19 septiembre 2010

De crepúsculos y miradores


El subir la cuesta en una tarde. El crepúsculo que va quedando atrás, como una postal imborrable, preciosa y precisa. Los unos que se detienen a admirarlo, los otros que nos seguimos de largo. Adultos, niños, ancianos, parejas, un que otro solitario. Todo eso voy dejando a mi paso, por las ventanas y por el retrovisor. Mi auto se convierte en una capsula hermética que me aísla de lo que sucede por fuera. No logra su propósito del todo. La luz de la luna apenas naciente se cuela por el techo solar y me ilumina, y me recuerda de golpe que no estoy aislado, que vivo en un mundo, de personas, de emociones, de distracciones, de situaciones y de frustraciones.

Sigo mi camino y gracias a ese crepúsculo, sigue iluminado de un tono rojizo que baña las montañas cortadas como con un serrucho por la mano del hombre en aras del avance, para dar paso a los vehículos, para darme paso precisamente.

Y en ese preciso instante, donde mas aislado me quería sentir, se abre la puerta y una gran cantidad de recuerdos y sensaciones recorren mi ser, todo gracias a la postal que acabo de pasar de largo. Todo transcurre durante mi camino montañoso, y todas esas sensaciones me hablan, me invaden y curiosamente, me hacen sentir mas humano, con sus errores, defectos y costumbres, como buen ser humano.

La vida no es perfecta, y el momento se termina al llegar a la luz roja del semáforo que espera al final del camino. Vienen a mi mente otros pendientes, y lentamente siento como la puerta se cierra, y la tortuga vuelve a su caparazón. Miro hacia delante y espero la luz verde. Creo que mi vida tiene que ser así de ahora en adelante, mirar hacia enfrente, y esperar la luz verde… esa que llega en un minuto, o que si el semáforo esta descompuesto, nunca llega, solo el “alto” con precaución…

4 comentarios:

Circe dijo...

que hermosa reflexion. Saludos magoo!

majana dijo...

Siempre llegan mucho tus palabras, son mágicas, positivas y reflexivas.

Y si, la vida no es perfecta, pero con detalles, recuerdos y sueños así, bien vale la pena enfrentarla, de la mejor forma posible, seguir adelante, como tu dices.... con precaución.

Hermoso relato... como siempre.

Un abrazo :)

valnouveau dijo...

muy buen escrito :)
como para empezar un buen lunes.
Saludos

Mr. Magoo... dijo...

Circe: Gracias por tu comentario y visita. Que bueno que te gusto, saludos.

Majana: Gracias por la descripcion, la intencion de este ejercicio es llegar hasta donde se pueda, como las letras o la melodia de una cancion. Habra que seguir en verde con esos detalles que bien vale la pena vivirlos y esperar esa luz del semaforo. Un abrazo de vuelta.

Valnouveau: Gracias, y si, para empezar y de nuevo, con ganas, a darle al acelerador, y llegar... Saludos.