31 octubre 2007

De brujas, dulces y hospitales


Todo estaba listo, a mis escasos ocho años me disponía a salir de casa esa tarde, y junto con mis amigos participar de esa tradición prestada de los primos del norte (los gringos) de ir a pedir dulces casa por casa la noche de Halloween; el vivir en frontera hace casi imposible el aislarse de modismos, lenguaje y tradiciones gringas.

Armado de una simple mascara (a la fecha no recuerdo bien de que, pero de que era monstruo, lo era) y una bolsa de plástico, enfile junto con mis amigos hacia las calles de la colonia, a pedir dulces como ya lo había hecho otros años. Ese día, el clima había sido favorable, así que una playera de manga corta bastaba, aunque por la tarde el clima cambió bruscamente y empezó a soplar un viento fuerte y muy frió.

Vengan, acá están dando chocolates – nos gritaba un amigo, y corríamos todos hacia la mencionada casa, o – acá están dando dulces americanos – y para allá íbamos todos, siguiendo el grito de guerra. La noche transcurría normal, solo que yo comencé a sentir un poco mas el frió, y de pronto me vino una tos, cosa que no me detuvo en mi afanosa tarea de recolectar el mayor numero de dulces posible. El clima, aunado a mis alergias, causaría poco mas tarde una reacción muy interesante en mi esquelética figura.

Por fin termine mi recorrido, llegue a casa con el botín de dulces, pero mi salud muy mermada, la tos era tan persistente, que ni ganas me quedaron de saborear los dulces obtenidos esa noche. Horas mas tarde, me era casi imposible poder respirar, mi pecho se contraía demasiado al grado de provocar dolor el simple hecho de querer tomar una bocanada de aire; mis padres muy asustados decidieron llevarme de urgencia a un hospital.

La siguiente imagen que viene a mi mente es el estar en una cama de hospital, con suero, inyecciones y una cámara de oxigeno alrededor. Debido a mis alergias y el frió, había sufrido un ataque severo de asma, así que había que desinflamar y despejar mis bronquios lo mas rápido posible. Recuerdo muy bien la imagen de mi madre sumamente afligida a través del plástico de la cámara de oxigeno, se vivía en desatenciones por mí, y su cara de angustia me asustaba mucho, muchísimo. Esa noche fue una de las peores noches de mi vida, debido al malestar, suero, oxigeno y demás cosas; no pude pegar los ojos y descansar, a eso habría que sumar que mi madre, cada cinco minutos me preguntaba si me sentía bien. El siguiente día, que era sábado, lo pase un poco mejor, pues mi salud había mejorado notablemente. A medio día me retiraron la cámara de oxigeno y pude recibir visitas. Por ahí desfilaron familiares, y algunos amigos, mientras yo descansaba, dormitaba a ratos y cambiaba los canales de la televisión con ayuda de un control remoto alambrico; bendita tecnología me decía a mi mismo.

Esa noche, mi padre relevó a mi madre en las labores de velar mi sueño, alegando que ella debía descansar. El cambio fue bastante drástico y bueno. El ver la relajación de mi viejo me dio una cierta esperanza, una confianza de que las cosas estarían bien. Mi padre no perdió tiempo y comenzó a buscar un buen lugar para dormir, el sillón del cuarto era demasiado incomodo, así que quito los cojines y los acomodo en el suelo. Hubieran visto las caras de las enfermeras cuando entraban a revisar mis signos vitales durante la noche y veían a mi padre tendido en el suelo, y él, como si nada seguía durmiendo. La mañana del domingo, desperté con dos sorpresas, la primera, que la aguja del suero había sido removida por las enfermeras, era como haber recuperado mi libertad, podía moverme por el cuarto a placer. La segunda sorpresa, mi padre amaneció ahí a mi lado, me invadió la risa, me dijo que no podía aguantar el suelo y como la cama era muy grande, el se hizo un espacio ahí junto a mí, ¡Ja! Si supiera mi madre diría “este hombre solo piensa en comer y dormir”... pero bueno, creo que el ver ambas perspectivas me sirvió de mucho.

El día transcurrió rápidamente y esa misma tarde era dado de alta por el doctor, no lo podía creer, ya era hora de volver a casa, había recuperado mi salud, mi libertad, y había aprendido mi lección, muchas lecciones creo yo, unas relacionadas con la salud, y otras con el temple, el mantener la calma, el saber que siempre hay esperanza, siempre sale el sol, y que nuestros padres, de diferentes maneras, nos hacen saber que están ahí para ayudarnos siempre.

Trick or treat anyone?

21 comentarios:

Elisa dijo...

tu si te tomaste en serio eso de pasar una noche de terror Mr jejeje

trick!!!

Abrazos!

p.d. y ahora de que te disfrazarás?

Bery dijo...

Queremos Halloween! Queremos Halloween!!

Es que comer y dormir son la pura vida!!

