08 octubre 2007

Crónica de una lesión inesperada


El día pintaba excelente, soleado, una leve brisa, temperatura idónea, poco fresco pero agradable. Pareciera que todo el equipo se puso de acuerdo para llegar tarde, dormir de mas por el desvelo anterior de preparar todo lo necesario para la practica de ese Sábado. Pero hasta eso sirvió para coordinar esfuerzos y sincronizar a todos pese a los pendientes de ultima hora. Todo estaba puesto, la mesa servida para una mañana excelente y triunfante.

Comenzaba el recorrido por el bordo del Rió Bravo, mucha gente practicando, el movimiento sabatino normal de la ciudad y de los mojados esperando cruzar en busca del sueño americano. El ritmo y la cadencia excelentes durante los primeros 10 kilómetros, hasta llegar a Puerto Anapra y comenzar el camino que nos alejaría de la civilización. Para este momento todo era rutinario, excepto la subida fenomenal e inclinada terminando el camino de piedra hasta la cementera. Las piernas comenzaban a sentir el esfuerzo pero siempre con espacios de recuperación y el clima seguía siendo perfecto para este propósito. Kilómetro 20, el Cristo Negro, punto de referencia, mas gente todavía practicando, unos subían, otros ya bajaban del recorrido, caras frescas, caras de agotamiento, caras felices, entusiasmo reflejado.

Los siguientes 15 kilómetros representaban un reto personal, ese de vencer los miedos, pues era el tramo de mis caídas más espectaculares, hasta el momento. Kilómetro 30, una bajada algo rápida, luego la vuelta a la izquierda muy pronunciada y el arroyo seco, aquel que me hiciera casi desmayar del dolor de la caída, lo tome con respeto, baja velocidad, control en la curva, peso hacia atrás, bici hacia delante, !voila!, primer obstáculo librado, había vencido al ínfimo arroyo seco, libre de caídas, pero todavía no lograba nada, seguían mas. Kilometro 35, escalada pronunciada después de una elevación gradual, esta vez, de nuevo vencí la subida sin caídas, volví a utilizar la formula del respeto / disminución de velocidad, peso hacia atrás, señal de la cruz, etc. Volví a salir librado, tal fue la sensación que levante mi puño derecho en alto en señal de triunfo; había llegado al Puerto Castrellón sin ningún accidente y en un tiempo excelente para mi nivel de novato. De aquí al final de la practica, todo era pan comido, al menos eso pensaba ya mi mentecita adelantada, demasiado temprano, esto no se acaba hasta que se acaba.

Antes del kilómetro 40 llegamos al cruce de caminos y luego nuestro regreso, un descenso algo rápido, pero en esta ocasión tomaríamos la ruta correcta, una vereda nueva que será utilizada en la carrera, al menos nueva para mi. En esta ocasión, la adrenalina y mi sensación de triunfo me hicieron perder el respeto a esa nueva vereda o single track y por ende, el miedo comenzó a llenarme. De pronto, casi al terminar dicha vereda, llega una bajada pronunciada y una vuelta cerrada, hasta ahí todo bien, solo que no disminuí la velocidad lo suficiente y ¡sorpresa, un puente de madera! Mi mente no iba preparada, así que el instinto me hizo frenar, deteniendo mi bicicleta, no así la inercia de mi cuerpo. Caí duramente en el suelo, hasta hice “patitos” como piedra landaza horizontalmente al agua, solo que en una vereda de piedras. El que toco primero el suelo fue mi hombro izquierdo, llevándose la peor parte, sin raspones pero el total de la fuerza del golpe. Lo demás, raspones en el codo y antebrazo izquierdo, y hasta mi jersey lleva ahora las huellas de dicha caída. La adrenalina no me dejo detenerme aunque en mi mente pensaba “carajo, no me podía ir en blanco ¿cómo me fui a caer?” Ese era él último de mis problemas.

Kilómetro 40 y yo venia como si nada, en bajada y casi en automático, ya queriendo llegar de nuevo al bordo, sentir que el recorrido terminaba para mí. Por fin se llegó el final, aproximadamente 50 kilómetros de recorrido, y yo solo sentía los raspones, pero la adrenalina y el calor no me permitirían sentir la gravedad del asunto hasta unas horas después. Hasta aquí, todo parecía triunfante excepto la caída, pero siempre se aprende algo nuevo. El orgullo se sana fácilmente, no así un hombro lesionado.

Hasta hoy, no puedo levantar mi brazo izquierdo mas de cuarenta y cinco grados sin sentir el dolor en el hombro, un movimiento vital para controlar la bicicleta, y más necesario aun si se quiere competir en la carrera del próximo 13 de Octubre. Diagnostico oficial no lo hay, solo espero mejorar y recuperar movimiento para el Sábado. Creo que voy de gane, hoy pude mover mas de los 45 grados, así que vamos mejorando.

La lección aprendida: Jamás hay que dar por ganado algo que todavía no tienes, la confianza mato al gato, o lo que más quieras agregar. Lo que sí es que, se necesita mas de una caída para vencer la voluntad, así que el día de la carrera ahí estaré, si no compitiendo, como voluntario ayudando y asistiendo a mis amigos de la manera que mas pueda, así sea acompañado de un cabestrillo inmovilizando mi hombro, no así mi voluntad.

