28 enero 2011

Un ensayo perfecto, volumen IV


El instante era el apropiado, había que culpar a la luna por su brillantez y esplendor; la noche serena y fría, y unas cuantas nubes esparcidas eran el marco perfecto.

El solo sabía que era “ahora o nunca”, y así lo hizo. Le tomo el rostro con sus manos, y la guió lentamente hacia el, hasta que la tuvo lo suficientemente cerca, y sin pensarlo mas, unió lentamente sus labios con los de ella. Comenzó con ternura, y poco a poco se fueron llevando hasta sentir como todo iba tomando su lugar. Alrededor no existía nada en esos momentos; era como si todo hubiera desaparecido, ni ruido, ni transeúntes, ni autos ni sirenas ni vendedores, nada, eran solo ella y el, y sus bocas explorándose, buscándose, regocijándose el uno con el otro en ese momento perfecto. Todo encajaba perfecto, es como si se hubieran pertenecido siempre. El sabor de sus labios era simplemente perfecto, un néctar exquisito del cual requería probar mas, pero con la mesura adecuada para no acabárselo de golpe. No había prisa, todo a su debido tiempo y ritmo; había que disfrutarlo. Al cabo de unos momentos que parecieron eternos, sus labios dieron tregua para fundirse después en un abrazo eterno, fuerte, de corazones unidos en un solo latido, de pensar, imaginar, planear, compartir, pero en silencio, todo esto en el lenguaje de los brazos, y miradas eternas y quietas, manos que se unen, dedos delineando rostros, caricias tiernas, escalofríos y sonrisas cómplices.

Si, tal vez debería de culpar a la luna, porque si me culpara a mi mismo, con gusto purgaría mi condena, porque seria culpable de principio a fin, y no me arrepentiría en lo absoluto; al contrario, seria un ladrón reincidente…

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La luna es culpable del amor !
Hermoso escrito.

Mr. Magoo... dijo...

Anonimo: La luna y el ser humano que es terco, aunque mas terco es el corazon como dice la cancion de Emmanuel.
Gracias por pasar. Saludos.

majana dijo...

Esa luna a mi me tiene hipnotizada!... todo a mi alrededor gira en torno a ella y bueno, también en torno a un zorro je je XD.

Pero volviendo a la luna te doy la razón de culparla, mas en un momento así como el que relatas, su magia envuelve..

Que bonita historia y que hermosa narración! Me encanto!.

Un abrazo!

Mr. Magoo... dijo...

Majana: La luna es inspiracion, es complice y es culpable a la vez, pues conspira junto con todo a su alrededor para crear momentos como el de este cuento. Tienes razon, es magia, y envuelve, aisla por unos instantes o por una eternidad.

Gracias por tus palabras, que bueno que te gusto la historia, me da gusto que trascienda y envuelva.

Un abrazo de vuelta!