04 octubre 2006

Corre, corre que te alcanzo

"Lo más importante no es el fin del camino, sino el camino.
Quien viaje demasiado aprisa se pierde la esencia del viaje."

Louis L'Amour


¿Se han preguntado cuando fue que empezamos a vivir la vida tan aprisa? ¿Por qué vivimos la vida así, siempre corriendo, trastabillando y en veces hasta atropellando a los demás por llegar "a tiempo" a cierto lugar, a cierto destino? En nuestra época actual, nos hemos aislado tanto de los demás, que el único común denominador que existe entre todos nosotros es la vida acelerada, vivir de prisa, correr, correr y correr, hasta llegar ¿a dónde? no lo sabemos, solo lo hacemos; hemos perdido la esencia del viaje, que es la vida misma.

No me voy a excusar ni exonerar de culpas, lo acepto, yo también lo he hecho, he vivido deprisa y me he desesperado de la "lentitud" de los demás en múltiples ocasiones, pero a veces reflexiono sobre esto y me causa una cierta tristeza. Por ejemplo, al manejar por las mañanas rumbo a mi destino laboral, volteo al espejo retrovisor, y veo caras irritadas, molestas, desesperadas, algunas escondidas detrás de unas gafas oscuras, o de un contenedor térmico (asumo que contiene café) pero al fin y al cabo en la mayoría veo lo mismo: esa ansiedad, esa desesperación por llegar primero, por ir mas aprisa que los demás, por ganar y no sentirse atrás, abajo en el marcador, un perdedor.

Podríamos decir que en parte se debe a la naturaleza competitiva del ser humano, pero no creo que sea natural, nos han hecho así, nos han programado para ser competitivos, siempre buscando el primer lugar, siempre tratando de ser el mejor, siempre el universo girando alrededor nuestro, lo demás - pero sobre todo los demás - pasan a segundo termino, que casi es lo mismo que nada, los ninguneamos, porque solo importamos nosotros. Es verdad que nadie mas va a vigilar y abogar por nuestros intereses mas que nosotros mismos, pero ¿para que queremos lograr objetivos, ganar y llegar primero si no habrá nadie mas con quien compartir esos logros o triunfos?

Es verdad que las circunstancias de la vida nos llevan a esta carrera de ratas: si no trabajo, no como. Pero a veces no es suficiente, y el consumismo nos absorbe, entonces buscamos tener mas, ser mas, tener el auto más nuevo, la ropa mas nice, la casa o el departamento en la mejor zona, etc. Nos olvidamos por completo de satisfacer las necesidades básicas y nos vamos mas allá, por lo mismo, el cuento es el mismo: no me alcanza, no es suficiente, no tengo nada.... y a pedir créditos y hacer mas rico a alguien mas, mientras uno se endeuda cada vez mas y vive al día.

Las lista de razones puede seguir creciendo, pero cada quien tiene sus razones para andar por la vida con prisa, con preocupaciones, enajenado de lo que pasa, pero sobre todo, de quien pasa a nuestro alrededor. Solo por una vez, detengámonos por un momento, reflexionemos aunque sea una vez, si vas en tu auto, apaga el radio, o en lugar de escuchar las noticias, escucha una canción que te guste, y reflexiona, demuestra un poco de cortesía, cede el paso, no pierdas el control, respira profundo y espera antes de ofender a alguien. Recuerda que nadie es perfecto, y todos estamos aquí para vivir en sociedad. No estoy diciendo que antepongas las necesidades de los demás antes que las tuyas, pero recuerda que para vivir en sociedad se requiere un poco de paciencia, respeto y valor de tu parte, de cada uno de nosotros, pero tenemos que empezar por nuestra casa, por nosotros mismos. Tratemos de vivir la vida paso a paso, no corriendo, porque si no corremos el riesgo de perder la esencia del viaje. Es una buena manera de trascender ¿no crees?

10 comentarios:

Elisa dijo...

Muy cierto y curioso porque precisamente hoy me di cuenta (apenas?) de que la gente trae la cara de estrés a todo lo que da desde temprano, si no arranca uno inmediatamente cuando cambia el semáforo casi te la rayan por lo mismo de que van todos apurados :( hoy vi a un sr. que iba tomando café y fumando, durante el semáforo le estuvo moviendo a su lap, luego empezó a hablar por el celular y como me vió que lo estaba viendo hizo una cara de pocos amigos que no podía con ella, todo eso a las 8am :S hasta sentí cierta tristeza por él, me pregunto si andara así por la vida para poder pagar sus cuentas pendientes o por mera costumbre.

Trascendamos!

Saludos Mr.!

Renoreins dijo...

Ahhhh!!!

Entonces tu eres el wei que se quedó filosofando cuando el semaforo se puso en verde y a quien todos le hicimos un concierto de claxonazos ¿verdad?

Renoreins dijo...

No, ya dejandola de riegue, es muy cierto, nos encorajina que un vivo nos rebase o detenernos en amarillo y ver que todavía pasan otros tres.

Yo siempre que ando en carretera quiero llegar rapido, pero creo que la proxima vez, me detendré un ratito pa disfrutar del desierto.

Morena dijo...

Ayy que filosofico anda Mr. Magoo, al rato regreso a comentar como se debe, es que traigo prisa...

roger dijo...

hey que pex porque no salio mi contribucion a este tema jajaja upsss mmm bueno al rato pongo lo que habia pensado jejeje ya se me olvido ahhs el maldito aleman que no deja byess

roger dijo...

ok bueno a mi me pasa muy seguido que en cuanto se cambia la luz del semaforo a verde te empiezan a pitar ahggg me repatea donde ya saben asi que si son de esas personas porfas relax respiren ondo y profundo que piensenlo el de enfrente no se va a mover rapido solo nomas para fregarte y hacerte encab... mas asi que relajate y al rato has tu lo mismo jejejejej

Mr. Magoo dijo...

Asi es queridos amigos blogueros, la vida se pasa de a ma.. rapidamente y ya no regresa, asi que de vez en cuando vale la pena tomarsela calmada, y reirse de uno mismo, hacer cosas diferentes, etc.

Gracias por sus comentarios, por aqui seguimos, y a la otra si me ven despacio, no me vayan a hechar el carro encima o a mentar la madre con el claxon, soy yo, jejeje.

Saludos

Abelina dijo...

Concuerdo contigo, a veces cuando tengo tiempo jojo, me sorprendo a mí misma haciendo precisamente eso, apurando a los demás porque no avanzan rápido, y todo es desesperación...será por eso que mis ruinas no pueden convertirse en una bella ciudad? porque ya perdí el sentido de mi vida? creo que yes..

trataré de ir despacio, aunque a veces pareciera que no se pueda.

saludos!

Mariana dijo...

Me gusto tu post
muy coherente

Saludos

pato dijo...

Me gusta observar las caras de la gente , si voy en camión , veo las que están abajo , si camino , los miro directo , si estoy esperándo , veo a los que pasan en carro , me divierte , pero la mayoría me apena , todos con prisa y a veces sin respeto . Muy bonito post y sobre todo dejándonos motivo para reflexionar .