar esta ola de energía y de luz que de alguna manera me llego. El sol salio, y un pequeño haz de luz brilló y entró por una rendija a los rincones del ático. Se que el sol se mete todas las tardes, y vendrán temporadas de lluvias, de hecho ya veo las nubes venir, pero por lo pronto, a gastar energía, creatividad, lápiz y plumón.

Si mal no recuerdo, mis primeros dibujos allá cuando era un niño, fueron de eventos deportivos. En una plática reciente, hice memoria de cómo dibuje mi primer evento deportivo: la final de la Copa del Mundo de Argentina 78. Recuerdo perfectamente haber dibujado la jugada del gol Holandés, a recomendación de mi hermana, ella hinchaba por Holanda, yo lo hacia por Argentina.

Después vinieron mas partidos de fútbol, y luego, de béisbol, mi segunda pasión, la que viene de familia, la que me trae infinidad de recuerdos. Vi muchos otros deportes, de temporada o de ocasión, pero estos dos siempre los llevo en mi corazón por muchas razones.

Y no podía faltar, que al retomar esta vieja afición, me reencontrara con esos deportes también. Y aquí están los resultados, espero que les gusten, los reconozcan y tengan el valor de dejarme una crítica, del tipo que sea:


“Joltin Joe”, aunque fue de tiempos mas antiguos, siempre lo admire gracias a las historias de mi viejo. Tenía carisma, talento y cierta elegancia. Admire a muchos otros de su época, pero pues también, es el mas “dibujable”…


“El Toro de Etchohuaquila”. Tuve el privilegio de verlo jugar en un par de ocasiones. Que historia de vida la que traía a sus espaldas, y que levanton le vino a dar al deporte de la pelota, cuando más lo necesitaba.


Y ahora pasamos al fútbol, y se que hay muchos otros, pero este se me vino a la mente. Un trotamundos del fútbol. Ha recorrido una gran cantidad de equipos, en México ha pasado por tantos que ni me acuerdo de todos, y se ha cansado de meter goles. Irreverente, osada, de sangre fría… es un verdadero loco. Metió un soberbio gol de penal en la pasada Copa del Mundo que a la póster llevaría a su país a estar entre los mejores cuatro del mundo.

Y bueno, estos fueron en mucha parte, por inspiración, porque por ahí recordé algo, alguna postal mental y de ahí nació la idea. Veamos que me sigue dejando la inspiración. Se que esto no va a durar para siempre, así que aprovecho la racha… antes de que vengan las nubes. En peligro y me alcanzo a preparar con un poncho o un paraguas...

29 agosto 2011

De rituales, modas y mochilas


Había de todo como en botica: los había con café late en mano, ya sea en su envase ecológico original de la conocida transnacional de la sirenita verde o los que llevaban su contenedor de acero inoxidable. Y no faltaron las emperifolladas, algunas de traje sastre, otras de faldas impías (¡válgame la Virgen de Covadonga!) muy impías. Los trajeados (solo les falto su tren subterráneo) y los casuales, en mezclilla o en pantalones de explorador. Hasta la elite deportiva se dio cita, los y las hubo en sus mini shorts maratonistas, las de sus pantaloncillos de yoga y los de los conjuntos deportivos tan viejos que el material pareciera hecho de las bolsas anti-ecológicas del supermercado.

Y a la distancia me detengo unos segundos a observar el ritual anual de los padres de dejar a los críos en el primer día de clases. Pero yo iba en mi modo multitasking, cosa que no se me da, especie en vías de extinción y que apenas si se detiene a socializar con las ya mencionadas especies. Yo trataba de partirme en tres (ya no se si en partes iguales o no, que mas daba) para despachar, acomodar y desparramar a mis tres enanos en sus respectivas filas de salón de clases. Por un momento un rayito de luz ilumino mi cacahuatito de materia gris y opte por dejar a los dos mas grandes que buscaran solos su fila mientras me concentraba con el pequeño (si les digo el chico me alburean) en encontrar su fila – divide y vencerás - reza el dicho.

Así que cual la tortuga Crush, me dispuse a aventar a mis enanos al ruedo escolar con la pura bendición, pero ¡Oh sorpresa! El más pequeño me reparaba como caballo y no quería ni formarse ni avanzar ni seguir a sus compañeros, y no era su primer año en la escuela. A todos nos llega algún momento de ansiedad en los segundos previos, y el no fue la excepción. Como pude le explique y a regañadientes y casi empujones lo lleve hasta su salón. Ya estando ahí, lo vi entrar en confianza lentamente, pero me quede un poco más tranquilo. Caso raro, al menos para mí, pues nunca me había pasado con ninguno de los enanos, siempre habían entrado gustosos en su primer día de escuela, pero bueno, tiene que haber de todo para enriquecer la experiencia y las historias por contar.

Y en esta ocasión, por fin logre mi tan anhelada idea de ilustrar (si así se le puede llamar a mis resultados) cada post o al menos los que el tema lo permita. Esto es un proyecto/sueño que he tenido casi desde que inicie mi blog y vuelvo a retomar con nuevos bríos como una asignatura pendiente de vida que tengo: el dibujo. Quiero dar las gracias a mi ahora maestra en este arte y gran amiga bloguera Majana por su valiosísima colaboración, aportación y motivación para ir avanzando en este proyecto. Mi mas sincero y eterno agradecimiento.

Veamos que nos depara el camino, en historias y dibujos….

15 agosto 2011

Para hoy


Hoy me levante muy temprano y curiosamente fresco,
Hoy me dispongo a poner todas mis ganas en completar cada una de las canastas que tengo frente a mí.
Hoy quiero regalarle una sonrisa a cuanto extraño (y extraña) me tope por la calle.
Hoy me voy a dar tiempo de voltear hacia arriba mientras camino; los chicles ya casi me los se de memoria.
Hoy voy a vivir sin reproches, agradecer lo que hay, disfrutarlo sin pensar.
Hoy no voy a dar lectura al texto, no leeré entre líneas, no descifraré códigos, para que gastar neuronas, mejor ejercitar el corazón.
Hoy la película no será de espías ni de acción, será comedia, o tragicomedia, pero será de vivir, de sentir.
Hoy mis pies van a caminar, no a correr, pues mis rodillas no dan, mejor disfrutar los pasos… pasitos de pingüino.
Hoy le voy a dar tregua a mis fantasmas y calaveras, dejare que el ciclo fluya, y seguiré el camino, cuan largo o corto sea, un paso a la vez.
Hoy voy a dejar fluir mi pluma y calcar mi lápiz muy quedo, sutil pero con movimiento libre, sin pensar a donde me lleve.
Hoy aunque me cueste trabajo, voy a comenzar y terminar el día con una sonrisa, tratando de que no sea forzada, pero tratando. Aunque tenga lagrimas en medio, pero abriendo y cerrando con la “mazorca” al aire.

