05 septiembre 2007

Día de Perros – La cuarta y desenlace


Matías llegó a pensar que los latidos apresurados de su corazón eran tan evidentes que la demás gente en la fila los podía escuchar. Pensó que la temblorina de sus manos le llegaría a causar un accidente, una acción desorbitada, pero más desorbitado estaba su corazón, que sentía que se salía de su pecho. Una ansiedad, un pánico, todo esto en una fracción de segundos, mientras la misma pregunta seguía ahí en su mente –¿ acaso será posible?

Centenares de imágenes comenzaron a pasar por la mente de Matías, pero a una velocidad inimaginable, era como ver una película de su vida en un fast-forward y aun más rápido, y curiosamente, captando todas y cada una de las imágenes proyectadas, no se iba ni el más mínimo detalle; lo que había que palpar lo palpaba, lo que había que sentir lo sentía, lo que había que vivir, lo vivía de nuevo, ahí, en la fila del café, sin idea del tiempo ni del espacio, como estando sin estar, viviendo sin vivir.

Y así sin darse cuenta del tiempo, solo atinó a escuchar una voz dentro de él que le decía – es ahora o nunca viejo, búscala – y Matías eso hizo, como hipnotizado simplemente se abalanzó torpemente hacia esa silueta de mujer que tres turnos adelante, terminaba ahora de pagar y se disponía a buscar una mesa desocupada, con una charola y desayuno ligth en sus manos. La escena se repetía, Matías en su ímpetu tropezaba, e iba a dar exactamente hacia la charola del desayuno ligth, esparciéndolo, junto con él, por el piso de la cafetería. Un poco de risas y miradas críticas acompañaron en esta ocasión el momento. Matías desesperado levantaba lo que podía y quedaba de aquel café y panecillos con una pena enorme, y solo decía –discúlpame por favor, soy un torpe, es que no pensé que... – su disculpa fue interrumpida por una voz, la voz de aquella mujer de la silueta exquisita, una voz extraña para él – no hay problema, pero por favor a la siguiente ponga mas cuidado en lo que hace, ¡torpe! – y así, Matías comprobaba lo que su corazón ya venia sintiendo un par de segundo atrás: no era Sofía, su Sofía, no era aquella de mirada dulce, de grandes ojos ámbar, la que seguramente le perdonaría aquella torpeza con un poco de su sonrisa media.

Al menos la sensación de ansiedad había terminado para Matías, mientras la joven mujer levantaba lo poco que quedaba de su desayuno, y se retiraba deprisa, ante la mirada atónita de él, quien seguía como detenido en el tiempo. ¿Acaso era esta alguna señal? ¿Había algo que interpretar de todo esto? Si que lo era, pues mientras Matías veía alejarse rápidamente a aquella silueta de mujer, veía también alejarse aquel fantasma que lo perseguía de hacia tiempo atrás, era como una extraña sensación de liberación, de cerrar un ciclo – tal vez era esto lo que me hacia falta – decía Matías todavía parado en la fila – tal vez tenia razón y la oportunidad era para mi y para Sofía, pero de soltarnos, de dejarnos ir el uno al otro, no se puede ansiar lo que no se tiene.

De pronto, una mano en su hombro le hace volver a la realidad, era una mujer, la que hacia fila detrás de él – disculpa, creo que se te cayo esto – al tiempo que le entregaba su billetera, que seguramente había salido volando minutos antes en aquella cómica y repetitiva escena. Matías levantaba su mirada al tiempo que agradecía el gesto, cuando sus miradas se cruzaron y él no pudo hacer otra cosa mas que admirarla: morocha, cabello lacio, oscuro, de abrigo negro como él, y unos labios rojos en un rostro serio de mirada profunda, a la vez esbozando un intento de sonrisa noble.


Por primera vez en mucho tiempo, Matías volvía a sentir como un rayo de luz entraba en su alma, una especie de ilusión perdida que regresaba y le daba una cierta esperanza, ¿De qué? Que importaba ahora si era de algo o de nada, lo importante era la esperanza en sí misma. Servida su orden de late se fue a una mesa solitaria, y desde ahí veía como esta intrigante mujer de negro y labios rojos ordenaba algo y buscaba una mesa, no muy lejos de la suya.

