30 noviembre 2006

Un camino diferente, un destino diferente

Nuevamente me entro la nostalgia, y me puse a hurgar en un viejo baúl, en mi querido ático, y esto fue lo que me encontré:

Era una noche de verano, de por ahí del mes de Agosto, recuerdo que era Viernes, era de noche, el silencio reinaba, solo la luz de una vela a lo lejos alumbraba ese lugar de techos altísimos, de ecos profundos, de delgados y altos vitrales de colores y de un ambiente de solemnidad que en ningún otro lugar he podido encontrar.

Apenas si se podían distinguir los rostros, las figuras, las siluetas, en parte debido a la oscuridad, pero en gran parte debido a la concentración, al momento de retiro que yo vivía en ese momento, creo que los demás ahí presentes también, unos a mayor o menor escala, pero al fin y al cabo todos ahí con el mismo propósito, con un mismo objetivo, con una gran decisión en mente y corazón, para algunos la decisión mas grande de sus vidas, aquella que nos marcaría el camino a seguir.

No sé con exactitud cuantas horas dure ahí, tal vez mas de tres, sentado, hincado, postrado, parado, siempre meditando, pensando, imaginando, orando y planteándome diferentes cosas, todas relacionadas con el mismo fin, todas encaminadas a una decisión, y a una respuesta. Como todo mortal, confieso que dude mucho, llegue a plantearme la pregunta ¿Que es lo que estoy haciendo aquí?, ¿Estoy haciendo lo correcto?, pero en aquellos días, y en aquel momento, mi mente y mi ser estaban tranquilos y yo estaba muy seguro de la respuesta que ya tenia en mente; eran otros tiempos, eran otras situaciones, era otra mi vida, creo que mucho mas sencilla, sin tantas complicaciones, tal vez llena de ilusiones y de idealismos. En una hoja sencilla escribí mi respuesta, en una simple hoja de cuaderno, arrancada así sin quitarle esos pequeños sobrantes que deja el arrancarla del espiral, ahí estaba plasmada mi respuesta, la definición de mi camino, de una responsabilidad que según yo, estaba a punto de comenzar.

Ya cuando el cansancio comenzó a vencerme, me retire a la que durante aquel tiempo fue mi habitación temporal, una habitación muy sencilla, de paredes de ladrillo sin terminar, un piso de loseta blanca, un cuarto pequeño en dimensiones, oscuro pero muy acogedor, para mí era lo máximo, era todo lo que necesitaba: una cama, un pequeño ropero, una silla, una mesa y una lámpara, y algunos de mis libros y ese silencio y esa quietud que describí anteriormente, una quietud que se ansia, que se disfruta y que es necesaria de vez en cuando, de esos en que solo se escucha el trinar de los pájaros durante el día o el cantar de los grillos durante la noche y el ruido de algunos coches muy a lo lejos. Mi ya famosa respuesta quedo guardada debajo de mi almohada esa noche, como vigilando mi sueño, un sueño que no pude conciliar por muchas horas.

A la mañana siguiente la rutina de siempre, el baño, la oración comunitaria, luego el desayuno, lavar la “loza” (palabra nueva para mí en ese tiempo), y después alistarnos para la ceremonia especial. Ahí estaba yo de regreso en ese lugar, en el que duré varias horas meditando mi respuesta. Ahí mismo fue cuando me di cuenta que muchas veces uno se puede trazar un camino, pero el destino, por obra divina o por azar, nos tiene preparado otro camino, un destino diferente al planeado. El obispo acepto con gratitud nuestras respuestas, ahí, en la capilla del seminario regional, pero nos dio la noticia de que a partir de ese ciclo escolar por así llamarlo, no se aceptarían candidatos a seminaristas que no hubiesen terminado la preparatoria, yo como algunos otros me encontraba en esa situación, y si para este momento no lo habían adivinado, mi respuesta en esa hoja de cuaderno común y corriente, era afirmativa, un “si” sin dudar, o al menos eso es lo que creía. Pero los designios de Dios, o el destino o como quieran llamarlos, eran otros para mí, lo tome con calma, lo deje de pensar por un buen tiempo, después lo volví a tomar, esta vez como una señal, y así fue como seguí otros caminos, otros destinos.

¿Cuantas veces nuestro camino en la vida no se torna en dos o más senderos, y se toma uno u otro por decisión propia o en ocasiones hasta por presiones ajenas? Que curioso es esto del destino ¿no creen? Curiosa es la manera de cambiar de camino de un lado para otro, como lo seria para mí, de nuevo, poco tiempo después.

12 comentarios:

Elisa dijo...

