28 mayo 2010

Masticando la vida


El día pintaba bien; cielo medio nublado y la temperatura agradable, excelente para salir a buscar algo de comer, de paso caminar y tomar algo de aire fresco, no tan puro pero si fresco y no tan artificial como el del claustro de concreto que solemos llamar “la oficina”.

Cruzo la calle y camino a paso apresurado, con la presión normal del tiempo limitado para degustar el famoso “lunch”, pero en segundos reparo, medito y decido relajar mi paso – no me voy a morir mas viejo por acelerar mi paso ahora - así que me decido caminar lento, meditativo, mientras observo a mi alrededor.

Y mientras observo mi camino es cuando lo descubro: un mosaico variado de gomas de mascar aplastadas sobre la banqueta. Mosaico de colores, sabores y olores, dependiendo del tiempo de vida del “recuerdito” plasmado en ese camino peatonal de concreto.

Algunos lo podrán llamar mala educación, mal gusto, falta de conciencia, cochinada; y si, tal vez lo sea, pero no dejo de pensar que detrás de esa Pléyades de “chicles” se esconden historias urbanas de personas que por descuido, por desidia o por convicción, dejaron ya plasmado ese recuerdo en las mentes vagas de los peatones que circulamos por esos caminos tan exclusivos y excluyentes a la vez.

Detrás del típico “motita” color rosa se aloja la historia de un estudiante que se deleita en su manjar mientras cuenta las horas para salir de clase y llegar a su casa. Y que decir de la goma de tonalidad verdosa sabor y todavía olor a menta, en la cual un apresurado candidato intenta llegar a tiempo a su entrevista de trabajo, tratando de mantener un aliento fresco. Una goma blanca esconde al fumador en proceso de rehabilitación, que la usa y la desecha casi a la misma velocidad a la que lo hacia con los cigarrillos para vencer esa ansiedad que lo llama desde la banca de al lado donde unos cuantos esperan el siguiente autobús mientras disfrutan del humo de sus tabacos.

De esta manera, de miles de historias están tapizadas muchas de las banquetas que a diario recorro, y de nuevo pienso, tal vez es de mal gusto, es inconciencia, es cochinada de la gente que las tira al suelo, pero hoy decidí verlo con mas calma, con un toque mas humano. No nos vendría nada mal darle ese toque humano a nuestras vidas, sobre todo con lo que escuchamos, presenciamos y vivimos en los últimos tiempos en nuestra comunidad y alrededor del mundo, porque a veces también nosotros vamos caminando por ahí masticando la vida.

14 comentarios:

Caballero de la Blanca Luna... Y Diesel. dijo...

Jejeje me trajo viejos recuerdos este post Caná, no porque yo tirara chicles, sino que cuando era mas pobre, allá en Tamaulipas decían mis primos que mis zapatos tenían tantos hoyos en la suela, que si pisaba un chicle ya sabría yo de que sabor era. jajaja inches manchados jajaja :D

majana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
majana dijo...

Je je, desde hace rato te he querido escribir, y no tenia oportunidad jeje, pero por fin :D

Como cambia uno la percepción de las cosas al leer historias como esta, me hiciste reflexionar, mucho sobre lo que un simple chicle masticado, fundido por el calor y que ya es parte de la banqueta, puede decir sobre una persona... por su color su sabor, poder describir su aspecto, edad, sexo, la situación en la que se encontraba o que pensaba quien lo degustaba. Es como los chicles que siempre encontramos debajo de una mesa, cuanta historia hay en ellos... y algunos ya están ahí por varias generaciones.

Ya ni siquiera pienso que pueda ser un chicle masticado plasmado en la banqueta una cochinada o algo así... sino mas bien que cada uno de ellos esconde quizá una historia, un sentimiento.

Que bonito post, bastante reflexivo!! me gusto mucho!!

Un abrazo!!,

majana dijo...