Con esa nueva esperanza y como queriendo estrenarla, Matías se levanto y camino hasta la mesa de la enigmática chica – Hola, solo te quería agradecer por lo de la billetera y disculparme por el mal rato de mi torpeza ahí en la fila, me llamo Matías ¿puedo acompañarte? – La sonrisa de la mística mujer se volvió completa, pero solo por unos instantes – No tienes nada que agradecer Matías, mucho gusto, yo soy Alicia, pero ¿sabes? estoy esperando a alguien, de todas maneras, gracias por tu ofrecimiento.

Era como un Déjà Vu ¿acaso seria el karma? – bueno, gracias a ti, mucho gusto Alicia, espero que tengas un lindo día – fue lo único que atinó a decir, mientras se retiraba de nuevo a su solitaria mesa. Pero las cosas ahora eran diferentes, el sentimiento no era el mismo, ya no le importaba, ahora se sentía renovado, como si le hubiesen quitado un peso de encima, aun a pesar de aquel rechazo y de aquel papelón, aun a pesar de la mañana nublada, Matías ya no iba a permitirse tener otro día de perros, así que decidió seguir saboreando su late en la soledad de su mesa, y de su mente, dejando de pensar en lo que vendría y en segundas oportunidades y planeando su vida un día a la vez.

Terminado el café, se levanto de su mesa, salió del lugar mientras pensaba – Con suerte si me apresuro, todavía alcanzo a llegar a la cascarita de fútbol con mis amigos.

Un día a la vez, un paso a la vez, una oportunidad a la vez, si viene bien, si no ¿qué mas da?

----

De nuevo, para todos aquellos que quieran leer esta historia desde su principio, dejo las ligas a los anteriores capítulos en orden cronológico:

-Un Día de Perros
-Día de Perros Uno y Medio
-Día de Perros, Part Deux
-Día de Perros – Tripas

27 comentarios:

dull dijo...

Es tuyo? Voy a terminar de leer las tres partes anteriores para comentar.
Obviamente hast ahora me esta gustando, por eso sigo leyendo!

saludos!

mujer equis dijo...

Por un momento pensé que Matías usaría aquello de un clavo saca a otro clavo con esa chica de labios rojos, quizá fue mejor que las cosas sucedieran así y que no forzara situaciones no?

Que buena historia felicidades :)

Abrazos

MiNe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MiNe dijo...

Las Cosas caen siempre, sin buscarlas, cuando menos lo esperas te puedes encontrar parado frente a quien pudiera ser el amor de tu vida.. todo cae por su propio peso.. Es muy bonita Historia..
Te dejo besos y saludos..
leyla g

Guillermo González dijo...

Sabía que Matías tenía derecho a reivindicarse, a revivir... Y que bueno, porque no me hubiera gustado que Matías se quedarar sin esperanza, o peor aún, que se estancara en lo mismo.

Excelente relato, Magoo.

Saludos!!

La maga. dijo...

esta muy bueno¡¡¡¡¡¡
me esta encantando esto de tu saga
seguira matias?

besitos ¡¡¡¡

GINA dijo...

esta bueno para que lo publiques....asi mi hermanita lo podra leer...es que la verdad en casa no tenemos chompu...contrabandeo en el trabajo....jijijijiji, ese sentimiento de ansiedad....ufffff la verdad es algo raro que no se desea sentir...y pues el otro de rechazo pues tampoco pero mas vale intertarlo no? en fin...que rica es la vida cuando uno se atreve ya sea positivo el resultado o te bateen¡¡¡¡

Ferípula dijo...

Gran historia, termina acá?

Creo que con todo se crece....
Si uno quiere, por supuesto.
La vida noas hace viejos pero no necesariamente sabios.

Brindo por los encuentros y el amor!!!

Un abrazo!

Evan dijo...

Esto le sirvió a Matías para desprenderse de Sofía... siempre suceden situaciones, por más chiquititas que sean, sirven para hacer ese click necesario y dejar ir...

Me parece que tengo que aprender de Matías!

Un beso Mr!

DaY dijo...

Muy buena historia, nos tenias picados a todos...eh...aqui termina ya? o sigues la saga con Matías?

pato dijo...

Upsss !
Me tuviste siempre atenta y a ratos me preguntaba , que sería de Matías ?
Que final !!
De verdad que me encantó !
Un abrazo !

webita dijo...

ya vine

Erika. dijo...

¡Oh, Magoooo!, deberías de seguir contando la historia de Matías... hasta que se haga viejito, jajaja.