Y ya voy a la mitad de esa empresa…

28 julio 2011

Lluvia acida


La lluvia siempre refrescante, me vino a dar un baño de realidad, que ya no fue tan refrescante.

Fue tanta la espera, que cuando esas gotas refrescantes vinieron tan de golpe, la sensación termino por ya no ser tan completamente placentera, al menos no como lo esperaba.

Por un momento llegue a confundir esa bendita lluvia con mi pequeña nube personal, esa que me persigue como en un mundo de fantasía mezclada con realidad, de sueños… mas bien de pesadillas entretejidas con el andar diario. Pero una refresca, la otra re jode; en esta ocasión fue una combinación extraña de ambas. Ahora entiendo mejor ese concepto de ”sabor agridulce”.

Y mientras salía de mi trance y buscaba refugio, podría jurar que la nube me seguía, pero no, en esta ocasión estaba seguro… esa no era mi nube…

24 julio 2011

La isla de los inadaptados



Es como si fuera una isla donde llegaron por azar un grupo de náufragos. Unos con la ropa hecha jirones, huellas de la batalla, su propia batalla diaria; la guerra no se acaba pero si acaba con los combatientes.

Y afuera, apenas se vislumbra el mundo de los cuerdos, el de las reglas y las imposiciones; es como el océano, inmenso y azul. A pesar de su ruido incesante de bocinas, motores y escapes, es como escuchar las olas picar y golpear la playa. Esta ahí porque lo puedes ver, pero es como si no existiera, pasa desapercibido, al fin y al cabo es una isla, aislada.

Aquel mundo de capitalismos y modelos económicos, de la ley del más fuerte y del exitoso solo llega hasta la orilla de aquella imaginaria isla, así como las olas del mar terminan en donde empieza la playa y solo borran las huellas de la arena, pero nunca mas allá.

En esta isla de inadaptados nada de lo cuerdo vale un cacahuate. Ahí las modas no encuentran rival ante la combinación sin armonía de colores, unos audífonos de casetera, un carrito del supermercado, barbas largas, cabellos grises, ojos y tonalidades de piel de la más surtida variedad.

Es curioso como todos esos inadaptados encuentran ahí su lugar, y perciben esa sensación de pertenencia, tanta que hasta comparten… se podría decir que socializan. Ahí no existen razas ni diferencias sociales, ni profesiones u ocupaciones mejores que otras. Ahí todos son inadaptados, raros, “misfits”… y todos encajan, ahí nadie desentona.

Y mientras los observaba armonizar, quise aventar al carajo mi trabajo de “working class hero” y quedarme ahí un rato mas, a compartir historias, mientras llegaba el próximo bus rumbo al océano….

19 julio 2011

Experimentos gráficos

Por ahí alguien lo había hecho antes, y por ahí alguien me animo a darle mas vuelo a mi lado creativo.

Se trata entonces de ponerle el dialogo o texto al cartón, lo que se te ocurra, venga, ayúdame a completarlo, para sabes si le sigo a esto, o de plano me retiro…


"Ponle dialogo al carton"

¿Saben cual fue el dialogo original que se me ocurrió? Fue sencillito y medio simplón:

Taza: Siempre estoy en boca de todos….
Cafetera: anda, a mi todo mundo me mangonea y no me dejan ni gota de nada…



Expandan sus mentes y vacíen sus ideas, nostalgias, sentimientos, tripas, etc…

11 julio 2011

Tinieblas de bolsillo o Crónica de una depresión, vol. I


De nuevo, nunca suelo abrir mi corazón de manera directa, a este curioso y extraño mundo del ciberespacio (extraña mezcla de realidad y virtualidad). La intención es ir tratando de documentar, a manera de catarsis, una experiencia que, a la fecha, me imagino es ya demasiado aparente (basta hilar los últimos y no tan últimos temas en este depositario) y que tiene nombre propio sin apellido al más puro estilo de un “rock star”.

Esa nubecita negra de bolsillo, que suele aparecer cuando menos te lo esperas y oscurece los días mas soleados, pareciera tener la practicidad de una navaja suiza (swiss army knife) que hasta incluye sacacorchos y rebanador de queso, para esas ocasiones mas inesperadas, sin dejar de ser desde su concepción una herramienta multiusos de soporte bélico.

La nube aparece y te hace sombra cuando menos te lo esperas, y te persigue la muy hija de puta, tal y como en aquel episodio de La Pantera Rosa que alguna vez de niño vi por televisión. Y por más que me repita mantras optimistas y lea y relea pasajes motivacionales, la nube se me escapa del bolsillo y me tapa mi divinamente asignada dotación de luz solar interior. Y se escapa de mi bolsillo porque la nube no es externa, es personal, es propia, ni a quien culpar, pero se escapa y hace de las suyas.

Hoy decidió escaparse temprano por la mañana mucho antes de mi ritual diario de esfuerzo sobrehumano por posicionarme en vertical, sacar agua, recibir agua, transformarme en ratón de laboratorio y subir a la rueda a dar vueltas, a veces a mas de 110 Km/h para llegar a tiempo…. ¡Bah! Como si el tiempo se fuera a acabar antes que la vida. Así es, mi viaje diario fue con nube integrada, hasta mi amada sintonía AM me supo amarga.

Seguro se escapo de noche mientras dormía, para, como es su costumbre, no dejarme soñar y levantarme mas temprano, con esa sensación de no haber descansado…eso debió haber sido, de otra manera no hay explicación. Tengo que entender mas a la nube, aprender sus mañas, para así aprender a mantenerle guardada durante el sueño, y que al menos salga mas tarde, tal vez así me evite algunas cuantas mentadas de madre tan temprano, porque a esas horas, ¡es pecado carajo!, como tomar un trago antes de las doce o en ayunas…

