11 julio 2011

Tinieblas de bolsillo o Crónica de una depresión, vol. I


De nuevo, nunca suelo abrir mi corazón de manera directa, a este curioso y extraño mundo del ciberespacio (extraña mezcla de realidad y virtualidad). La intención es ir tratando de documentar, a manera de catarsis, una experiencia que, a la fecha, me imagino es ya demasiado aparente (basta hilar los últimos y no tan últimos temas en este depositario) y que tiene nombre propio sin apellido al más puro estilo de un “rock star”.

Esa nubecita negra de bolsillo, que suele aparecer cuando menos te lo esperas y oscurece los días mas soleados, pareciera tener la practicidad de una navaja suiza (swiss army knife) que hasta incluye sacacorchos y rebanador de queso, para esas ocasiones mas inesperadas, sin dejar de ser desde su concepción una herramienta multiusos de soporte bélico.

La nube aparece y te hace sombra cuando menos te lo esperas, y te persigue la muy hija de puta, tal y como en aquel episodio de La Pantera Rosa que alguna vez de niño vi por televisión. Y por más que me repita mantras optimistas y lea y relea pasajes motivacionales, la nube se me escapa del bolsillo y me tapa mi divinamente asignada dotación de luz solar interior. Y se escapa de mi bolsillo porque la nube no es externa, es personal, es propia, ni a quien culpar, pero se escapa y hace de las suyas.

Hoy decidió escaparse temprano por la mañana mucho antes de mi ritual diario de esfuerzo sobrehumano por posicionarme en vertical, sacar agua, recibir agua, transformarme en ratón de laboratorio y subir a la rueda a dar vueltas, a veces a mas de 110 Km/h para llegar a tiempo…. ¡Bah! Como si el tiempo se fuera a acabar antes que la vida. Así es, mi viaje diario fue con nube integrada, hasta mi amada sintonía AM me supo amarga.

Seguro se escapo de noche mientras dormía, para, como es su costumbre, no dejarme soñar y levantarme mas temprano, con esa sensación de no haber descansado…eso debió haber sido, de otra manera no hay explicación. Tengo que entender mas a la nube, aprender sus mañas, para así aprender a mantenerle guardada durante el sueño, y que al menos salga mas tarde, tal vez así me evite algunas cuantas mentadas de madre tan temprano, porque a esas horas, ¡es pecado carajo!, como tomar un trago antes de las doce o en ayunas…

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Esa nube debe estar atada totalmente !
Un abrazo !

majana dijo...

ooh! si! yo también tengo una nube negra que me sigue a todos lados, si al menos me lloviera encima. me refrescara y me quitara el calor, pero no!!

Sabes? me gusto mucho este post como para animarlo, como vez?, igual me tardaría, pero no se, creo que seria un buen ejercicio, como vez?

Luego me dices :)

Te mando un abrazo rompe huesos con mucho cariño.

Victoria dijo...

la tristeza es un sentimiento vivo
y estar vivo es una bendicion
ahora a canalizar tu energia para que ese sentimiento haga algo de provecho
canciones, textos como este, animaciones como sugiere Ale
aprovechemos tu periodo azul

Mr. Magoo... dijo...

Anonimo: La tengo que amarrar como la de la foto, al menos convivir con ella mientras este al alcance de la cuerda..
Un abrazo, gracias por tu comentario.

Majana: Tu tambien tienes tu nube personal? Chocalas! jejeje :p La mia me llueve cuando estoy dormido, para solo atormentarme.
Orale va! me gusta mucho tu idea, dime como la ves y le vamos dando forma al proyecto, hay que platicarlo desde luego.
Un abrazote de vuelta y ouch... esos rompe-huesos y yo con reumas, jejeje.
Gracias...

Victoria: Que cierto es lo que dices, aunque triste, es un sentimiento vivo, y se esta vivo!!!
Voy a aprovechar este periodo, por lo pronto ya tengo mi libretita.
Un abazo, gracias por pasar...