Qué mala pata que te pusiste tosiento y ni los dulces disfrutaste!! ja ja ja Pobres de tus papas!

Muy padre tu historia!

Cuquita la Pistolera dijo...

Híjole pues esa si fue noche de miedo. ¿Ahí descubriste que tendrías asma? Oye, en algún lugar había leído que el asma tenía cierto vínculo en la relación con nuestras madres ¿tiene algo de cierto esa aseveración?
Saludos

pato dijo...

2 de mis hijos padecen asma , así que se muy bién lo que te pasó .
Y que ? te comiste tus dulces !

rosy dijo...

Los papás dan mas confianza , a poco no ? ves ? tu Pa no te vió tan mal !!

Diego Fabián dijo...

Vaya, Magoo... Me dejaste pensando (como siempre... Jeje...) Y es que tienes razón: nuestros padres siempre están ahí, atentos ante la primera señal de que necesitamos ayuda... Algunos (como las madres) se afligen y te atienden sin quitarte la vista y el corazón de encima... Otros (como casi siempre hacemos los hombres, porque llorar no es de machos) tratamos de mantener la calma y fingir que todo está bien, que no hay porque preocuparse, que ya todo acabará...

Muy bella historia, amigo Magoo... Como siempre, ha sido toda una delicia leerla...

Un abrazo, compañero... Como ves, ya me estoy reportando (como cada fin de mes... Jeje...)

gatita dijo...

Hola querido Magoo, es una linda historia, espero que en este momento andes con los peques pidiendo golosinas y cobijadito pa que no te vaya a dar una crisis!!!!
Saludos, un abrazo y un beso. MUUUUUUA!!!

Sofia dijo...

Mr. Magoo como siempre tu ático transportandonos en el tiempo.

Yanett dijo...

HOLA MAGOO,de regreso por tu blog después de unas ricas vacaciones, poniendome ya al corriente con tus escritos, no queria perderme el de la carrera y vuelvo a felicitarte por haber terminado satisfactoriamente!!. Y bueno por aqui seguimos en contacto.

Evan dijo...

Que ternura la da tu papá!!

Así que por juntar dulces te brotó el ataque de asma... pubishito!!

Te dejo saluditos, un beso!

BlackTigerX dijo...

creo que alla en mi rancho no se usaban esas cosas, mas bien a la antiguita, nomas lo del dia de muertos, que no tiene nada que ver con el halloween

buena leccion que te toco vivir

salu2

MiNe dijo...

Que Historia Mi Querido magoo, afortunados en tener a esa edad quien nos cuida y nos proteja..

Me gusto tu Historia, a veces terminas enfermo tambien por el clima, es de noche y te la pasas gritando y corriendo de casa en casa.. y si a eso le agregas el asma.. :S

Besitos

PD: La mayor es de 9 yrs.. No soy Yo...jejejeje

Martha dijo...

Magoo:

Pues yo creo que todos los que hemos vivido aqui toda nuestra vida, tenemos muchos recuerdos de la noche de Halloween, pero ya lo creo que con esa anecdota que te sucedio, tu lo recuerdas mas que nada.

Que mala onda en serio, y que susto se llevaron tus padres, tu post me recordo la unica vez que he estado en toda mi vida en un hospital.

Espero que al menos despues hayas podido disfrutar de tus dulces.

P.D. Me encanto la ilustracion de tu post, si no me equivoco es de las caricaturas de Snoopy y Charly Brown ¿no?

Buen fin de semana y espero que hayas tenido un Happy Halloween y un buen dia de muertos.

Victoria dijo...

Magoo
que buen blog, ejemplifica perfecto lo que pagamos los niños por conseguir lo que queremos no?, juntaste muchos dulces pero pescaste un asma espantoso... No importa, hay una buena leccio de esto y eso es lo que importa. Yo como tu papa, a dormir y a comer! finalmente de que sirve preocuparse tanto!

y la pregunta de los 64,000..... A QUE HORA TE COMISTE LOS DULCES????
yo soy chilanga con placas fronterizas, a mi no me tocaba de niña pedir halloween (llegue a estas tierras a los 13 años), me tocaba pedir "no me da mi calaveritaaa?" con super acento chilango....
me llenaban mi calabacita de plastico de motitas, carlos V, y si bien nos iba de bubulubus o algo asi... Que suerte con los dulces americanos!

Victoria

Abelina dijo...

Mr Magoo, gracias, con esto me queda claro clarísimo que no debo hacer en situaciones parecidas con mi hijo, cuando le pasa algo me vuelvo una gallina despescuezada de la angustia y el terror y eso lejos de ayudar al niño lo ha de aterrorizar...lo bueno es que su papá es como el tuyo, el que equilibra todo y mantiene la calma, que sí no, pobre criatura!

Y bueno, que pasó al fin con tus dulces??

bechitos!!

Mile dijo...