05 julio 2011

Invierno dentro


Mi cuerpo se esta secando, y mi alma junto con el…
Ya no soy el mismo de antes, ya no tiemblo, no hay por que…
Mi sangre corre porque la naturaleza lo dispone, pero si por ella fuese,
Se quedaría detenida, congelada, paralizada en cualquier momento…
Mis pies van y vienen, a los mismos lugares, siempre el mismo camino…
Están cansados pero el movimiento es innato, “seguro”, en automático…
¿Vale la pena seguir en la rueda sabiendo que tal vez nunca vas a bajar?
Búsquedas similares, sin encontrarse a uno mismo…
¿Qué buscamos encontrar? ¿Qué esperamos al final?
No soy ni la solución a mi mismo, ¿Cómo espero ser encontrado?
Ser rescatado de la rueda de mi mismo, de mi ansiedad y mi egoísmo…
A veces, y solo a veces… todas mis mañanas pienso,
Que estoy destinado a vivir en el invierno,
Sin siquiera un rayo de luz, un poco de calor, algo de confort…
Me tendré que conformar con un óleo, un trazo, un cartel
De una fogata deliciosamente calida, confortante, viva…
Pero que jodido! yo no se pintar, ni dibujar, ni plasmar…

27 junio 2011

Tomado del ayer


Hay veces en que me gustaría seguir dormido, por el simple hecho de seguir soñando con un ayer, tan cercano, tan real, tan lleno de vida, que me sigue haciendo vibrar. Pero luego despierto, se revienta la burbuja y entra mi conflicto; sigo tomado del ayer y este es un ancla muy pesada que no me deja seguir avanzando en el ahora, el presente. Entonces el camino se deja de vislumbrar, por el trabajo tan pesado que es cargar ese ayer. El sudor y cansancio de dicho esfuerzo es tal, que el horizonte se nubla a tal grado de no ver hacia donde se va.

He leído por ahí en otras bitácoras, notas, libros y apuntes que dicho asunto se le puede nombrar “la enfermedad de la nostalgia”, un termino que al principio me pareció algo drástico por mi propia naturaleza nostálgica. Con un poco de análisis, me doy cuenta que no esta tan lejos de la realidad, pero hay un ingrediente en el fondo de todo esto que es el posible causante: el apego.

Lo he mencionado algunas veces, pero es mucho más fácil decir que hacer. El apego a las cosas, materiales o intangibles, a las mismísimas personas, aun siendo las personas que mas quieres y te quieren, es malo. El gran Yoda, maestro Jedi y personaje iluminado de la ciencia ficción (de la película de La Guerra de las Galaxias para ser exacto, y si, soy un Star Wars geek) lo dijo alguna vez:

“Death is a natural part of life. Rejoice for those around you who transform into the Force. Mourn them do not. Miss them do not. Attachment leads to jealously. The shadow of greed, that is.”


De nuevo, se lee muy fácil, pero resulta bastante complicado, más cuando la nube del egoísmo te confunde y se piensa estar haciendo lo correcto al seguir aferrado a algo, una idea o un objeto preciado, o a alguien, un ser querido, un familiar. Cada cosa en el universo tiene su propio camino y su propio destino. Las líneas se pueden cruzar, inclusive pueden llegar a unirse tanto hasta confundirse con una sola, pero no dejaran de ser dos líneas. Por lo mismo la continuidad de una línea no depende de la otra, hay que dejarlas correr, para donde sea.

Estoy conciente que me falta mucho por aprender, y que mi posible enfermedad de la nostalgia sea o algo muy leve que solo me sirve de fuente para plasmar en este espacio todos esos relatos de tiempos pasados que resultan divertidos y catárticos o que en realidad este pujando, sin darme cuenta, por ir cargando ese pesado lastre.

¿Será hora de soltar el ayer? Tal vez lo es, y tal vez no necesariamente de una manera tan drástica o literal, si no de una conciencia mas profunda de mi lugar en este universo, y el de todo lo demás que me rodea, sobre todo de “los” demás que forman parte de mi caminar diario, a los cuales me aferro sin entender que son una línea mas, independiente a la cual el pulso de la pluma le puede cambiar el rumbo en cualquier momento.

Tengo que empezar por dar gracias de lo que he tenido y hasta ahora tengo…

24 junio 2011

Y no tengo nada


Yo no tengo nada,
No tengo un espacio,
No tengo un lugar.
No tengo una esencia,
No tengo un pensamiento,
No tengo un poema,
No tengo tres tristes letras,
No tengo una canción,
No tengo un recuerdo,
No tengo una estrella,
Mucho menos tengo una luna,
No tengo una noche,
No tengo una mañana,
No tengo un sol,
No tengo una luz,
No tengo una sonrisa,
No tengo una caricia,
No tengo un abrazo,
Todos los perdí,
En un momento extraño,
Se fueron por una ventana,
Que jamás fue mía,
Se fueron de un mundo.
Que jamás fue el mío….

18 junio 2011

Stuff happens

I haven’t been very good or articulated with words lately, I even doubt I’ve ever been any good at it, but what’s a man without his doubts to learn from its mistakes and keep moving? Don’t know where all this crap is coming from but is there. I may say I have what they call “writers block”… but I shouldn’t take it so serious since I am not a writer, right?

So, for the time being, I’ve been going back to the love of my life: music…

A long time ago, I just saw a face, and my whole life turn upside down, it change a lot of things, especially the way I saw some little details about life that I took for granted. And this song is from that moment, a cover from an old but great Beatles song, not so greatly performed but I got to try.



See you in another life…

29 mayo 2011

De acentos y paciencia


Sus ojos azules y su acento marcado delataban su origen extranjero.
Sus ganas, determinación y sonrisa delataban su calidad de persona.
Gente molesta haciendo fila, esperando turno, renegando de su ineptitud.
Ella con una sonrisa amable y una historia lista para contar aligeraba la espera.

Es increíble como un momento con el potencial de convertirse en algo muy estresante pudo dar un giro de ciento ochenta grados hacia una experiencia de aprendizaje.

Su nombre: Danielle, su oficio: cajera. Se notaba a leguas que no tenia mucha experiencia; pareciera que todo le salía mal ese día. La fila de clientes seguía creciendo pero ella con una extraña paciencia seguía tratando de hacer lo que mejor podía pero siempre con calma, para unos desesperante, para mí fue muy tranquilizante.

Y llego mi turno y llego su historia. Gracias a un producto abandonado por el cliente anterior salio una platica muy fructífera, pero sobre todo una lección de paciencia, de ganas y tesón por enfrentar la vida, por buscar una oportunidad y ya estando ahí luchar por conservarla.

Imagine muchas cosas de Danielle; no se cocía al primer hervor, pero se notaban las ganas de estar ahí. Que tanto pudiera ir cargando aquella mujer para llegar a un país que no era el suyo, buscar un trabajo, una oportunidad, y lograrlo, como fuera pero lograrlo, tal vez buscando un futuro mejor, o un mejor ingreso, que se yo, todos los inmigrantes tienen su historia y ella no era la excepción.

