29 mayo 2011

De acentos y paciencia


Sus ojos azules y su acento marcado delataban su origen extranjero.
Sus ganas, determinación y sonrisa delataban su calidad de persona.
Gente molesta haciendo fila, esperando turno, renegando de su ineptitud.
Ella con una sonrisa amable y una historia lista para contar aligeraba la espera.

Es increíble como un momento con el potencial de convertirse en algo muy estresante pudo dar un giro de ciento ochenta grados hacia una experiencia de aprendizaje.

Su nombre: Danielle, su oficio: cajera. Se notaba a leguas que no tenia mucha experiencia; pareciera que todo le salía mal ese día. La fila de clientes seguía creciendo pero ella con una extraña paciencia seguía tratando de hacer lo que mejor podía pero siempre con calma, para unos desesperante, para mí fue muy tranquilizante.

Y llego mi turno y llego su historia. Gracias a un producto abandonado por el cliente anterior salio una platica muy fructífera, pero sobre todo una lección de paciencia, de ganas y tesón por enfrentar la vida, por buscar una oportunidad y ya estando ahí luchar por conservarla.

Imagine muchas cosas de Danielle; no se cocía al primer hervor, pero se notaban las ganas de estar ahí. Que tanto pudiera ir cargando aquella mujer para llegar a un país que no era el suyo, buscar un trabajo, una oportunidad, y lograrlo, como fuera pero lograrlo, tal vez buscando un futuro mejor, o un mejor ingreso, que se yo, todos los inmigrantes tienen su historia y ella no era la excepción.

Sin problemas pasamos su “aduana” y con una sonrisa medio apagada me dio su “gracias”, mientras que mi respuesta fue con una sonrisa genuina gracias a esa lección de paciencia y control ante la adversidad y clientes de muy mal humor que acababa de aprender. Aquella mañana fue una combinación de muchas cosas, desayuno, excelente compañía, tiendas departamentales y aquella señora que con un acento muy especial me hizo aprender algo más de la paciencia…

6 comentarios:

valnouveau dijo...

si me he topado con cajeras así, pero yo si noto que ellas se desesperan aunque lo traten de disimular.

Que bueno que tuviste una lección :)
saludos!

Mr. Magoo... dijo...

Valnouveau: Esta persona de verdad me impresiono o sera que en el momento yo estaba muy feliz, muy sensible, y se que si estaba estresada pero lo dejaba de lado con entereza, eso me cautivo... y su acento.

Mil gracias por comentar Val, saludos!

Anónimo dijo...

Como haces para que todo sea mágico ? Entré en la tienda y vi a la cajera !!!
Me recordaste mis tiempos de cajera. Un abrazo !!

Victoria dijo...

acento sudamericano sin duda alguna o me equivoco?

majana dijo...

También sentí como si hubiera estado ahí, vi su expresión, paciente pero a la vez mortificada, ya me imagino la fila de gente esperando no muy contenta que digamos.. pero que bueno, que en tu caso estabas tranquilo, contento y mas que molestarte por la situación aprendiste algo de ella, eso es priceless ;)

Gracias por compartir, me gusto mucho este post!

Saludos y un fuerte abrazo rompe huesos XD

Mr. Magoo... dijo...

Anonimo: Yo no lo hago magico, los momentos o detalles llegan asi a mi, magicos, yo solo trato de retransmitir de la mejor manera posible.
Gracias por tu comentario. Un gran abrazo!

Victoria: Esta ocasion le erraste amiga, fue acento "franchute" jejeje pero fue un momento agradable, claro que si hubiese sido rioplatense la saco a bailar un tango ahi mismo, jajaja.
Gracias por pasar.

Majana: Me da gusto saber que pude transmitir la idea y que sintieras cada momento comom si hubieses estado ahi. La idea es esa, transportar, compartir.
Fue exactamente como lo describes, asi tal cual, no entiendo como fue que estuve tranquilo pero al final lo estuve y muy contento.

Mil gracias por pasar y comentar.

Un abrazo de vuelta... oye, me debes el quiropractico con esos abrazos rompe huesos eh? jejeje.