Qye te digo! casi puedo ver la imagen de tus papas.. lo bueno es que al final todo salio bien y ahota puedes contarlo! Un abrazo enorme mi querido Magoo y sorry por volverme a perder! Un Abrazote desde el bar!

Mile

Chica Yeye dijo...

ahhh que lastima lo de tu susto del asma. supe que si no se restablece pronto te puedes hasta morir.

siii. aqui tambien eran fantastico ke nos dieran dulces americanos. los colmillitos siempre han sido mis favoritos.

recuerdo que nos hacían decir "truikitrui" jajaja segun nosotros era ingles!

saludos

Diesel Armani dijo...

No cana ps que bueno que le fue bien, digo, que pudo salir adelante.

Yo en Tamaulipas tambien iba a pedir dulces, bueno, creo que solo dos veces jejeje. Alla se pide no solo un dia, sino como 3 seguidos.

Y la gente alla no es tan generosa como aca jajaja nos daban monedas de 20 centavos y a los que les iba bien galletas Marias jajaja

Saludos y que bueno que la libro Cana, saludos!!

Mr. Magoo dijo...

Elisa: No me disfrace de nada, ah si, de Nerd, jajajjaja. Abrazos.

Bery: Asi fue, anduve por las calles de mi barrio pidiendo dulces y lo que obtuve fue una neumonia y no se que mas cosas. Gracias por la visita.

Cuquita la Pistolera: Creo que ahi descubri que tenia asma y creo que tienes razon con eso del vinculo con las madres, alguien mas me habia comentado eso. Prometo hacer investigacion y postear al respecto. Saludos.

Pato: Veo que me entiendes, y entiendes a mi mama, espero que no hayas reaccionado igual jajjajajaja. Los dulces creo que si los comi, pero no todos, ya mucho despues. Un abrazo.

Rosy: Pues si, mi papa si, pero mi mama, jajajjajaja.

Diego Fabian: Pues si, los papas siempre estan ahi al pie del canion, aprensivos o tranquilos, pero ahi estan. Que bueno que te reportas, un saludo hasta il ombelico del mundo.

Gatita: Si anduve con los peques pidiendo, y todo salio fabuloso, y en esta ocasion hizo calor, asi que sali bien librado. Un abrazo para ti.

Sofia: Asi es sofia, nos transporta en el tiempo a todos, al menos esa es la intencion. Saludos.

Yanett: Que rico que te fuiste de vacaciones, y a donde fuiste? Gracias por la felicitacion y la visita, sigue pasando por aqui. Saludos.

Evan: Imaginate al viejo ahi quitado de la pena, jajjaja una escena de pelicula. Gracias por tu visita, un beso.

BlackTigerX: Pues si, buena leccion que me toco, por andar siguiendo la tradicion gringa, pero que quieres, vivimos en frontera, es casi inevitable. Saludos.

Mine: Es una fortuna tener a los padres, que a veces no se les valora como se debe. Y yo pense que la mayor eras tu, jejejje. Saludos.

Martha: Pues para mi tambien ha sido la unica vez que pase mas de un dia en un hospital, espero que siga siendo la unica. Si, la ilustracion es de la clasica caricatura de Peanuts de Halloween, aquella de la leyenda de la Gran Calabaza, jejejeje. Saludos y mil gracias por tu visita.

Victoria: Creo que los dulces me los comi despues del hospital pero para ser sincero, ni me acuerdo, creo que mis hermanos se los comieron. Jajja y ya te veo pidiendo tu calaverita, jajaja, pero esa tradicion si es mexicana, deberiamos de cultivarla mas. Un saludo y muchas gracias por tu visita.

Abelina: Pues que bueno que te sirvio la leccion, de verdad no lo hagas, porque uno de escuincle se asusta mucho mas. Y los dulces, creo que terminaron en los estomagos de mis hermanos, jajajjajaja. Saludos.

Mile: Pues si, gracias a eso estoy aqui contandolo. Muchas gracias por visitar, que bueno que te reportas, no te ausentes tanto ok? Un abrazote, ahorita voy a tomarme algo contigo.

Chica Yeye: Lo bueno fue que no paso nada. Y si, esos colmillitos, naranjas con blanco verdad? esos son la pura neta, jajaja. Y aca tambien gritabamos todo menos lo que se debia de decir, pero en fin, frontera. Saludos.

Diesel: Miralo, que padre que mas de un ida pedian, asi les iba mucho mejor. Pues si, la libre, si no estaria aqui en escencia. Saludos cana.

De nuevo mil gracias a todos por sus visitas y comentarios, este atico es su atico.

El Analista dijo...

A veces la vida enseña cosas de las maneras mas insólitas, aun recordas el evento, no dudo que sabrías manejarte en similares circunstancias pero del lado de tu padre esta vez.

Mr. Magoo dijo...

Asi es querido tocayo, ya me esta tocando manejar esa situacion del lado de mi padre, y mira que lo intento, pero los genes de mi madre son mas fuertes, jejeje algo mas contra que luchar.
Saludos.