Sin problemas pasamos su “aduana” y con una sonrisa medio apagada me dio su “gracias”, mientras que mi respuesta fue con una sonrisa genuina gracias a esa lección de paciencia y control ante la adversidad y clientes de muy mal humor que acababa de aprender. Aquella mañana fue una combinación de muchas cosas, desayuno, excelente compañía, tiendas departamentales y aquella señora que con un acento muy especial me hizo aprender algo más de la paciencia…

24 mayo 2011

Re comienzos


Voy a destruirlo todo
Que no quede huella de nada
Voy a vaciar el morral de mi pasado
Quiero caminar sin peso, sin prisa
Sin heridas en el alma
Sin grietas en mi espalda
Emprender el camino solo
Con mis ojos bien abiertos
Para observar el panorama

Si se acercan los bichos y alimañas
Quiero seguir adelante sin temor
Y si se acercan las palomas y otras aves
Quiero saber detener el paso
Cuando parar, cuando seguir
Dejar un poco de pan y de alegría
Y emprender el viaje de nuevo
Sin reproches, sin rencores, sin deudas
Solo con mi vida a cuestas
Silbando mi canción a la deriva...

21 mayo 2011

También a eso se aprende


De niño, siempre fui aplicado en mis clases, en el aula, en el catecismo y en cuanta actividad que se me pusiera enfrente así lo requería. Contestaba bien las preguntas de los programas de concursos en la televisión, le ayudaba a mi mama a repasar las lecciones de sus parvulitos de catecismo, mi papa me enseñaba con gusto algunos términos más avanzados para mi edad en dibujo técnico, conversiones a escala, etc.

Nunca de mas, pero siempre el coco me daba para resolver esos problemitas de cuaderno. Pero, ¿y los de la vida? Esos siempre fueron mi otro “coco”, mi debilidad, mi materia reprobada. Me enseñaron de todo, o yo me preocupe por aprender de todo, matemáticas, ciencias, literatura, algo de música, datos curiosos de pendejo enciclopédico, pero nunca, nunca nadie me enseño a perder. Siempre le saque la vuelta a esa asignatura; ahora creo que nunca lo hubiera aprendido ni asistiendo a una maestría.

Como cualquier materia sin dominar, es muchísimo mas difícil de lo que parece, y los resultados suelen ser muy dolorosos precisamente por esa falta de preparación, aunque muchos puedan decir que nunca se esta preparado. La calificación reprobatoria, por mucho que se este conciente de la falta de preparación, no deja de doler. ¿Será el orgullo herido o la falta de conciencia?

Es curioso que duela tanto; es como perder ese objeto que alguna vez encontraste en el camino y te das cuenta que nunca fue tuyo, o reprobar una materia que jamás te preocupaste por atender sus clases. Muchos dirán que nunca es tarde para aprender, y hay miles de remedios por ahí, llamados de mil maneras. Si, tal vez es tiempo de aprender a abrir la mano, soltar, dejar ir esa idea y seguir adelante en el camino… ligerito, sin piedras en los zapatos. Dicen que el tiempo es tan sabio que sana todo eso, pero por lo pronto el dolor no se quita ni con chochos y el apretar los dientes hace las quijadas mas cuadradas que las de Arnold…

One foot if front of the other…

18 mayo 2011

Y desperté ¿o sigo dormido?


La situación lo ameritaba, la tristeza era extrema, la pérdida era enorme, abrumante y no pude hacer otra cosa que llorar, con un dolor y con un desahogo que me impulsaban a sacar todo eso de tan adentro casi con la misma fuerza con la que entró.

Y lloré sin miramientos, sin freno, como cuando se es niño; un llanto sincero, de sollozos y suspiros repetidos, de moco, baba y lagrimón. Mi pena salía como cascada de agua ante mis ojos, literalmente, pero aun así el consuelo no llegaba nunca, estaba hundido en la espiral…

Y desperté, pero… de nuevo no sentí consuelo. Me sorprendí a mi mismo al despertarme con mi propio llanto. Mi sueño triste traspasó esa barrera invisible y me encontró en mi lecho agazapado y en posición fetal, como aquel niño indefenso y vulnerable, con mi almohada llena de lágrimas y de sollozos apagados.

Me pregunto si ahora aquel que estaba en mi sueño llorando, estará en estos momentos tratando de dormir y soñará lo mismo. Es como si hubiese abierto un umbral, un túnel prohibido, pero bueno, al fin y al cabo el sueño era tan afín a mi realidad que la tristeza se comparte y traspasa cualquier barrera… al grado de no saber si desperté o sigo dormido….

¿Será que los fantasmas comienzan a salir?

14 mayo 2011

Que se hace


¿Que se hace cuando los fantasmas lo siguen persiguiendo a uno, a pesar de esfuerzos, lecturas de auto-ayuda, promesas y esfuerzos que parecieran desintegrarse en el aire, irse con el viento?
¿Qué se hace cuando esos fantasmas llegan, chocarrean, espantan, despiertan y alteran el sueño para dejarte en vela con su sola compañía y una que otra lectura nada agradable?
¿Qué se hace cuando los muy hijos de puta llegan con la tecnología de punta de su lado, y espantan tanto en tu mundo real como en tu mundo virtual, con bits y bytes, dominios, url’s, direcciones y demás trucos austeros?

Por lo pronto cuento con hidrocodeína, pero esas se acaban, los fantasmas no….

29 abril 2011

De regreso

No podíamos durar toda una vida en inactivo así que Radio Retro vuelve a abrir sus puertas, sus micrófonos, bocinas, y todo lo demás, y retomamos esto otro experimento (como le llamara Beto El Boticario a sus trucos de magia) que a querer y no, siempre llena el huequito llamado alma de esas pequeñas cosas que no se compran con dinero y no se miden en distancia, peso o masa, solamente valen mucho y llenan bastante.

Espero lo disfruten, ya saben la mecánica, hagan click en el botón de play de la barrita de abajo, y si por alguna razón no lo escuchan pueden ir directamente al sitio de Radio Retro (haciendo click en el link tras de las palabras Radio Retro en negritas), que ya estaba un poco empolvado pero ahí lo vamos sacudiendo. Si aun así siguen sin poder escucharlo pues, habrá que hablar a soporte técnico, del cual tengo por ahí algo en puerta dentro de esta gama de “experimentos” que estamos llevando a cabo con audio, micros, creatividad y mucha magia.

