06 agosto 2010

On the road again, in two wheels


En ese momento pensé "es ahora o nunca". Y llego la tarde, y llego el momento, a desempolvar la "maquina perfecta", a revisar detalles, a inflar llantas, asegurar de llevar lo adecuado, a buscar la indumentaria apropiada que lucia arrumbada en un rincón de ultimo cajón de ropa. Y listo! la bicicleta me esperaba, el mundo exterior con sus nubes y su cielo, con sus caminos y sus olores y sus paisajes me esperaban.

Y que recibimiento me iban a dar; parecía que hubiese sido ayer la ultima vez que me subí en ella y fui a dar mi vuelta. Todo lucia como nunca, o como siempre. Los arbustos despidiendo ese olor, aunque después muera levemente de alergia. El camino de pendiente mas inclinada me esperaba igual, y me exigía esfuerzo, mas que el de costumbre por mi falta de perseverancia, directa o indirecta. La fauna urbana y desértica me observaba mientras trataba de hacer mas ligero mi paseo cambiando de engrane la cadena.

Intente hacer de esto un reencuentro documentado, con imagenes, algunas en mi mente, otras en una cámara. No pude captar todo, en momentos decidí dejar todo en mi mente y solo seguir el momento sobre ruedas, dejarlo fluir y recordar como era eso de pedalear. Y lo logre. Al final de cuentas mi "maquina perfecta" no estaba peleada conmigo, simplemente me esperaba fielmente, para seguir adelante en el kilometraje, para seguir con esas metas pendientes, esos logros, esos sueños, esas victorias compartidas, y ese oxigeno que alcanza para mas de uno, de paseos recreativos, y de rutas competitivas.

Y así sucedió, repentinamente. El doctor dijo "si" y por ahí me colé. Ni tiempo le di al titubeo, me lo tome como lo que era y el día se complemento perfecto. Gracias a mi maquina perfecta por todo lo que me regala. Gracias a la vida por otra oportunidad, esta y tantas que me sigue regalando. Es bueno sentirse así de nuevo, abrir los brazos y sentir el viento que recorre nuestro cuerpo, mientras miro al cielo y me siento libre, me siento vivo; ahora se que puede ser con ruedas o sin ruedas... aunque con ruedas adelanto la sensación.

4 comentarios:

majana dijo...

Tienes razón, no hay como quedarse con algunas imágenes dentro y simplemente disfrutar, luego por querer capturar todo te pierdes de muchas cosas, claro que una imagen te hace recordar mejor, pero igual si tomaste fotitos, así que no te quedaste sin ellas.

Que bueno que disfrutaste este paseo y lo mejor.. que lo compartes y nos haces soñar, yo tengo unas ganas terribles de irme a pasear en bicicleta, sentir todo esto que tu relatas, aunque mis caminatas por las tardes en el parque me hacen bien, espero pronto copiar tu aventura.

Me gusto mucho tu post, muy bonito relato.

Un abrazo.

Mr. Magoo... dijo...

Majana: A veces no todo se puede, asi que decidi quedarme con algunas, me falto subir otras, a ver si alrato modifico el post, pero las postales que deje en mi mente son geniales, mas por el momento que representan.
Tu tambien abre tus alas, sobre las dos rueditas y a darle, que nada te detenga, que alcance para eso y mas. Y disfruta tambien de tus caminatas en el parquel, son muy buenas, aunque haya mosquitos, bien lo vale.

Un abrazo, gracias por todos tus comentarios.

M a r u dijo...

Hey, super amigo, que bueno que te diste ese paseo. Espero que haya mas. Sabes, andar en bicicleta es un lujo que aqui en Juaritos, al menos yo como mujer, no me puedo dar, porque se que en la primer esquina, un malandro me la arrebatara.
suena exagerado, pero asi es.
cuidate magoo, aqui andamos

Mr. Magoo... dijo...

Maru: Ojala vengan mas y eso que me cuentas de la ciudad pues si es una lastima, ya no son los tiempos de antes, que yo tambien disfrute sobre ruedas, peor bueno. Saludos y gracias por pasar.