22 comentarios:

pato dijo...

No fue nada , asi que levantese y a seguirle , ud puede !!

Elisa dijo...

Me gusta eso de jamás hay que dar por ganado algo que todavía no tienes... es algo bien cierto, en muchos aspectos.

Sin duda algo inesperado pero que estoy segura sabrás sobrellevar.

Cuidate mucho ese hombro Mr! y nos vemos pronto por estos rumbos...

Abrazos

Guillermo González dijo...

Yo siempre le he tenido mucho respeto al ciclismo.

Animo, que levantarse y seguir es de usted!!

Saludos. El abrazo se lo mando después ya que sane ese hombro.

MiNe dijo...

Me encanto tu narracion,... recuerda no darte por vencido.. tantas veces te caigas , las mismas que te tienes que levantar..

Y si, necesitas algo para ese brazo...

mafalda dijo...

.....

Yo con esa caída, mínimo me jodo unos diez huesitos jajajaja, cuídate mi Magoo, lo bueno es que no se te rompió el orgullo.

Saludos y buen inicio de semana.

Mafalda

Cuquita la Pistolera dijo...

Pues espero que tu brazo vaya mejorando... pobechito....

Ferípula dijo...

Vas a ganar!
Ya ganaste :)

Me gusta cómo enfrentás esto.
Tiene que ver con tu post anterior...los miedos y los desafíos.
Me encanta que tu voluntad NO esté inmóvil...eso sería un verdadero accidente.

Un abrazo!!!!!!

Evan dijo...

...y cómo has hecho para escribir tanto con el brazo lesionado y dolorido???

Aprendí de tu lección y la comparto, como decimos aquí "no cantes victoria antes de la gloria"

Un beso Mr!!

Ginger dijo...

Auch suena feo el golpe, perooo bueno uno se cae para aprender como levantarse cierto (pirateado de batman beginns jajajajaja) besos!!

Diesel Armani dijo...

Ukela cancion, animo Cana, vera que mejorara pronto. Dese unos masajitos con lonol y para la carrera ya estara mejor, saludos y esperamos la reseña de la carrera, usted puede!! =)

Como prevision, antes de la carrera echese un shingo de analgesicos para que el dolor sea menos, Saludos!

Yanett dijo...

Bien Magoo!! lo lograste venciste tu miedo, no obstante caiste nuevamente pero y??? cuestión de volver a levantarte y tomar el rumbo!
Te felicito...

panchicha dijo...

no pasa nada,una ves me mando mi mama por las tortillas, y se me ocurrio rampear en una loma de arena, lo malo que cai con los cuernos torcidos jajaja se siente feo, sobre todo cuando batallas para levantarte.

saludos y animo.

El Analista dijo...

Yo he experimentado eso pero con motos, así que se algo de caídas, fuerza tocayo que seguro podrás competir, al menos contra vos mismo, un abrazo.

santo dijo...

pues echele ganas y cuidate de perdis diclofenaco o lonooooool y pues si como dice mafaldiux lo bueno que no se rompio el orgullo
saludos magoo.

aprendiza de risas dijo...

Lo que necesitas es una buena masajista, calor y en un plis plas estás en la carrera.

Besos sobre ruedas,

Dra. Kleine dijo...

cHICOOOO
Siempre te ganas mi gran reconocimiento.
Y pues a darle! desde aqui te mando ánimos.

Bery dijo...

Anda, y aparte de todo deshidratado ja ja ja!!

No, ya en serio, mis respetos para ti porque eso de la bicicleteada está cabr.. y que mala pata que tal vez no vayas a poder competir, ojala que la cosa no pase a mayores.

Echale ganas! Muy buena la crónica!

BlackTigerX dijo...

leccion aprendida, esto no se acaba hasta que se acaba, lo describes muy bien, veras que te recuperas pronto

salu2

mi despertar dijo...

Te dejo besos chocolate y jazmines, mi querido

Mr. Magoo dijo...

A Todos: Mil gracias por sus comentarios y animos, resulta que mi hombro y mi brazo si se han recuperado a tiempo, al menos eso parece, y se los dejo mas claro en un nuevo post.

De nuevo mil gracias a todos, y por aqui pondre pronto la cronica de la carrera...

Los tendre presentes durante la carrera...

Saludos, abrazos...

Dulcinea dijo...

Espero que estes bién, y recuerda no siempre el ganador es el que llega en primer lugar. Eres un hombre muy valiente y comprometido, te felicito has ganado una gran experiencia de vida.

Mil abrazos y cariños

Mr. Magoo dijo...

Dulcinea: Gracias, me encuentro mucho mejor, mi hombro no ha sanado del todo, pero ya puedo mover el brazo en un 90%. Con el descanso me recuperare, y si, he ganado una gran experiencia de vida, ahora lo veo mas claro.
Mil gracias por tus felicitaciones.
Abrazos para ti tambien.