Espero les guste, a los que ya habían escuchado Radio Retro pues, estamos de vuelta, y a los que no, pues aquí esta la propuesta de estación de radio en la red en capítulos cortos a especie de podcasts.
Un abrazo y que tengan un excelente fin de semana…

24 abril 2011

Sueños de Regadera


Que magia será la que encierra aquel lugar de escasos 2 x 4 metros, entre azulejos y pisos anti-derrapantes, nadie lo sabe, solo la humedad. Nunca falla, siempre me hace soñar despierto, mientras irónicamente, termina de despertarme del todo… ¿Será entonces que todavía estoy dormido?

Maravilloso efecto el que tienen esas gotas de agua en chorro constante sobre mi cabeza… ¿Será entonces una especie de masaje cerebral? Sueños en una frontera casi inexistente entre lo onírico y lo guajiro, el mundo del inconsciente o del consciente mismo. Si me tardo demasiado son definitivamente del inconsciente, pero inconsciente desperdiciador de agua.

En ese juego de espacios mezclados – el físico con el tiempo - veo pasar mi fortuna, veo llegar el éxito, he anotado goles del triunfo en la cascarita dominguera al mas puro estilo de los grandes, he logrado metas anheladas, he visto el amor y el desamor, pero siempre soñando en medio de aquel inconfundible sonido del agua saliendo y cayendo.

Un poco de jabones limpia almas, algo mas de shampoo de cariño y esponjas absorbe-mugre existencial, se juntan para llevarse algo mas que escoria de jabón y tierra de entre los pies. Una coladera que estoica ve pasar toda esa mezcla, entre llevándose todo lo malo, como una baranda en espiral. Mudo testigo de un sencillo acto de limpieza, ¿o no lo es?

¿Será el efecto purificador del agua que remueve esa mugre que ha hecho las veces de venda y no nos deja ver con claridad? Hablo en plural como si fuera un loco, y si lo soy, porque sueño por mi y por muchos otros “yo” que se fueron quedando en el camino.

Veamos que depara la ya no tan simple ducha de mañana….

17 abril 2011

Aquellas pequeñas cosas

Solo son, aquellas pequeñas cosas….

Un poco de inspiración, un poco de ganas, un poco de destreza que regreso a mis dedos después de algunos años, y de la que hecho mano porque es ahora o nunca. Un poco de mezcla, dos canales, un micro mas o menos, un filtro nuevo, una voz medio aguardentosa pero con muchas ganas y mucho sentimiento, un Domingo de estos de inspiración, algo de la magia de GarabeBand (no es comercial que conste) y ¡voila!

Espero la disfruten como yo disfruto escuchar la original y como disfrute haciendo este experimento…


(Si tienen problemas tocando la cancion, puede hacer click aqui
para que los lleve al sitio alterno, Radio Retro, y ahí la pueden escuchar)


31 marzo 2011

De villamelones


A este espacio le hace falta algo de chispa y en este caso pudiera ser o no controversial, tal vez para los eruditos en la materia o para los que dicen serlo, de café, de fin de semana, de los que solo se suben al tren del triunfo pero se deslindan de la caminata de los derrotados.

“Al pueblo, pan y circo” reza un dicho ya muy trillado en nuestra sociedad, al parecer atribuido a la época del imperio romano, en donde, mientras los gladiadores se arrancaban viseras, extremidades, ojos y sangre, en los intermedios al pueblo en las tribunas le aventaban pan, como para que siguiera contento y encarnizado pidiendo mas sangre.

Hoy en día, no le avientan pan al pueblo, se lo venden caro en productos chatarra, y ¿que tal la “Bud Light” y demás cervezas extranjeras y nacionales que ahora resultan ser patrocinadores “oficiales” de nuestra gloriosa selección? Ahora los gladiadores no se matan en la arena, se cuecen a patadas tras una pelota de cuero sintético, pero ya no se matan… y a muchos nos gustaría verlos matarse (en el estricto sentido figurado), dejando todo en la cancha, pero ya ni sus propias piernas les pertenecen.

Y los defiendo y a la vez no los defiendo, porque los tiempos han cambiado, y ahora todo es comercial y el fútbol ya no es mas el deporte de las masas (que en su esencia mas pura lo sigue siendo), pero ahora es “Fútbol S.A.”, donde esa sociedad anónima no lo es tanto, y la diversión de antaño es vendida al mejor postor que aun así, es blanco fácil de toda la mercadotecnia mercenaria y se gasta el sueldo entero de una quincena por ir a ver a sus héroes una noche. Y esto se reduce a ver solo un par de pinceladas de genialidad futbolera, ponerse ebrio hasta las manitas, olvidarse de todo lo malo que sucede en la actualidad por un par de horas, y ser feliz aunque sea sin goles pero al ritmo de unas buenas mentadas de madre con la clásica corneta de plástico, ahora ya bautizada como “vuvucela” gracias a la globalización que también alcanaza a la FIFA.

El fútbol ya no es deporte, ahora es un negocio y se ha enfermado de un cáncer difícil de erradicar: la mafia de los de “pantalón largo”. Esos que en su puta vida han tocado un balón salvo para las fotos, y que de fútbol no entienden las reglas ni las alineaciones, ni la magia del sombrerito, la rabona, el túnel y los “tres dedos”, pero si entienden que a estadio lleno, bolsillo lleno, y mas si se lleva este carnaval al vecino país, donde nuestros compatriotas igual van a ir a dejar el sueldo de una semana o quincena pero en dólares, tomaran dos o tres trenes, harán filas de dos horas, contaran mentiras para salir temprano del trabajo y así llegar a ver a esos héroes devaluados. Ganen o pierdan, el pueblo sigue ahí… consumiendo mas pan, y viendo mas circo.

Ahora resulta romanticismo cursi y barato recordar los tiempos en los que un jugador se retiraba con el equipo que lo veía nacer, crecer y triunfar. La lealtad se mide ahora en contratos, bonos y patrocinios. Tal vez era una evoluciona natural al pasar a ser un deporte profesional, pero también se convirtió en la gallina de los huevos de oro y todos quieren ser parte de esa cornucopia y entre las patas se llevaron todo eso que ahora el pueblo exige: la entrega, el espíritu de lucha, la sed de triunfo.

No tiene la culpa el indio sino el que lo hace compadre. Y todos lo hicimos compadre de alguna manera, pero en algún momento y en algún lugar, ese fútbol todavía tiene hambre y sed de triunfo. Y como muestra tenemos lo logrado por la selección mexicana sub-17 en aquel mundial del Perú. Un grupo de adolescentes desconocidos, bien guiados y con ganas de triunfar se alzaron con la copa ganándole nada más y nada menos que a Brasil. Pero ¿que pasó después? Pues llegaron los contratos, patrocinios, buitres disfrazados de promotores y algunos de aquellos jovencitos se convirtieron en divos y pasaron a engrosar las filas de los inmerecidos ratones verdes adultos, los del ya merito, los de haz sándwich, los de las telenovelas y demás distracciones.

