17 noviembre 2010

Corriendo corriendito


Ahí vamos apresurados por las calles, todos esos que nos diferenciamos de las demás especies animales por ser “pensantes”, los homo sapiens; y sin pensarlo, vamos atropellando cuanto sapiens y no-sapiens se atraviesa en nuestro camino.

Y es que no hay tiempo, todo es “ya” o inclusive era para ayer - Te gano dos pasos, te rebaso en el siguiente semáforo y si no al menos te llevas un souvenir (golpe, mentada, señal dactilar) de mi parte - Hasta los semáforos peatonales parecieran estar en este ritmo intrínseco, pues siempre a la mitad de la calle se cambia la señal que pareciera decirnos “córrele porque si no… te llamabas”.

Que si él llego primero, que ahora es mi turno, que si te distraes me meto, “el que se fue a la villa, perdió su silla”, pero todo porque tengo que llegar primero, tengo que estar a tiempo… ¿Primero en que? ¿A tiempo de que?

Ya no es sorprendente entonces ver ese tráfico vehicular en las calles a “vuelta de rueda” y con la sinfonía del sonido estruendoso de los cláxones, ah porque entre mas lo hagamos sonar, más rápido se moverá el tráfico, si ese truco todo mundo lo sabe. Y en las banquetas la historia no es tan diferente; hay que cuidar los codos, brazos y todo el cuerpo porque son presa de cada empellón. Y el “usted disculpe” quedo muy atrás en el pasado, en el olvido, como si la cortesía tuviera fecha de caducidad.

Ni como negarlo, soy un nadador asiduo de esas aguas turbulentas, por necesidad; pretexto trillado de la gran mayoría tal vez. Pero hoy me detuve a observar a esa fauna pensante y evitando empellones, pude llegar a mi santuario meridiano de nuevo, y meditar de todo y nada, buscando algo tal vez imposible de encontrar, pero muriendo en el intento.

Al fin me regale unos minutos de locura antes de volver al mundo de los cuerdos, de ir corriendo por calles y banquetas, para no llegar tarde a una cita inevitable, donde no tienen reloj pero si mucha indiferencia.

5 comentarios:

majana dijo...

"pensantes" pero al fin animales, el más fuerte se come al débil.. así es siempre.

Es cuestión de encontrar el punto neutro, creo yo..... buscar salidas viables para enfrentar el tumulto como se pueda, llegar como tu, a ese santuario, meditar sobre lo que se tiene o bien lo que se quiere encontrar o algo así, al final como dices, habrá que volver al mundo de los cuerdos, pero a poco no valió la pena un momento de locura?

Un abrazo

Mr. Magoo... dijo...

Majana: Eso es cierto, de alguna forma se puede navegar entre el tumulto y llegar cada uno a su santuario para poner en la balanza lo que se tiene o las metas trazadas o lo que quieras alcanzar. Y si, vale siempre toditita la pena del mundo ese momento de locura, es lo que me mantiene vivo.

Otro abrazo, gracias por tu visita y el comentario.

M a r u dijo...

A mi tambien me da mucha tristeza el ritmo de vida que llevamos, esa facilidad con que la gente explota en el trafico, cuando se meten y te la rayan con una mirada de odio. Si ni siquiera tenemos tiempo para un disculpe usted, mucho menos para un buenos dias, o gracias. Me da mucho tristeza eso, por eso aunque sea un pequeño granito de arena, enseño a mi hija a ser educada y que trate a su projimo con dignidad, aunque lo que ella ve en la escuela y en todas partes sea lo opuesto. Voy contra la corriente pero me esfuerzo y no permitire que esa inquietud y vivir tan apresurado la contagie siendo ahora ella tan pequeña.
Muy buen post magoo, puso a reflexionar mucho, como quisiera que muchos lo leyeran, como por ejemplo en un gran espectacular para que algunos agarran la onda de como son.
saluditos y buen inicio de semana

Victoria dijo...

la prisa es tan mala consejera. se nos va el tiempo atrabancandonos por llegar
a donde? a que?
excelente post!

Mr. Magoo... dijo...

Maru: Cada vez se pierden muchas cosas por esa "velocidad de vida" que llevamos. Ahi es donde tu estas aportando, en tu hija, en las generaciones que vienen, es ahi donde debemos de apuntar. El problema en nuestra comunidad es tan grave, precisamente porque descuidamos a nuestra generacion joven, y se nos olvidaron los valores y ahi estan los resultados. Vamos tratando de hacer eso, de empezar por la casa y lo que nos alcance, y de ahi se desparrama para todos los demas, ojala.
Saludos.

Victoria: Siempre lo ha sido y como aqui menciono, yo tambien he nadado y mucho en esas aguas, pero trato de salir de ese ritmo para ver las cosas con mas calma y pensar y decidir mejor.
Gracias por pasar, un abrazo.