Ese que dice comentario suprimido fui yo.... sin querer le pique al botecito de basura, upps, lo bueno es que tenia grabado el comentario y no se perdió, je je je :P

Saludos y buenas noches!! :)

Mr. Magoo... dijo...

Cana: Suele suceder eso de los zapatos... Saludos.

Majana: Cambia la perspecion completamente. Algo que no habia pensado es lo de los chicles debajo de la mesa, eso tambien es bueno, y por sucio que eso sea considerado, pues cada uno lleva su historia, es algo asi como el lado humano de un detalle tan ufano no? Jejeje, fumado pero acertado, que bueno que te gusto, al menos trato de dejar algo. Otro abrazo.
Majana2: Aguas con los teclazos de mas, abusada, jejeje ntc. Gracias por aclarar. Saludos y buenas noches para ti tambien.

valnouveau dijo...

Que padre que puedas ver todo eso en algo tan simple que a veces no le ponemos atención.
Yo he notado mas ese tipo de banquetas en estados unidos, o tal vez no he sido muy buena observadora jaa...o mas bien no camino y siempre ando en carro, yo siempre pego mis chicles en las hojas de mis agendas, así que siempre que la abro huele a menta y dulce jaja.
Este post también me recordó a los tenis colgados en los alambres, pero eso ya es mas bien se hace con alevosía y ventaja.

saludos!!

M a r u dijo...

Fijate, infinidad de historias muy acertadas las que comenta, pero cuantas mas no habra
saluditos mi magoo aki andamos y gracias x decir k los comentarios son importantes para ti, nombre, ya hasta me chivie jajaja
saluditos y buen fin de semana

Mr. Magoo... dijo...

Val: Eso de los tenis colgados seria buen material para un post no crees? Yo nunca lo hice pero si vi a gente hacerlo jeje. Y lo de las banquetas, deja te digo que me inspire en unas banquetas del gabacho ahi por el centro, parece campo minado pero bueno, la idea llego y creo que se desarrollo bien. Saludos.

Maru: Es lo padre, que cuando uno se inspira ve las historias en muchas cosas que se cruzan en nuestro diario andar. Y si, mil gracias por tus comentarios, por estar aqui en este lugarejo de blog al pie del canion.

nurimoon dijo...

Las prisas nos llevan a dejar de percibir cosas "humanas" como bien dices. Asi que darte ese stop a tu andar te llevo a divagar sobre chicles e historias. Bien por eso. A mi me gustaba estar en los semaforos viendo a la gente de alrededor y decifrar sus destinos. ya no lo hago mas. No vayan a creer que los estoy espiando y me meta en problemas. Pero a la medida de nuestra curiosidad podemos descubrir cosas interesantes de esto. De la "vida"

Mr. Magoo... dijo...

Nuri: Eso, el ritmo de vida no nos deja retroceder un pasito y ver las cosas de diferente manera, es cuestion de segundos y aquel dia los traia. Creo que la gente hoy en dia por cualquier cosa nos veria raro, pero bueno, sigamos tejiendo historias hasta en las banquetas, es parte de la vida. Mil gracias por pasar.

Arevalo dijo...

Me pregunto...¿quién habrá puesto el chicle ejemplo? Si tiras un papelito en algún hueco, al día siguiente verás que ya lo llenaron, es como una forma de seguidores, :D.
Saludos y hasta luego.

Mr. Magoo... dijo...

Arevalo: No se quien lo haya puesto, pero la cosa es ponerle una cara, o mejor dicho una historia a ese chicle. Es cierto, como un nuevo estilo de pop culture. Gracias por tu visita.

Victoria dijo...

pues que te digo...
este tipo de posts son los que me gustan
me gusta que tu capacidad de observar y vivir te lleve a esto, a compartir y reflexionar y que nos dejes girando la piedra!
muy lindo tu post!

Mr. Magoo... dijo...

Gracias Vicky, sabes que trato, a veces mas, a veces menos, pero trato de sentirme vivo, de pisar este mundo y observar lo que me ofrece, sin enajenarme. Suerte en tu viaje.