Con todo y esto, yo todavía creo en la verdadera esencia del fútbol, esa que mueve a un jugador a realizar hazañas increíbles, por el solo placer de sentir el calor de la grada corear su nombre y hacer ganar a su equipo. Una escena que se repite cada más menos frecuente en los grandes estadios pero siempre es fiel, con menos hinchada, en los llanos, parques y potreros alrededor del mundo. Llámenme iluso, pero todavía creo, porque lo he visto y lo he vivido…

20 marzo 2011

Un poco de grasa


Dar vueltas en su cama se estaba convirtiendo en una práctica común. Cual si fuera charal en aceite hirviendo, brincaba de un lado para otro de ese viejo colchón sin poder conciliar el sueño. Sentía que se ahogaba mientras las cuatro paredes y el techo se le venían todos juntos como un derrumbe de terremoto y de pronto, su mente se detuvo en un recuerdo, en una actividad que siempre solía darle tiempo de pensar en soledad, de reflexionar y de lustrar; darle grasa a sus zapatos.

Paco se puso de pie, no importaba que fueran las 3:38 de la madrugada, tenia que aplicar la terapia para calmar sus ansias, para pensar, mientras trataba de sacar brillo a aquellos zapatones viejos, como si de pasada pudiera sacarle brillo también a su alma apagada y gris.

Con periódicos viejos tendidos en el piso, comenzaba el ceremonial. Primero limpieza profunda con un cepillo de dientes de cerdas suaves y un poco de jabón de calabaza; no mucha agua pero si que hiciera espuma. Un trapo húmedo para retirar el jabón y una pasada con cepillo neutro para eliminar los últimos residuos. Mientras tanto, pensaba en todo lo que no había podido limpiar, lo que no había podido hacer, lo que lo tenia así en ese cuarto… cuantas cepilladas necesitaría para eliminar todos esos residuos, tal vez mas que las aplicadas a un par de zapatos.

Luego venia la ceremonia del fuego. A la lata abierta de grasa negra, Paco le aplicaba fuego hasta que hiciera una pequeña llama, dejándola por unos cuantos segundos antes de sofocarla. Eso dejaba la grasa derretida y lista para ser aplicada con mayor facilidad. Luego se amarraba un trapo como momificando su dedo índice y medio, y pasándolo por la grasa derretida y por unas gotitas de agua, comenzaba a frotar los zapatos en infinidad de círculos. El proceso se repetía y la mente de Paco seguía vagando, como si los círculos lo llevaran a otras etapas de su vida; lo regresaran tratando de recordar lo que había sucedido, tratando de encontrar la razón. Pero la razón ya no bastaba, era como buscar culpables, y eso no le solucionaba nada. Era como pensar con que o como es que se habían ensuciado esos zapatos, cosa que no los iba a limpiar. Así que mientras sacaba brillo a esos zapatos viejos intentaba sacarle brillo a su mente, despejarla, pero no encontraba luz; era como si la grasa negra le tapara toda la vista a la luz, y por más que le frotara en minuciosos círculos y con agua, el brillo no llegaba.

Cuando menos se dio cuenta, los zapatos estaban listos, una ultima cepillada con ese cepillo especial de cerdas delicadas y ¡voila! – habían quedado como nuevos, brillantes, relucientes, como en antaño, listos para inspección, formación, en línea, etc. Y mientras los acomodaba con mucho cuidado en el armario, junto a su antiguo uniforme, decidía pues que esa seria la ultima vez que lo portaría, la ultima vez que lustraba sus zapatos… y así como nada le daban las cinco con quince, hora de despertar…

10 marzo 2011

Mientras llega el retiro

De nuevo tocando otros temas, que siempre hacen falta para refrescar la perspectiva. Como bien es sabido soy un ávido fanático, hincha, amante del fútbol y hasta que puedo (o pude) lo practico y lo practicare, aunque en los últimos meses por cuestiones de salud he tenido que dejar esa practica tan solemne y dominguera, con el dolor de mi alma pues dicha practica si que es toda una catarsis como ya lo he expresado en este espacio en algunas ocasiones.

Pero no me iba a quedar de brazos cruzados, así que uno de estos Domingos, después de algún tiempo de abandono debido a la lucha interna contra mi estado depresivo a causa de mi ausencia de las canchas, entre otras cosas, decidí hacer una visita a mis compañeros de locura, y me presente una mañana, café en una mano, camarita de video en la otra, y me dispuse a disfrutar del momento.

Fue una sensación extraña el no estar ahí dando de patadas a “la bocha”. Mi inercia me movía a gritar vivas e improperios ante las jugadas de mis compañeros. Cabe mencionar que el recibimiento fue muy grato, me sentí bien, me sentí pertenecer, y me di cuenta que de alguna manera u otra puedo seguir en esto, aunque no sea pateando y corriendo.

Ya después me puse a revisar lo que capte con la cámara de video; una Kodak playsport camcorder, camarita portátil muy practica, con resolución de alta definición y que al parecer si tiene zoom pero nunca se lo pude encontrar. La cosa es que platicando con alguien decidí intentar hacer un video, algo tal vez convencional pero diferente, que se yo, algo que a mis locos futboleros compañeros les gustara y les motivara. Y de ese momento nació la idea y puse manos a la obra y de ahí surgió este video. Cabe mencionar que es un experimento pues no soy un experto, ni siquiera un conocedor aficionado en la materia, pero me gustó mucho, me apasionó y me motivó bastante, pues siempre he sido un admirador de este tipo de arte visual.

Quiero agradecer a mi querida amiga Majana por su gran apoyo moral, motivacional, pero sobre todo por su asistencia técnica en la producción de este video. Gracias totales Ale por ser parte de esto :)

Y bueno, aquí lo tienen, algo de lo que pude percibir en un domingo de cascarita futbolera, con un toque convencional y otro más personal a la vez. Y si, el narrador con acento sudamericano desconocido soy yo.

Espero les agrade, se aceptan todo tipo de criticas…

05 marzo 2011

Postal de tiempo


Estando ya por la zona, tenia que aprovechar el viaje. Mi corazón sentía que ése seria un buen día, y que mejor que comenzarlo con esa imagen, con ese reencuentro.