Felicidades, realmente me gusta la manera en que reflejas el sentimiento de el personaje.

Muchos saludos! :)

Abelina dijo...

añeñe, este final si que me recontraquete gustó!! me da algo así como esperanza que el amor que algún día fue se pueda dejar ir y comenzar de nuevo. A mí me gusta mucho comenzar de nuevo. Así que felicidades!! y tres hurras para Matías que se decidió a ser feliz..

Y apoyo a tus otros lectores, que siga la historia de Matías!!

yep yep.

Bueno, payasito.

Digo, baysito, jeje.

mi despertar dijo...

¿de donde sacas las ideas?...muy bueno

Angélica dijo...

Qué buena! me gustó. Así deberíamos todos replantearnos todos los días. A veces nos quedamos pegados en el pasado y no nos damos cuenta que las páginas hay que darlas vuelta, que las puertas hay que cerrarlas y que de eso depende nuestra evolución. Muy buena historia. Creo que una vez vivi algo así. Cuesta ser conciente de que las cosas suceden por algo y dejar los recuerdos ir.

Un beso. Me encanta tu ático.

Martha dijo...

Magoo:

La verdad desde que lo empece a leer yo pensaba que si se iba a encontrar con la chava otra vez y la vida les iba a dar una segunda oportunidad, pero debo confesar que me gusto el giro que le diste a la historia, me gusto sobre todo que hablas de "liberarse" de algo que lo atormentaba o en cierta forma lo tenia prisionero y al conocer a esa chica nueva, nos dejas con la intriga de si podría llegar a algo con ella, pero me gusto eso de que en cierta forma la vida le dio la oportunidad de un nuevo comienzo, porque en cierta forma asi es para todos.

Muy chida tu historia, ojala sigas escribiendo ese tipo de cosas que supongo tienen algo de tus propias vivencias personales.

P.D. Vicky Naranjos te andaba buscando y me tome el atrevimiento de pasarle tu mail.

Saluditos y nos seguimos leyendo.

Dra. Kleine dijo...

Ahhhhh hasta inspira...
Sigue, sigue!!
Porque... sigue cierto?

Mr. Magoo dijo...

Dull: Pues si, todo el cuento es mio, asi que gracias por los comentarios, espero que te guste el resto, y bienvenido al blog, gracias por visitar.

Mujer Equis: Creo que Matias se dio cuenta que la vida sigue, superando rechazos, que es lo mas importante. Gracias por tus comentarios, abrazos.

MiNe: Inevitable que todo caiga por su propio peso y lo acomode a cada quien en su lugar... no crees?. Saludos.

Guillermo: Tenia todo el dercho y lo tiene, y su oportunidad llego de diferente manera, pero buena al fin y al cabo. Gracias, saludos.

La Maga: Gracias, que hubiera hecho Oliveira en este caso? No se si seguira la saga, tal vez... Gracias.

Gina: Si quieres, los puedes imprimir, juntarlos y llevarselos a tu hermana, tenes mi permiso. Y si, lo del rechazo es duro pero se puede superar, la vida es asi o mas de rica. Saludos, gracias por tu comentario.

Feripula: No se si termiarla aca mismo o seguir, si sigo le doy otro giro, ya veremos. Con todo se crece, creo que hasta yo aprendi de Matias. Brindo contigo por todo esto y mas. Un abrazo para ti tambien, gracias por tu visita.

Evan: Era necesario ese desprendimiento, ya no se podia extraniar lo que no habia, tal vez eran mas cadenas. Gracias y muchos saludos.

DaY: Que bueno que te gusto, y pues no se si continuar, ya veremos, ya veremos. Saludos...

Pato: Me da un gusto enorme que te haya gustado el final, la vida sigue, no se detiene, a veces cruel, a veces linda, pero sigue.
Abrazo para ti.

Webita: Un gusto enorme que estes de vuelta. Abrazos, gracias por tu visita.

Erika: Creo que envejecere de cierta manera junto a el, espero seguir contando su historia, jejeje. Gracias por tus comentarios y por tu visita. Muchos saludos para ti.

Abelina: Los comienzos son buenos, porque hay esperanza, hay fe, hay muchas cosas puestas en ellos. Tomare en cuenta este apoyo a Matias, gracias, saludos, payasito, jajajaj (tienes que sonreiiiir sonreiiiiiir, payaaaaaasitooooooo).