Tengo una amiga que es monja y cuando entró al noviciado todo mundo le decía que estaba loca (yo no se lo dije pero en algún momento lo pensé)que se saliera, que eso no era lo que ella quería, de eso hace ya 7 años, tal vez si hubiera desertado para darle gusto a los demás hoy tendría una vida "linda" pero en cierta forma vacía, quien sabe!.

Yo creo que esa certeza se siente solo una vez en la vida y es como uno puede elegir realmente su vocación pero está algo complicado, igual y algo te hace tilin y crees que eso es lo tuyo pero tiempo después te das cuenta de que lo que te hace tilinnnn tilinnnn es otra cosa y eso SI es lo tuyo, no sé... sentido común, certeza y corazonada para poder decidir o que? :S que difícil! :P

Ya me pusiste a pensar Mr.!!! jejejeje Saludos :)

gatita dijo...

Si.... es asombroso a donde nos lleva la vida, el destino o como queramos llamarle..... que bueno que te cambio de ruta... por que así te conocimos... y cada vez que te visitamos, nos paseas por tu vida... y por la nuestra a aquellos tiempos... ricos y tiernos, cobijadores y ocasionalmente dolorosos... y valiosos.... Gracias!!!!!!
Un abrazo y un beso!!!
Pasa un buen fin de semana ok???

Abelina dijo...

Ahh,ahora caigo! plop!

Creo que esa experiencia tan mística es lo que te ha dado una visión diferente a la del común de los mortales, y era necesario que la pasaras así de esa manera aunque no fuera un paso definitivo, ya ves lo que dicen: los caminos de Dios son insondables.

Saluts!!

webita dijo...

se siente bonito no?

la gorda dijo...

Todo lo que nos pasa en la vida no es bueno ni malo, "es".lo importante es aprender de la experiencia que nos deja. Es verdad eso de que el hombre propone y Dios dispone que no?
By the way HAPPY BIRTHDAY

roger dijo...

saludos mi magoo, pues aqui visitando, si hay muchas situaciones en la vida que te hacen pensar si tomaste la decision correcta o no! asi que ya sabes que como nos decian en san mateus lefius " los caminos de Dios son misteriosos"

Renoreins dijo...

Yo en algun momento de mi vida estuve cerca de dar ese SI.

No fui ni al preseminario por que tenía miedo de aceptar quedarme.

De todas maneras era un laico comprometido y mejor me quedé como estaba, ahora tengo varios amigos sacerdotes, pero no me arrepiento de no haberlo intentado, ahora se que esa no era mi vocación.

Mr. Magoo dijo...

Elisa: Pues si que es una dificil decision, pero por algo pasan las cosas.

Gatita: Gracias, es verdad, el destino me tiene aqui ahora compartiendo recuerdos e historias que me da gusto saber que a alguien mas le pueden servir.

Abelina: Coincido que esto me ha servido mucho en forjar y ampliar mi criterio. Caiste como Condorito ... plop!

Webita: Pues fue una de sentimientos en ese momento, creo que ahi comence a practicar mi toma de decisiones, no todas buenas, pero tampoco todas malas.

Carnaliux: Muy cierto, la cosa de la vida es vivirla, ser y darle pa'lante. Gracias por la felicitacion.

Roger: San Mateus Lefius, jajajjaja no me acordaba del nombrecito, pero si, misteriosos los caminos, tu te acordaras un poco de esa epoca mia cuando medio mundo me hacia ya en el seminario.

Renoreins: Te entiendo, yo deje pasar un preseminario antes de ir a aquel que menciono y mira que yo ya iba muy sincho y nada que pa'tras los fielders, pero si, para todo hay vocacion.

Nuevamente muchas gracias a todos por sus comentarios, el escribir desde adentro es enriquecedor, pero todavia lo es mas recibir retroalimentacion, de cualquier tipo. Saludos.

Mr. Blue dijo...

Buena reflexión...

Qué chido blog.

Saludos!

pato dijo...

Coincido totalmente con gatita . Contaré que hace unos años tenía unos vecinos que no nos hablabamos , una hija era monja , la ví con su hábito , despues ví una chica con minifalda y atrevida , y muuuy grosera ,dije ha de ser gemela , zaz , era la monjaaaa !!! Los caminos de Sr son .... Lindo post !

Mr. Magoo dijo...

Mr Blue: Gracias por la visita, aqui estamos a la orden.

Pato: Asi son los caminos del senior, extranios y misteriosos, que tal eh? Ya te imaginaras lo variadito que estaba el seminario, de todo hay, es lo que puedo decir.

: ) dijo...

Pues volví a dar uan " vueltecita a tu blog .
Cosas de nostalgia pues .

Feliz 2009 !