Tomaba entonces rumbo por Carlos Villarreal hacia el poniente, con intención de doblar por Panama para tomar la otra calle pero en la plática se me paso, así que decidí seguir hasta toparme con la calle Colombia. Ahí subí rumbo norte, por aquel callejoncito angosto, pasando algunas otras avenidas hasta llegar a la Tlaxcala.

Y ahí la vi, por fin había vuelto; de nuevo me encontraba frente a la vieja casona aquella de calle Tlaxcala esquina con Colombia. Una extraña sensación recorrió todo mi cuerpo como si se tratara de una corriente eléctrica aplicada. A pesar de que se veía un poco cambiada por años de reparaciones y remozamientos, seguía siendo la misma. Su barandal, la pequeña escalinata, el porche, su jardín enorme y el portón del patio trasero del lado del callejón, una puerta que nunca se abría ni para guardar el coche del viejo, nunca supe porque, nunca pregunte, que más daba.

Y llegaron los recuerdos como remolino, con mucha fuerza como la del viento, que de igual manera se va. En ese jardín yo represente a “Ron Damon” del Chavo del Ocho con mis vecinitos. En ese porche yo espere a mi viejo por una eternidad a que llegara a casa con mi ansiada mascara de “Santo, el Enmascarado de Plata”, y me la puse, y me tome en serio mi papel, y sin camisa y con mascara hice unos malabares, mi madre aplaudía, mi viejo tomaba fotos con aquellas camaritas cuadradas (todavía de rollo) y con el flash en forma de cubito que daba vuelta.

En la sala de esa vieja casona mi hermana y yo paseábamos en triciclos. Alguna extraña sensación nos producía el rechinar de aquel hermoso piso de madera, así que pedaleábamos y zapateábamos con más ganas, cosa que a mi madre no le causaba tanta gracia. En esa misma sala ayudábamos a montar y adornar el árbol de navidad, mi hermano inmortalizo una de esas ocasiones con una Súper 8; era genial vernos un tiempo después proyectados en la pared del comedor al ritmo del sonido inconfundible del carrete del proyector, era como estar en el cine.

Todo eso transcurría mientras el auto pasaba por aquel callejón, mi mente viajó en el tiempo, se detuvo y regreso, en los segundos que duro el viaje del auto frente a aquella casa. Pero la imagen se me quedó grabada, como una postal de tiempo, así vieja y agrietada con líneas blancas, amarillenta y con borrones en las esquinas, pero con tantos recuerdos dentro, que comenzaron a llenar mi corazón aquel día, uno que resultaría ser redondo en todos los aspectos. Fue genial comenzar ese día tan excelente con aquella postal…

27 febrero 2011

Contra viento y más viento


Cuando la luz de tu sol no podía ser mas brillante e iluminara cada rincón de tu espacio, llegan las nubes, viento, polvo, tormenta. Un disparo de azul profundo mezclado con gris de nube invade el cielo y cubre la luz; todo es tinieblas de nuevo; como recordándote tu condición humana, haciéndote más humilde, doblándote de rodillas mientras miras a un cielo que no parece y te das cuenta de nuevo de tu debilidad, de tu condición imperfecta, de tu mortalidad.

¿Y ahora que? – pareciera ser el grito apagado en tu mente y en tu alma ante el cambio repentino de tu soleado jardín de rosas, donde el viento se lleva todo, menos el dolor, la tristeza profunda, la sensación de impotencia, de incompetencia… esas siguen ahí. El viento se las llevara eventualmente pero mientras tanto, es el trago a saborear, junto a la tierra y polvo que trae ese viento hasta tu boca, eso si, sin que tu lo hayas querido, porque de eso se trata la tormenta, de llegar en el momento menos esperado, por mas anunciado que haya sido por los expertos meteorólogos.

Sabes que mañana o pasado saldrá el sol, ya lo dijeron los que saben, pero ya no te la crees, así que, decides “disfrutar” (¡ja! si es que puedes) del azul oscuro con gris del cielo, del excesivo viento y de la oscuridad temprana. Que mas se puede hacer, total, ya saldrá el sol, ya se secara lo que se tenga que secar, mientras tanto, disfruta de las gotas en tu rostro sin lluvia, y de la persistencia del polvo inoportuno en tus orejas, en los rincones, en el ambiente, como recordándote de nuevo, que nada es perfecto, y que nada es para siempre, solo el ciclo de la vida, y ese, también incluye la muerte…

08 febrero 2011

Soñé que felpaba


Nunca jamás de sueños recurrentes, ni de sueños simples ni de sueño alguno, y este me vino a mover todo el esqueleto, casi literalmente. Soñé que felpaba, entregaba el equipo, salía con los tenis por delante, que me iba al último viaje… soñé que moría.

Ahí estaba, arrinconado en mi cama en posición fetal; me había quedado dormidito como la abuela, para muchos la mejor muerte: quedar en el sueño, pero muerte al fin y al cabo.

Sorprendidos todos ante el acontecimiento, me preparaban y me velaban “como Dios manda”. Y me rezaban rosarios, y desfiles de personajes ataviados de negro; los abrazos, el café, los chistes, porque no podían faltar los chistes, siempre fui un payaso, que mejor honor.

Y me entraba una sensación de escalofrió, mas calida que helada he de decir, y mientras el calorcito recorría todo mi cuerpo, el miedo se iba a apoderando de mi subconsciente poco a poco. Ni para donde correr, era el único espectador de aquella escena dantesca cual Mister Scrooge visitando al fantasma del futuro, o del presente, o una mezcla de todos. Y la escena me aterraba.

Pero después descubrí que el miedo no era a la muerte misma, sino a la infinidad de cosas que dejaba inconclusas: proyectos, canciones, voces, letras, yougurts, farras, abrazos, besos, holas y adioses, caminos sin recorrer… y eso me daba más miedo que cualquier otra cosa. No era el momento, no aun, tenia tantos pendientes…

Y el tiempo de la frase cambió cuando me desperté de golpe, agitado y entre gotas de sudor frío: no “es” el momento, “tengo” tantos pendientes….
No se que tanto me mueva o conmueva toda esta novela onírica, pero creo que es hora de acelerar el paso y seguir tachando cosas de esa lista de pendientes, antes de que salga por la puerta con los tenis por delante o sin tenis de lo repentino del momento, con sueño o sin sueño… mejor alcanzo los míos.

31 enero 2011

My dark side of the moon


Esta por ahí escondido en el lugar mas adecuado, en el menos esperado. Y no fue necesario abrirle la puerta, él ya estaba adentro, agazapado esperando pacientemente el momento optimo para saltar cual depredador, sigiloso, eficaz, letal.