Mi Despertar: Gracias por tu comentario Mucha, yo te preguntaria a ti lo mismo, de donde sacas las ideas? siempre hay una musa....
Abrazos.

Angelica: Me gusto eso de que a las paginas hay que darles vuelta, es bueno. Gracias por tus comentarios, eres bienvenida aca siempre. Saludos.

Martha: Pues si, la liberacion llego de una manera insospechada no crees? pero tal vez fue la mejor para Matias. Como siempre dije, creo que todo cuento parte de algo personal, algo real, lo demas es lo de menos. Y gracias por pasarle mi mail a Vicky, ya me comunique con ella, mil gracias. Saludos y por aqui seguimos leyendonos.

Dra. Kleine: Que bueno que te inspira doctora, y no se si siga, tal vez, tal vez. Gracias por pasar, saludos.

Mil gracias a todos por sus comentarios, esta historia ha sido como un bebe para mi, jamas pense llegar a escribirla, y saben? me gusta, me gusta. Abrazos para todos...

Ginger dijo...

Tengo que leerme todas las partes para dar un buen comentario, solo queria hacerte saber que tienes una nueva lectora!! besos

Dulza dijo...

Lo que es horrible es esa sensación de "Hazlo, hazlo, hazlo, así así, estás a punto,ándale hazlo sálame"...y no lo haces. Duu! u_u

Yanett dijo...

Buen final Magoo, creo que dificilmente nos desprendemos de las personas que queremos, cuando ellas ya tuvieron de nosotros lo que consideraban necesario y ahora estan buscando saciar nuevas necesidades, el que se queda regularmente se queda buscando respuestas que desafortunadamente no serán contestadas, así que es cuestión de cada uno buscar ser feliz por otros medios y dejar ir a quien consideraban hasta ese momento su gran amor. (ya vendrá otro, siempre viene algo mejor)
Saludos.

Mónica. dijo...

Mister Magoo, qué gusto conocerlo. También me ha gustado lo que escribiste. Voy a leer el resto, que acabo de ver que hay anteriores.
Te mando un beso, muy lindo tu ático. Vuelvo.

zamma dijo...

Saludos Magoo

buena historia, me recuerda la idealización que en alguna vez en nuestra vida hacemos de una pareja, y de los sentimientos cuando nos dan calabazas...:)

Pd.: Hacia tiempo que no aterrizaba por aquí (Ni en mi blog)

Mr. Magoo dijo...

Ginger: Bienvenida al Atico, un gusto tenerte aqui, y gracias por el cumplido, espero que te guste la historia completa, pasare a tu casa (blog) a dar una vuelta. Saludos.

Dulza: Si, esa sensacion de la vocecita que te habla y te dice, ahh como te mata, pero bueno, sucede, y te hace hacer cosas a veces inimaginables. Gracias por tu visita, saludos.

Yanett: Mucha razon, el que se queda, es el que se queda con las preguntas sin respuesta, siempre habra uno que da mas que el otro, porque sera? bueno, la cosa es dejar ir, dejar y ser libre y seguir el camino adelante... Saludos, mil gracias por tu visita.

Monica: El gusto es mio querida Monica, y gracias por tu comentario. Espero que te haya gustado toda la historia y pues, por aqui seguimos en contacto. Abrazos y segui visitando...

Zamma: Asi es compadre, hacia rato que no te dejabas ver por estos rumbos, que bueno que estes de vuelta. Y si, la de sentimientos que se agolpan cuando nos mandan a volar, y el tiempo que se quedan en uno, pero bueno, siempre pasa, curioso, siempre pasa. Saludos.

De nuevo mil gracias a todos por sus comentarios hacia esta historia en particular. Creo que el consenso general es seguir con Matias, tal vez le demos un giro diferente, a ver que inspiracion existe, pero de nuevo gracias a todos...

Bery dijo...

Definitivamente cuando una puerta se cierra, se abre una ventana.

Me encantaron tus historias y ya te lo habia dicho, me encantan los pequeños detallitos que les imprimes porque les dan un toque diferente, algo así como que no te lo esperas.

Ya nomás queda esperar a la sigueinte.

Cuidate mucho y saludos!

El Analista dijo...

Buenisimo, la vida es asi, marca caminos, no siempre hay retornos y a veces eso es mejor, muy bien resuelto tocayo, la vida tiene grises, ni es negra ni rosa, y este final es impecable