¿En que momento me deje sorprender por ese personaje oscuro y gris, lleno de espejismos, cortinas de humo, indecisiones, inseguridades etc., etc., etc.? La lista es larga, los demonios aguardan y se turnan su tiempo de fastidiar, uno tras otro, y a veces al dos por uno; maldita legión.

Y el dolor aumenta cuando el maldito fantasma viene con la cualidad del rey Midas, pero en vez de convertir en oro todo lo que toca, lo convierte en pomada. Y no viene con etiquetas rojas de advertencia y en letras grandes; no, viene así nomás, en tono despistado para que sea mas “efectivo”, para que sin darte cuenta causes daño, inocentemente salpicando acido.

A veces siento que desfallezco, caigo y pierdo el round, pero escucho la cuenta, me aferro de las cuerdas y me levanto antes del diez, puteado pero de pie. Y esas leves victorias sin ganar la pelea, son de las que me agarro, como a las cuerdas, para seguir adelante, y decirle “ya no mas”. Y se siente bien, pero el muy cabrón vuelve por la revancha, a veces mejor entrenado. Solo me queda seguir luchando, de eso se trata, pues el lado oscuro de la luna esta ahí, no se va, como el rival, o le pegas o te pega, aunque a veces siento que ya se me están acabando las fuerzas…

28 enero 2011

Un ensayo perfecto, volumen IV


El instante era el apropiado, había que culpar a la luna por su brillantez y esplendor; la noche serena y fría, y unas cuantas nubes esparcidas eran el marco perfecto.

El solo sabía que era “ahora o nunca”, y así lo hizo. Le tomo el rostro con sus manos, y la guió lentamente hacia el, hasta que la tuvo lo suficientemente cerca, y sin pensarlo mas, unió lentamente sus labios con los de ella. Comenzó con ternura, y poco a poco se fueron llevando hasta sentir como todo iba tomando su lugar. Alrededor no existía nada en esos momentos; era como si todo hubiera desaparecido, ni ruido, ni transeúntes, ni autos ni sirenas ni vendedores, nada, eran solo ella y el, y sus bocas explorándose, buscándose, regocijándose el uno con el otro en ese momento perfecto. Todo encajaba perfecto, es como si se hubieran pertenecido siempre. El sabor de sus labios era simplemente perfecto, un néctar exquisito del cual requería probar mas, pero con la mesura adecuada para no acabárselo de golpe. No había prisa, todo a su debido tiempo y ritmo; había que disfrutarlo. Al cabo de unos momentos que parecieron eternos, sus labios dieron tregua para fundirse después en un abrazo eterno, fuerte, de corazones unidos en un solo latido, de pensar, imaginar, planear, compartir, pero en silencio, todo esto en el lenguaje de los brazos, y miradas eternas y quietas, manos que se unen, dedos delineando rostros, caricias tiernas, escalofríos y sonrisas cómplices.

Si, tal vez debería de culpar a la luna, porque si me culpara a mi mismo, con gusto purgaría mi condena, porque seria culpable de principio a fin, y no me arrepentiría en lo absoluto; al contrario, seria un ladrón reincidente…

21 enero 2011

Caminando


Caminando…
Cuesta abajo de aquel puente,
Por abajo los vagones y durmientes,
Por arriba remolinos de emociones.

Y el dolor,
En el pecho se confunde
Se amalgama, se mimetiza
En una sola palpitación.

¿Será acaso el sentimiento?
¿Será acaso cardiopatía?
No lo se a ciencia cierta
Duele igual, es lo que cuenta.

Cuando deje a mi corazón naufragar
En las aguas turbias del amor a derroche;
Cuando me perdía en tu luz de luna
Noche tras noche.

Úrgeme sacarlo al sol,
Que seque bien sus heridas
Y a embalsamar bien esas grietas
Que no se queden a la deriva…

17 enero 2011

Bitácoras inconclusas ver 1.1


Hurgando por ahí en algunas hojas perdidas, me encontré un intento de bitácora de viaje, el cual pareciera no tener un orden, pero curiosamente el sentimiento esta plasmado, y lo entiendo como si fuera ayer:

Jueves - comienzo en desorden para no variar. Cansado hasta el cansancio mismo. Divertido, luego no tanto, pero contento al final. Jamás pensé que un musical de Finding Nemo estuviera tan espectacular y me conmoviera hasta las lágrimas… ¿Qué es lo que pasa conmigo? A veces reniego de ser así, pero bueno, debo de terminar por aceptarme.
La faena terminó temprano, un poco de descanso, luego mas caminar, buscar souvenirs, encontrar mas señales, mas caminar, mas regresar, mas dormir…

Y jamás regrese a terminarla. ¿Por qué? No lo se… simplemente no pude terminarla, pero creo que así esta mejor. El antes y el después lo dejo al aire, a la suerte, al tiempo, y ya veremos que pasa. Por ahí seguirán saliendo mas bitácoras inconclusas y las seguiremos analizando…

08 enero 2011

Una chispa de corriente no tan común


Tema de filósofos, científicos y pensadores en un café: la energía eléctrica. Que como se transmite, que como se genera, que como se transforma, como viaja. Esa electricidad nos da mucho, nos da la vida moderna que hoy tenemos, nos da luz, nos da guía, nos da diversión, y por que no, también nos da alegrías.

Un foquito nos permite ver lo que escribimos, una corriente eléctrica le da vida al ordenador para escribir, dibujar, crear, y también para socializar, platicar a distancia, mandar señales de alma, vida, corazón y vísceras, de ida y vuelta.

Y cuando la energía se pone caprichosa, le da por manifestarse en esa chispa de electricidad que no se mide con agujas, ni se cobra cada mes, ni se conecta a la pared, ni prende licuadoras. Se manifiesta en ese cruce de miradas, en un primer estrechar de manos, en el primer abrazo, desde el primer beso hasta el cinco mil setecientos cuarenta y ocho. Siempre esta esa chispa presente, una corriente no tan común, o tal vez más de lo que pensamos; habrá que observar mas con detenimiento a nuestro alrededor.

Y habrá ocasiones en que, por mas caprichos de la naturaleza, ambas energías coincidan, por una serie de circunstancias estratégicamente acomodadas en el espacio – tiempo, permiten que el roce de dos cuerpos cargados estáticamente, produzcan esa chispa, al preciso momento de un abrazo, de un beso, de un saludo, de esa demostración de afecto. Aquí se da el “chispazo” por partida doble, y es cuando ambas corrientes convergen en un solo lugar, un solo fin: una energía que no se crea ni se destruye, solo se transforma, y se manifiesta de muchas maneras… así como esa chispa mágica.